Público
Público

Los planes de Pedro Sánchez Adriana Lastra: "La ley de eutanasia puede estar aprobada antes de final de año"

La nueva portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados es el puntal del Gobierno de Pedro Sánchez. Su nombramiento, pese a aparecer en todas las quinielas de ministrables, deja claro que Lastra es persona de la máxima confianza del presidente, pues a ella ha encomendado la misión más delicada: la negociación desde un estrecho margen de 84 diputados/as socialistas de las iniciativas de un Ejecutivo que se ha propuesto agotar la legislatura, garantiza a Público en su primera entrevista a un medio de comunicación tras el ente público.

Publicidad
Media: 3.56
Votos: 9

La portavoz del grupo parlamentario socialista, Adriana Lastra, durante la entrevista con la directora de 'Público', Ana Pardo de Vera. /PÚBLICO

Asegura que supo desde el principio que no iba a ser ministra, aunque muchas quinielas la colocaban en la cartera de Igualdad por su dilatada trayectoria feminista. Sin embargo, Pedro Sánchez decidió colocar a su número dos en el partido al frente del puesto más complicado que tenía disponible, portavoz del Grupo Parlamentario Socialista. Adriana Lastra (Ribadesella, Asturias) es consciente de que se enfrenta a un grupo propio “ con carácter” y a unas complicadas mayorías parlamentarias, pero ha decidido utilizar toda la capacidad de la “seducción política” a la que apela Podemos para sacar adelante acuerdos.

Habla con ilusión del nuevo Gobierno, aunque advierte de que no puede decepcionar a su militancia, y no quiere oír hablar de adelantar elecciones porque tiene la agenda llena de proyectos, garantiza en una entrevista a Público. Quiere normalizar las relaciones con Catalunya, aunque indica que el principal objetivo del Ejecutivo es hablar de lo que les preocupa a los ciudadanos, no sólo del conflicto territorial. Ése es el objetivo que se marca para dos años.

Hace 40 días ya desde que el PSOE decidió presentar la moción de censura y hay que reconocer que nadie esperaba que triunfase y hubiera un cambio de Gobierno tan rápido. ¿Tiene la sensación de que se tiraron sin red? ¿Creían de verdad que podían ganar la moción de censura?

No estaba en nuestro planes presentar una moción de censura y lo dijimos en multitud de ocasiones, porque no daban los números y la derecha tenía una mayoría en la Cámara que acababa de aprobar los Presupuestos. Pero una vez que se conoce la sentencia de la Gürtel, en la que se llega a afirmar, entre otras cosas, que el presidente del Gobierno no tiene credibilidad, al PSOE no le queda otro remedio que presentar una moción de censura. Por dignidad democrática, por la dignidad de las instituciones y por regeneración. Y el día que decidimos presentar la moción, cuando vi que el PP y el Gobierno no daban ninguna respuesta ni ninguna explicación, supe que íbamos a ganar esa moción. Supe que iba haber una mayoría parlamentaria que iba a querer dignificar la vida política de este país. Y no me equivoqué. Y sabíamos que no iba a ser fácil, que un Gobierno con el apoyo solo de su grupo de 84 diputados, lo iba a tener difícil. Y éramos conscientes de que teníamos y tenemos que desplegar toda nuestra "capacidad de seducción", como dicen en Podemos, y en eso estamos. De momento, el Gobierno ha sido muy bien recibido por la ciudadanía y por el Congreso.

En todo caso, sabemos que fueron usted y Pedro Sánchez los mayores impulsores de presentar esa moción. ¿Pero tuvieron oposición interna en el partido?

No. Es cierto que había algunas dudas por parte de algún compañero, o alguna compañera, que decían que les daba un poco de vértigo presentar una moción de censura y que no saliera adelante. Nos preguntaban qué podía pasar si tras una investidura fallida salía también una moción de censura fallida, y nos advirtieron de que la posición del partido tal vez quedaría debilitada; también la del líder. Pero tuvimos claro que era lo que teníamos que hacer, porque era una obligación democrática del PSOE como primera fuerza de la oposición. Teníamos que dar una respuesta, para eso estamos en política. Aunque es verdad que tanto el presidente como yo tuvimos siempre claro que la moción de censura iba a salir por la confianza que teníamos en los diputados de los grupos parlamentarios.

"No tengo un grupo parlamentario 'complicadillo'... Sí tengo compañeros con mucho carácter"

¿Cuándo fue el momento exacto en el que supieron que saldría adelante la moción de censura contra Mariano Rajoy? ¿Cuándo cambió de posición el PNV, que pareció dudar hasta el final y hasta dramatizó esa duda?

Hay un refrán muy castizo que dice Hasta el rabo, todo es toro. Y hasta que no dijo Aitor Esteban en la tribuna que iban a votar que "sí", aún había algún vértigo a que ese apoyo del PNV se materializara. Aunque es cierto que antes teníamos casi la totalidad seguridad de su apoyo. Y me van a permitir que no diga cuándo lo supimos exactamente por respeto al PNV; ellos deben decirlo si quieren.

Y si no llega a triunfar la moción de censura, ¿habría dimitido Pedro Sánchez como había pedido Podemos si se llegaba a este punto?

Por supuesto que no. Nosotros hicimos lo que teníamos que hacer por obligación democrática y ya no estaba en nuestras manos que esa moción saliera o no, sino en la manos de los demás, que tendrían que ser en todo caso quienes se plantearan su futuro político por haber fallado a la ciudadanía y a la regeneración democrática que tan necesaria era. Además, creo que cualquiera que hubiera sido el líder del partido, en una situación como aquella, hubiera presentado la moción. A nivel interno hubo un cierre de filas de todas la federaciones, de todos los líderes del partido y de toda la militancia, porque creo que estábamos dando también un ejemplo de cómo actuar con lealtad con las instituciones, el Estado y nuestro compromiso por la regeneración política.

Usted figuró en todas la quinielas para ser ministra. ¿Le hubiera gustado ser ministra de Igualdad, que era donde coincidían en situarla?

Yo tengo un compromiso con la igualdad esté en el Gobierno, en el Congreso o en el partido. A mí me hacía gracia cuando veía las quinielas de los ministros y las ministras, porque sé que es normal; que cuando aún no se sabía nada de lo que el presidente tenía en la cabeza, se apuntara al equipo más cercano del partido. Pero yo siempre supe cuál iba a ser mi sitio: el Congreso y el partido. Y nunca estuvo en mi mente ni en mis anhelos formar parte del Gobierno.

"Somos conscientes de que en esta situación, hemos de desplegar toda nuestra 'capacidad de seducción', como dicen en Podemos"

Como portavoz tiene una tarea más que difícil, con un grupo algo complicadillo a nivel interno y una mayoría parlamentaria bastante compleja para llegar a acuerdos. ¿Cómo va a afrontar estos desafíos?

De mi grupo parlamentario, ante todo, quiero decir que tengo 83 diputados extraordinarios, que hemos conseguido ser la centralidad del Congreso en los últimos años, sacando adelante todas las iniciativas que hemos llevado al pleno. Y ése es el trabajo que estamos desarrollando también ahora, que es negociar, llegar a acuerdos, aunque a veces con alguna renuncia. Y el grupo parlamentario no es complicadillo..., en realidad son 83 compañeros con mucho carácter [se ríe]. Son grandes trabajadores y ahora, estamos todos de manera solidaria arrimando el hombro para que a este Gobierno le vaya lo mejor posible y sacar adelante sus iniciativas. Con el resto de los grupos hablé personalmente en cuanto me nombraron portavoz, me puse a su disposición, hablamos continuamente e informamos del día a día. Lo que estamos intentado que se comprenda es que lo normal en una democracia madura es entenderse entre los diferentes.

¿Y como están las relaciones con Unidos Podemos? ¿Se está recuperando la confianza perdida entre ambos partidos?

Sí, estamos recuperando la confianza. Aunque a mí me gusta recordar siempre que Mariano Rajoy fue presidente del Gobierno porque Podemos votó en contra de Pedro Sánchez. Aunque es verdad que la relación ha cambiado tangencialmente;  las relaciones son ahora muy buenas, pasan por un gran momento e intentaremos llegar a acuerdos con ellos, aunque también con los demás grupos, porque con Podemos solo tampoco nos da.

¿Y con Ciudadanos?

La verdad es que Ciudadanos se ha movido hacia la derecha de una manera inexplicable, intentando valerse electoralmente de lo territorial. Ha girado tanto que es irreconocible y no se parece en nada al partido que firmó un acuerdo con nosotros para la investidura.

"Ciudadanos ha girado a la derecha de una manera inexplicable; está irreconocible, no es el partido con el que firmamos un pacto"

Lo más complejo ahora parece estar del lado nacionalista catalán. ¿Cómo son las relaciones con PDeCAT y ERC tras su apoyo al 155? ¿Han mejorado, son buenas?

Siempre han sido buenas. Una cosa son las diferencias que podamos tener en materia territorial y en lo que está sucediendo en Catalunya, pero en todo lo demás, siempre hablamos con ellos y ellos con nosotros. Hay un relación normal, más allá de lo que se traslade mediáticamente. Además, a ellos también les interesa sacar asuntos que son relevantes no solo para una parte de España, como la reforma laboral o la ley mordaza.

¿Y le han trasladado su malestar por aplazar el debate de la financiación autonómica al decir que no hay tiempo en formular una propuesta en estos dos años?

No. Pero en este sentido, hay que entender que en once meses hay elecciones autonómicas y antes de esas elecciones autonómicas, es imposible llegar a un acuerdo sobre financiación. Pero por supuesto que vamos a hablar de financiación; de hecho, el compromiso del presidente del Gobierno es mejorar la financiación de todas las comunidades, ya que todas están infrafinanciadas, si bien unas más que otras. Hacer un nuevo modelo, sin embargo, lleva mucho tiempo y no hay que hablar sólo de dinero, sino de criterios de reparto, que no solo son territorio y población. Hay que hablar de envejecimiento, de la España vacía, del índice de paro de cada territorio, etc. Todo esto hay que hacerlo muy bien para intentar buscar un modelo que dure, aunque luego pueda haber luego modificaciones puntuales.

La portavoz del grupo parlamentario socialista, Adriana Lastra, durante la entrevista con la directora de 'Público', Ana Pardo de Vera y el redactor Manuel Sánchez. /PÚBLICO

Se le están acumulando retos y propuestas al Gobierno, pero díganos tres iniciativas que puedan ser realidad de aquí a final de año...

Aprobar definitivamente la ley del Poder Judicial para la formación en materia de género de los operadores jurídicos. La ley de eutanasia que, si va a rápido, podemos aprobarla antes de finales de año definitivamente, ya que es una ley que genera un amplio consenso en la Cámara y su toma en consideración saldrá esta misma semana. También se está ultimando la aprobación de la ley para una muerte digna, que es un tema diferente. Y, el tercer reto dentro el Congreso, será derogar los artículos de la reforma laboral más lesivos y de la ley mordaza. Conste que en estas cuatro cosas que acabo de decir, no hay orden de preferencia.

Ha habido un cambio de criterio sobre cuándo convocar elecciones, y han pasado de lo más pronto posible, a querer llegar a 2020. ¿Ve posible agotar la legislatura?

A nosotros nos gustaría acabar la legislatura porque hay muchos retos por delante. Primero darle estabilidad al país y normalidad democrática a las relaciones entre las distintas administraciones. Segundo, poner la agenda social encima de la mesa y dar respuesta a las reivindicaciones de las mujeres, de los pensionistas, a cómo sostener el Estado de Bienestar, la educación, la sanidad, cumplir con los compromisos con la UE y después, dar la voz a los españoles. Además, este Gobierno ha entrado muy bien en la sociedad y solo Ciudadanos está empeñado en el adelanto electoral, porque el resto de los grupos no ven necesidad de elecciones anticipadas. Ni siquiera el PP, que podría haberlas convocado presentando Rajoy su dimisión. No hay motivos para un adelanto electoral, pero la potestad, en todo caso, es del presidente.

"No podemos defraudar a la gente que nos ha apoyado ni al partido ni a nuestra militancia"

¿Y cabe la posibilidad de que si al PSOE le va bien en las elecciones de mayo de 2019 caiga en la tentación de adelantar elecciones a otoño?

Si hay estabilidad institucional, se están sacando los temas adelante y se están haciendo bien las cosas, no hay tal posibilidad de adelante. El presidente ya ha dicho que su intención es acabar la legislatura. 

Usted también está en Ferraz como vicesecretaria general del PSOE, y José Luis Ábalos, ministro de Fomento, también es el responsable de Organización, ¿Es compatible llevar esos puestos orgánicos con la responsabilidad que están asumiendo ahora? ¿Es perjudicial, beneficioso...? ¿Cómo se compatibilizan?

Es perfectamente compatible y lo ha sido siempre. Es más, es bueno por la coordinación que se tiene que dar entre el Congreso, Gobierno y partido. Ábalos y yo hablamos diariamente, nos vemos como poco dos veces a la semana, y también con el secretario general del partido, que es el presidente del Gobierno. Y es bueno para la coordinación y para el mensaje. De momento, lo llevamos bien.

¿Y cómo ha sido internamente pasar de ser un partido líder de la oposición, pero con un Gobierno que parecía inamovible, y de repente, llegar al poder liderando la política de un país? ¿No ha sido un auténtico tsunami?

Lo fue y lo sigue siendo. Antes de la moción, ya se había generado una ilusión en el partido y en su militancia, y quiero recordar que gracias a su militancia hoy estamos aquí, pero también se ha provocado un tsunami socialmente. Creo sinceramente que la sociedad está satisfecha con el nuevo Gobierno y se ha generado una ola de ilusión muy importante. Creo que la gente ve un Gobierno en el que se refleja, un Gobierno solidario, feminista y progresista. Y además, un Gobierno que pone sobre la mesa los problemas de la ciudadanía, no solo el conflicto territorial. Este Gobierno ha empezado a hablar de otras cosas.

"Este Gobierno ha puesto sobre la mesa los problemas de la ciudadanía y no solo el conflicto territorial"

¿Tiene miedo a que se pinche esa burbuja de ilusión de la que usted habla?

Lo que tenemos es el peso de la responsabilidad, de no defraudar esa ilusión. No podemos defraudar a la gente que nos ha apoyado, ni a nuestro partido, ni a nuestra militancia y queremos seguir creciendo en aceptación social y en recuperar una confianza que el PSOE perdió hace tiempo.

Hay una preocupación social, sobre todo, entre las mujeres, tras la puesta en libertad de los violadores de La Manada. ¿Cómo cree que se puede afrontar una situación donde la Justicia va por un camino diferente a la sociedad y donde las mujeres -y hablo en primera persona- tenemos la sensación de que la Justicia no protege nuestra libertad sexual ni nuestra libertad en general?

No es un problema de la Justicia, que también; es un problema de la sociedad en su conjunto. Mientras no seamos conscientes y expliquemos que esta es una sociedad machista y patriarcal, y que ahí es donde radica el problema, no podremos resolver este tipo de situaciones. La libertad provisional de La Manada es inexplicable cuando lees los hechos probados y con esos hechos probados, no se entiende que se les conceda dicha libertad provisional. La Manada es ya un símbolo social en toda España de que las mujeres ya no vamos a tolerar más que se cuestione nuestra libertad sexual ni que seamos ciudadanas de
segunda frente a estamentos como la Justicia cuando hablamos de este tipo de delitos. Recuerdo que el llamado Tren de la Libertad ya fue un punto de inflexión maravilloso, en el que conseguimos parar a un Gobierno del PP con mayoría absoluta que quería recortar los derechos reproductivos conseguidos. Para nosotros este tema es una prioridad, pero hay que empezar los cambios desde la escuela, desde los 0 a los 3 años. Y en eso también va a trabajar este Gobierno.

¿Tienen objetivos o iniciativas concretas en este sentido?

Ya estamos trabajando en ellos en las comunidades autónomas donde gobernamos, porque entendemos que donde se acaba con la desigualdad y con el machismo es desde la más tierna infancia. Desde los dos o tres años es cuando empiezan las diferencias por sexo. Pues ahí es donde tenemos que empezar a trabajar.

"Las relaciones con la Casa Real son buenas, pero quien dirige la política territorial es el Gobierno"

Hemos sabido este lunes que la comisión de expertos del Ministerio de Justicia está trabajando en eliminar el delito de abuso sexual para que no haya confusiones. ¿Cómo se va a trasladar esto?

Sabíamos que iban a hacer una propuesta de este tipo, porque en la sentencia de La Manada nadie está cuestionando la sentencia por el número de años que le caen a estos señores, sino por la tipificación del delito. Consideramos positivo todo aquello que pueda cerrar el abanico interpretativo, aunque todavía no conocemos la propuesta. Lo que está muy claro, sin embargo, es que leyendo los hechos probados, lo que ocurrió en aquel portal no fue una violación, sino que fueron varias violaciones.

El Gobierno tomó una decisión valiente con acercar al 'Aquarius' a puerto español, pero el problema sigue latente. Y, además, se está detectado un cierto movimiento de alertar del efecto llamada por parte de partidos de derecha, como ocurrió cuando el Gobierno de Zapatero hizo la regularización de los emigrantes, ¿Temen que vuelva a surgir ese debate'

La derecha siempre juega a manipular lo mismo: el tema territorial o el tema de la emigración; y esos temas van a estar siempre encima de la mesa porque la derecha los alimenta. No va a ser nada nuevo, ya estamos acostumbrados a este tipo de oposición. Lo cierto es que no hay un efecto llamada de emigrantes, sino un efecto llamada de oposición sobre el efecto llamada. No está pasando nada distinto de otros años: acaba el Ramadán, empieza el buen tiempo y hay una oleada de seres humanos que buscan Europa huyendo de la guerra, del terror, del hambre, de la explotación sexual, de la esclavitud que se están dando en África... El Gobierno está trabajando en decir que esto no es un problema de la frontera sur, ni de España, es una realidad de toda Europa y tenemos que dar una respuesta común. Tenemos que hablar de los exiliados, de los refugiados, de los migrantes económicos, de lo que pasa en sus países de origen y cooperar más con ellos para que esos ciudadanos puedan desarrollarse allí. Y también colaborar más con los países de tránsito para evitar las realidades que estamos conociendo de personas a las que se esclaviza. Debemos tener una política migratoria común en toda Europa, porque somos un continente en el que se quieren reflejar muchos otros; somos la Vieja Europa, donde nació la democracia, la Europa de los derechos humanos, la que ha liderado siempre los avances... No podemos quedarnos al margen.

"Queremos abordar la desigualdad y el machismo desde la escuela; desde la más tierna infancia"

¿El Gobierno del PSOE va a sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos, sí o sí?

Sí.

¿En un plazo breve que no nos puede concretar ahora o sí?

Ése es el compromiso del presidente del Gobierno.

¿Antes o después del verano?

Cuanto antes.

Por otro lado,  está el tema del Valle de los Caídos en su conjunto. En la etapa de Gobierno Zapatero, había un proyecto que lideró Ramón Jáuregui, en el que se buscaba convertirlo en un lugar de reconciliación, de memoria histórica para plasmar lo que pasó realmente en este país. ¿Ésta es la opción o van a optar por la destrucción completa, como también se ha pedido?

Queremos que sea un lugar de hermanamiento, de reconciliación; un lugar en el que se sepa lo que pasó, por uno y otro bando. Que se conozca una realidad del golpe que ha sido pervertida durante mucho tiempo y que se hable de reconciliación, de la guerra civil y de la posguerra, pero que en absoluto sea un lugar de culto a ningún dictador. Ese es el compromiso del PSOE, pero también es el compromiso del Congreso. Hace 43 años de la muerte de Franco y hace 80 años de la Guerra Civil. ¡Ya está bien! Cerremos de una vez esta herida... Solo pretendemos dignificar a los que siguen en las cunetas, a los que siguen enterrados en el Valle de los Caídos porque un Gobierno franquista decidió que fuera así; a las personas que estuvieron esclavizadas construyendo este altar al dictador.... Dignificar la memoria del pueblo que se quebró en una Guerra Civil, por un golpe de Estado contra una democracia republicana.

"Queremos dignificar a quienes siguen en las cunetas, enterrados en el Valle de los Caídos contra su voluntad y a los que fueron esclavizados para construir un altar al dictador"

Hablando de República, ¿cómo ve a la monarquía de Felipe VI? Da la sensación de que en el asunto catalán, Pedro Sánchez no goza del amparo de la Casa Real que tuvo Rajoy con el discurso del 3-O...

El rey hace su papel, que es el de jefe del Estado. Y, por lo tanto, arropa al Gobierno cuando tiene que hacerlo y, sobre todo, arropa a la sociedad y a la Constitución. Creo que Felipe VI es lo que ha hecho en todo momento. La relación con el Gobierno socialista es la misma que con el Gobierno del PP y tanto con Felipe VI como con el Rey emérito, se mantiene una relación de coordinación y colaboración. Pero quien dirige la política territorial de este país es el Gobierno de la nación, así como las relaciones con el resto de las administraciones. Por lo tanto, cada uno en su papel. Las relaciones con la Casa Real son buenas, pero no compete a la Jefatura del Estado, en este caso, ni siquiera orientar al Gobierno en lo que tiene que hacer, y puedo asegurar que Felipe VI no lo hace.

Con respecto a la normalización de las relaciones con Catalunya, ¿hasta dónde está dispuesto el Gobierno a hacer gestos con la Generalitat?

Cuando hablamos de gestos deben ser de manera bidireccional. Ya es un paso que esté concretada la reunión del president de la Generalitat y el presidente del Gobierno. Lo que no era normal era lo que pasaba antes, que con la gran crisis territorial que había en España, ambos ejecutivos fueran incapaces de sentarse a hablar. Eso ya es una buena noticia. Y podemos empezar a hablar por los 45 puntos de los 46 que llevó el anterior presidente, Carles Puigdemont, y de los que ni siquiera se valoró uno. Podemos empezar a hablar de la sentencia del Estatut y de esos artículos que se recortaron, no porque fueran inconstitucionales, sino porque tenía que hacerse a través de una modificación de leyes orgánicas. Se puede hablar de muchas cosas, lo que estamos intentando es normalizar la relación institucional y lo únicos límites que tenemos son la Constitución. Pero dentro de la Constitución y del marco del Estado de Derecho, caben muchas cosas. Muchas.

Más noticias en Política y Sociedad