Público
Público

Las protestas del 21-D, vistas por la prensa internacional

Buena parte de los principales medios europeos han hecho piezas, con más o menos contexto, sobre las movilizaciones de este viernes en Barcelona contra el consejo de ministros.

Manifestantes en Barcelona durante el 21-D. REUTERS

El 21-D ha generado una considerable expectación en Catalunya. La decisión del Gobierno de España de celebrar el consejo de ministros a Barcelona coincidiendo con el primer cumpleaños de las últimas elecciones autonómicas, convocadas bajo la aplicación del artículo 155, tenia, en palabras de la consejera de Presidencia Elsa Artadi, "un punto de provocación", una opinión compartida por el movimiento independentista, las organizaciones del cual han convocado a lo largo del día varias acciones de protesta y manifestaciones a Barcelona y el resto del territorio catalán. La jornada también ha atraído, como era de esperar, el interés de la prensa internacional, y las protestas se han hecho un rincón a algunos de los principales medios de comunicación, entre las noticias de la renuncia del secretario de defensa de los Estados Unidos, James Mattis, o el impacto de la protesta de los chalecos amarillos en Francia.

Uno de los primeros a informar ha sido el británico The Guardian, que, a su edición digital, recogía a primera hora de la tarde los principales acontecimientos bajo el titular "choques en Barcelona durante las protestas contra la reunión del consejo de ministros". El diario destacaba que, en los cortes de carreteras, algunos de los manifestantes llevaban "chalecos fluorescentes, seguramente una referencia doble: tanto a los activistas de los 'chalecos amarillos' en Francia como al color asociado al movimiento independentista, el amarillo." Además, The Guardian se hacía eco de las declaraciones de una de las portavoces de los 'chalecos amarillos' en Francia, Priscilla Ludosky, después de reunirse con la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Elisenda Paluzie. "Me encuentro aquí para comprender qué ocurre en nuestro país vecino y para ver qué tenemos en común, y todas aquellas coses malas que los gobiernos tienen en común", ha declarado Ludosky.

Igualmente rápidos han sido los servicios informativos del primer canal de la televisión pública rusa, que daban la cifra de 15 lesionados a partir de las informaciones obtenidas a través de los medios locales y las redes sociales. Más poético ha sido el Izvestia, que titulaba en su edición digital: "Desobediente e inconquistable: Catalunya protesta de nuevo". El diario ruso, que repasa los últimos acontecimientos en Catalunya –incluyendo el debate sobre la "vía eslovena" y las huelgas protagonizadas por el personal de los centros de atención primaria (CAP) y los bomberos– ha consultado al hispanista Iekaterina Txerkàssova, del Instituto de Economía Global y Relaciones Internacionales (IMEMO) de Moscú, quien subraya la necesidad del gobierno español de sumar el apoyo de los partidos soberanistas catalanes para asegurar su continuidad.

"Protesta parcialmente violenta contra el gobierno central español", ha titulado por su parte el suizo Neue Zürcher Zeitung a partir de una información de la agencia de noticias alemana dpa, que también recuerda la proximidad del juicio a los dirigentes independentistas. El medio norteamericano Voice of America (VOA) también destaca los choques entre manifestantes y Mossos d'Esquadra en las calles de Barcelona, como también lo han hecho des de la BBC británica hasta

En el canal de televisión francés BFMTV ha participado como comentarista de los acontecimientos el candidato a la alcaldía de Barcelona Manuel Valls, quien ha vuelto a cargar contra el independentismo. Valls ha vuelto a afirmar que "Barcelona no es la capital de la República catalana, sino una capital española y una capital del Mediterráneo." Le Monde ha ido más allá del aspecto puramente descriptivo, encabezando esta mañana la noticia de la reunión del consejo de ministros en Barcelona con el siguiente titular: "En Catalunya Pedro Sánchez se juega su supervivencia política". La edición francesa de Slate se ha aproximado a la protesta desde una óptica limpiamente francesa, asegurando que "los 'chalecos amarillos' llegan a Catalunya". En el artículo, el medio señala que "ciertos sectores del movimiento independentista catalán, mayoritariamente los de izquierda" –el medio digital cita el caso de La Forja, la organización juvenil de Poble Lliure– "han apelado este viernes 21 de diciembre a bloquear el país tomando como ejemplo los 'chalecos amarillos' franceses."

Le Parisien ha consultado al hispanista francés Benoit Pellistrandi, que considera que muchos de los independentistas "desconfían" del expresidente Carles Puigdemont por moverse "por intereses personales", a diferencia de los políticos presos, "que tienen un estatus de mártires mientras la influencia de Puigdemont y de los otros que se han exiliado mengua." De los Comités de Defensa de la República (CDR), Pellistrandi dice "son numerosos en militantes y muy organizados, pero los líderes independentistas no se fían de ellos porque no quieren ser acusados de violencia." Didier Billion, del Instituto de Relations Internationales te Stratégiques (IRIS), asegura a Le Parisien que "la capacidad de movilización del independentismo se ha debilitado", en particular por la división en el si del movimiento soberanista, donde "muchos quieren a corto plazo la independencia o nada."

El inglés The Daily Mail publica una pieza acompañada de numerosas fotografías en la cual, además de hablar de los choques entre policías y manifestantes y recordar las medidas adoptadas por el ejecutivo de Pedro Sánchez en Barcelona, reproduce el testigo de varios manifestantes. "Es una provocación", manifiesta Carles Serra, "han venido aquí a provocarnos." Otro manifestante, Joan Toll, lamenta en el Daily Mail la falta de progreso después del referéndum de autodeterminación del 1-O y la declaración de independencia del 27-O. "Si piensas en todo lo que nos ha pasado el último año, no hemos conseguido nada: solo se nos reprime más", indica al añadir que "nadie quiere ver violencia, pero la gente empieza a cansarse."


El austríaco Der Standard, aunque no recogía todavía las protestas en Barcelona a causa de un tiroteo ocurrido en un céntrico restaurante de Vienna, ha publicado este viernes una entrevista con el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart. "Nueve personas encarceladas, siete en el extranjero, 18 encausados, centenares de procesos abiertos por haber permitido la votación... Merecía la pena?", pregunta el periodista. Cuixart responde:

Más noticias de Política y Sociedad