Público
Público

La Policía Municipal de Madrid estrena sus drones durante la pandemia

Ha utilizado las aeronaves no tripuladas para controlar el acceso a los parques cerrados durante la emergencia sanitaria y emitir avisos. Ya fueron probados en el desalojo de 'La Ingobernable' y en la vigilancia de carreras ilegales

Un agente controla el vuelo de un dron, en Madrid Río, a la altura del Puente de Segovia. POLICÍA MUNICIPAL DE MADRID
Un agente controla el vuelo de un dron, en Madrid Río, a la altura del Puente de Segovia. POLICÍA MUNICIPAL DE MADRID

El confinamiento impuesto por el coronavirus ha servido para que muchos madrileños conozcan la existencia de un nuevo recurso policial, los drones, que han sido utilizados para emitir avisos y recomendaciones a la población, así como para controlar los accesos a la Casa de Campo, Madrid Río y otras zonas verdes de la capital, que han permanecido cerradas para prevenir contagios.

Estas aeronaves comenzaron a ser probados en operaciones como el desalojo de los edificios de La Dragona y La Ingobernable, así como en servicios de control del público a festivales musicales (MadCool o Coca-Cola Music Festival) y acontecimientos deportivos como la Copa Davis de tenis.

También tuvieron un papel relevante en el caso de los vertidos ilegales investigados por la Fiscalía de Medio Ambiente en Vallecas, en las carreras ilegales del polígono de La Atalayuela y en la Cañada Real, en casos de fraude del fluido eléctrico o plantaciones caseras de marihuana.

La Sección de Drones de la Policía Municipal, dotada inicialmente con un presupuesto de más de 500.000 euros, contó con un equipo de siete pilotos (un comisario, un inspector, un oficial y cuatro policías), todos ellos habilitados como pilotos profesionales avanzados de RPAS (Remotely Piloted Aircraft, término equivalente a sistemas de aeronave pilotada remotamente o drones) y con la calificación de radiofonistas.

Servicio pionero en España

Este servicio es pionero en España, y convierte a Policía Municipal de Madrid es la primera y la única hasta la fecha en tener coordinado con Enaire (gestor de navegación aérea de España) un Estudio Aeronáutico de Seguridad Genérico que le permite volar en todo el término municipal. Ni siquiera el Cuerpo Nacional de Policía o Guardia Civil poseen dicha facultad.

Existen varios municipios en España que operan con drones, como Marbella, Benidorm, San Javier, Mojácar, Fuenlabrada, Arganda del Rey o Rivas-Vaciamadrid, aunque en estas localidades hay menos dificultades de las que presenta el Espacio Aéreo de Madrid, según informaron a este diario fuentes de la Policía Municipal.

Imagen de un dron de la Policía Municipal. POLICIA MUNICIPAL DE MADRID
Imagen de un dron de la Policía Municipal. POLICIA MUNICIPAL DE MADRID

En un principio, el servicio carecía de recursos propios, por lo que los responsables del Cuerpo tuvieron que recurrir a las empresas del sector para que les cediesen los aparatos con los que poder operar. El pasado 20 de mayo, la portavoz y delegada de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Inmaculada Sanz, anunció que el equipo de gobierno ha recurrido al trámite de emergencia para comprar más drones equipados con cámaras y megáfonos.

De acuerdo con las mencionadas fuentes, los mandos policiales están muy satisfechos del funcionamiento de estos dispositivos y tienen el convencimiento de que es un recurso policial y eficaz que se va a convertir en una unidad puntera dentro del Cuerpo, y que servirá también de apoyo al resto de servicios de emergencias.

Piloto y observador

Para operar con un dron son necesarios al menos dos agentes: el piloto al mando y el observador. El primero es el responsable del vuelo y el segundo, que también es piloto, le da soporte porque mantiene la visión directa con la aeronave y complementa la información sobre el entorno y los obstáculos.

La información recogida por los drones queda a disposición del jefe del operativo para el cual se presta el apoyo. Al principio era el Área de Policía Judicial la que gestionaba los servicios, pero en la actualidad es el Gabinete de Seguridad y Convivencia.

Las aeronaves funcionan con baterías de litio que les permiten una autonomía de 30 minutos. Existen también equipos que poseen una alimentación ininterrumpida cableada que hace innecesarios los aterrizajes para cambiar las baterías.

Para activar un servicio de drones es necesario tener en cuenta las normas de navegación aérea y los límites que imponen al vuelo de estos aparatos. La mayor parte de la ciudad de Madrid se encuentra en CTR (Espacio Aéreo Controlado) por lo que los agentes municipales deben estar coordinados con el Gestor del Tránsito Aéreo (Enaire) o el Ejército del Aire cuando se vuele en CTR o en los espacios aéreos controlados asociados a los aeródromos de Getafe y Torrejón.
Además, en cuanto a las infraestructuras aeronáuticas, hay que coordinar los vuelos con 9 helipuertos de hospitales, de la Dirección General de Tráfico (DGT), Torre Picasso y el aeródromo de Madrid Cuatro Vientos y Barajas.

Dependiendo del caso hay que mantener contacto por banda aérea con las torres de control correspondientes, no superar ciertas alturas por los Entornos Aeroportuarios y nunca más de 120 metros AGL (a nivel del suelo).

Más noticias