Público
Público

Primarias de Podemos La preocupación por la poca participación y la escasa rivalidad marcan las primarias de Podemos

El partido morado acaba de terminar un proceso en el que han bajado los niveles de participación y en el que han ganado los candidatos oficialistas en todas las Comunidades Autónomas. En diciembre se celebran las primarias generales y las condiciones para que se presenten alternativas a Iglesias son aún más complicadas que en las pasadas de 2015.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Consejo Ciudadano Estatal de Podemos / Daniel Gago - Podemos

Los resultados de las primarias europeas, autonómicas y municipales de Podemos se publicaron este martes por la noche. A falta de que se celebren estos procesos en algunas Comunidades Autónomas y municipios, ya se conocen los candidatos para gobernar en la mayoría de territorios. No ha habido sorpresas. Han ganado los candidatos oficialistas. Pero lo que más resalta para los críticos de la formación es la baja participación y la escasa rivalidad que ha habido durante todo el proceso interno.

Ahora comienzan las primarias generales. El Consejo Ciudadano Estatal las convocó el pasado viernes y ha habido mucha presura para marcar las fechas: los candidatos sólo tienen hasta el próximo lunes 3 de diciembre para presentarse y el día 13 se publicarán todas las candidaturas definitivas. Los requisitos para postularse son bastante exigentes. Los aspirantes a cabeza de lista necesitarán 1.000 avales personales como mínimo. Además, varios diputados reconocen a Público que la preocupación por la baja participación ha sido una constante en el partido en las últimas primarias.

Podemos ha publicado este miércoles el reglamento y el protocolo que rigen este proceso. Las normas dictan que se necesitan 1.000 avales personales para los cabeza de lista mientras que para postular como diputado en el Congreso se necesitan 500. Para conseguirlos tendrán hasta el 10 de diciembre. En 2015, se pedía el aval de un Círculo u órgano electo del partido. Una condición que complica la presentación de candidatos alternativos a los oficialistas. 

La rapidez con la que se ha convocado todo el proceso es otra de las dificultades a las que se enfrentarán quienes quieran presentarse como alternativa a Iglesias y la lista que conforme. Esta ya fue una de las críticas que se realizó en las pasadas primarias generales, que también tuvieron los tiempos muy justos. Estos dos frentes limitan las opciones de una competición por representar al partido. 

En las primarias europeas, autonómicas y municipales coincide la poca participación con la escasa rivalidad

Por otro lado, la preocupación por la baja participación en las primarias no es nueva, pero ha crecido después de ver los datos de algunas de las últimas votaciones. En las pasadas primarias generales el entonces secretario de Organización, Sergio Pascual, justificó la participación de tan sólo el 16% de los inscritos por la falta de rivales para la elección del candidato a La Moncloa. Ahora, en el proceso para elegir a los candidatos a las europeas, autonómicas y municipales, se ha podido comprobar esta relación al coincidir los bajos niveles de participación con la escasa rivalidad. 

En las primarias más destacadas, Europa y Madrid, sólo han participado un 9,7% y un 11,8 de los inscritos. En las europeas venció el responsable de la secretaría de Internacional, Pablo Bustinduy, con un 72% de los apoyos. Número uno de la lista sugerida por la dirección y pactada entre los tres sectores principales; pablistas, errejonistas y Anticapitalistas. En la capital, Julio Rodríguez ganó con un 80% de los apoyos pero participaron un total de 6.537 inscritos. Hace un año, en la elección del exJemad como secretario local del partido votaron 8.199 personas. Ninguno de los dos se enfrentaban a una lista rival. 

Respecto a las once Comunidades Autónomas, todos los candidatos ganadores han sido los impulsados por las respectivas direcciones regionales del partido morado. En varios casos, porque tampoco había rivales como ha ocurrido con Juan Pedro Yllanes en Baleares, Pablo Fernández en Castilla y León, Irene de Miguel en Extremadura, Mikel Buil en Navarra y Óscar Urralburu en Murcia.

Hay territorios y diputados que alertar de la baja participación en las últimas primarias

Hay territorios que han reconocido públicamente la preocupación por la poca participación en sus primarias, como es el caso de Castilla y La Mancha donde ha ganado el secretario general autonómico y vicepresidente segundo de la Comunidad, José García Molina. En las primarias para la elección del secretario general hace año y medio, votaron 3.075 personas; ahora han participado 2.363 inscritos. Un 30% menos.

Las pugnas más reñidos fueron las de Canarias y Aragón. Los únicos territorios donde las candidaturas oficialistas han ganado por poca diferencia a las listas alternativas. Noemí Santana ha sido la más votada en las Islas con un 52,96%, frente a un 39,82% que consiguió Mary Carmen Martín. Mientras que en Aragón ha ganado Maru Díaz Calvo con un 52,4%. Justamente estos dos territorios han celebrado el aumento de la participación. La ganadora de Podemos en Canarias celebró que han sido "la organización territorial que más ha participado en este proceso de todo el Estado" y en Aragón se han mostrado "muy satisfechos" al llegar al 62,5%, el proceso más participativo desde 2015.

Más noticias en Política y Sociedad