Público
Público

PP Casado gira su discurso y vuelve a hablar de "inseguridad ciudadana, inmigración ilegal, ETA y cultura de la vida"

El líder del PP ha situado a su socio de gobierno en dos autonomías y decenas de ayuntamientos, Ciudadanos, como parte de la "mayoría Frankenstein" por querer arrebatar al PP la alcaldía murciana.

El líder del PP, Pablo Casado, y la presidenta en funciones de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.
El líder del PP, Pablo Casado, y la presidenta en funciones de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Mudarra / PP

Pablo Casado vuelve a reivindicar al PP como un partido de derechas —según él, de "centroderecha"—después de varios meses apelando al "centro" y marcando claras distancias con Vox. En un plano compartido con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y su número dos, Teodoro García Egea, el líder de la formación conservadora ha vuelto a virar su discurso durante la Junta Directiva del PP, en una intervención abierta a los medios pero sin espacio a preguntas.

En primer lugar, Casado ha sacado pecho de la moción de censura frustrada en Murcia. Territorio gobernado por PP y Ciudadanos, en el que los 'naranjas' pretendían desbancar a los conservadores del poder mediante un acuerdo con el PSOE, tanto en la comunidad como en el Ayuntamiento. Para evitarlo, el PP ha utilizado a seis diputados tránsfugas —tres de Ciudadanos y tres de Vox, ahora expulsados de la formación— a los que les han ofrecido consejerías para garantizar su 'no' a la citada moción. 

El líder del PP ha defendido que su formación sale "reforzada" tras esta maniobra mientras que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "está más débil": "Como se dice en mi tierra, fueron a por lana y volvieron trasquilados", ha dicho. Es más, el conservador ha situado a su socio de gobierno en dos autonomías y decenas de ayuntamientos, Ciudadanos, como parte de la "mayoría Frankenstein" por querer arrebatar al PP la alcaldía murciana. "Ya vemos hacia dónde van los nuevos Frankenstein que quiere impulsar La Moncloa", ha aseverado.

En líneas generales, el discurso de Casado ha estado repleto de referencias y guiños a la ultraderecha, sin citar a Vox, llegando a recurrir a la 'antipolítica' para cargar contra Sánchez. Ha asegurado que hay muchos españoles que, como él, están "hartos y cansados" de llevar un año "peleando contra la covid" que ven como "los gobernantes están centrados en la búsqueda por el poder como está haciendo Sánchez". "Nos pagan para servir a los ciudadanos, no para servirnos de ellos en partidas de ajedrez o en guiones de series de Netflix", ha dicho.

Casado asegura que todavía no se ha derrotado "de manera efectiva" a la banda terrorista ETA

El 'popular' también ha utilizado el eslogan de campaña de Ayuso, comunismo o libertad, para hacer llegar ese mensaje. A su juicio, el PP tiene que hablar también del "terrorismo de ETA" porque todavía no se ha derrotado "de manera efectiva" a la banda terrorista, que anunció el cese definitivo de la actividad armada el 3 de mayo de 2018. "Tendremos que seguir diciendo que la derrota efectiva de ETA será cuando no haya una contraprestación a aquellos que no condenan el terrorismo o los que dicen que tiene explicaciones políticas". 

A renglón seguido Casado ha hablado sobre la "inseguridad ciudadana": "Hay seguridad en las calles, pero se empieza a ver más delitos, más delincuencia por la crisis económica. Pedimos ya unos acuerdos de estado en materia de seguridad ciudadana, inmigración ilegal y también en la okupación y usurpación de viviendas. El Gobierno no está haciendo absolutamente nada".

El líder del PP ha querido situar a las familias en el centro de su discurso. "Somos el partido de las familias, nadie se está ocupando de las familias, hay una caída de natalidad sencillamente inasumible", ha dicho. Dentro de este apartado, Casado ha hecho una defensa de la "cultura de la vida". En la campaña electoral de 2019, el conservador planteó cambiar la  ley del aborto de plazos, aprobada en 2010, por la ley de supuestos del año 1985. Casado también ha citado la eutanasia, a la que el Congreso dio su 'sí' definitivo la pasada semana, con el voto en contra de PP y Vox.

En esa línea, Casado ha hecho referencia en su discurso a la "cultura de la cancelación", una expresión para cargar contra lo "políticamente correcto" y que suele ser utilizada por la extrema derecha. En el caso del líder del PP, él lo ha utilizado para criticar que se quieran derruir estatuas de colonizadores. 

Por último, Casado ha pedido a los suyos que no se preocupen "por el teletipo, por el tuit, por que dice no se qué en una columna, por si dicen que el equipo es válido o no, si los candidatos son buenos o no. No podemos morir cada atardecer", ha dicho, citando a Ortega. "Llegarán vientos de cambio muy pronto. Una España mejor", ha vaticinado. 

Más noticias de Política y Sociedad