Público
Público

Rajoy exige al PP que no haya batalla por el liderazgo y se declara neutral: "No tengo delfines"

El todavía presidente de la formación conservadora pide a su partido que no se enrede en un "proceso de ensimismamiento". Anuncia que el congreso extraordinario del PP se celebrará entre el 20 y el 21 de julio. 

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

El presidente del PP, Mariano Rajoy, la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, y el coordinador general, Fernando Martínez Maíllo, durante la reunión de la Junta Directiva Nacional del PP. EFE/Mariscal

"No tengo sucesores ni delfines". El todavía líder del PP y expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha prometido este lunes que se mantendrá neutral en el proceso que arranca este lunes para elegir elegir a su sucesor, y que se saldará el 21 de julio.

Ante la Junta Directiva Nacional del PP, el máximo órgano entre congresos de la formación, Rajoy ha afirmado que ninguna de las personas que se postulen "requiere" de su "apoyo", y que sería "una enorme injusticia hacer distingos" entre quienes han "trabajado mano a mano" con él, durante sus 14 años al frente del partido: "En todos he encontrado una lealtad inquebrantable".

Rajoy rechaza designar "sucesor o delfín", pero exige a los suyos que actúen "con más responsabilidad que nunca"

"No quiero ni debo designar un sucesor"; "No voy a señalar a nadie con el dedo ni a vetar a nadie", incidía Rajoy, afirmando que no tiene "derecho" a "influir ni condicionar" la "libre decisión" de su partido.

Hoy por hoy, y sin que se hayan presentado formalmente candidaturas, el claro favorito para sucederle es Alberto Núñez-Feijóo, pero las palabras de Rajoy iban más dirigidas a la exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y a la exministra de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que tampoco descartan postularse.

Su "no tengo delfines" llega tras años manteniendo un precario equilibrio de poder entre ambas: la primera, como mujer fuerte del Gobierno; la segunda, con el control del partido en sus manos. A ellas, sin citarlas, Rajoy les dirigía un segundo mensaje: "Gane quien gane deberá contar con sus rivales".

Exige no exteriorizar las disputas internas

No obstante, el todavía líder conservador también ha dejado claro que seguirá presente para tutorizar el proceso de relevo, pidiendo al PP que no se enrede en un "proceso de ensimismamiento". "No podemos perder mucho tiempo en hablar de nosotros", afirmaba.

Así, Rajoy ha exigido a los suyos que actúen "con más responsabilidad que nunca", para lograr que el PP esté "más unido que hoy". Pedía también un "debate de altura" y con "grandeza", en un claro llamamiento a no exteriorizar las disputas internas por el poder. "Seamos constructivos, pedía el presidente del PP, incidiendo en que toca hablar de "méritos y virtudes" de los candidatos, y no de sus "carencias y defectos".

El congreso, los días 20 y 21 de julio

En otro orden de cosas, el expresidente del Gobierno ha anunciado que el congreso extraordinario del PP que designará a su sucesor se celebrará los días 20 y 21 de julio, como después ha ratificado la Junta Directiva Nacional. El plan de Rajoy es que su formación cierre pronto esta etapa de transición, para que llegue a septiembre "en perfecto estado de revista", según sus palabras.

El plazo de presentación de candidaturas está abierto entre el 18 y el 20 de junio; la campaña electoral entre estos "precandidatos" tendrá lugar entre el 23 de junio y el 4 de julio, mientras que la votación de la que saldrán dos candidatos a suceder a Rajoy se celebrará el 5 de julio.

Más noticias en Política y Sociedad