Público
Público

PSOE Aragón El PSOE tanteará el pacto con Ciudadanos en Aragón

Lambán propone "la huida de cualquier tipo de frentismo, la búsqueda de grandes acuerdos y la moderación" para "garantizar una gobernanza que huya de los extremismos" y con su partido en la "centralidad".

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3

La ejecutiva aragonesa del PSOE se reunió este martes para valorar los resultados y crear la comisión que negociará con el resto de partidos. PSOE

El PSOE aragonés explorará la viabilidad de cerrar acuerdos con Ciudadanos para investir de nuevo a Javier Lambán como presidente de la comunidad autónoma tras las elecciones del domingo y a Pilar Alegría como alcaldesa de Zaragoza. Aunque socialistas y naranjas suman en ambas instituciones, no será la única vía que indaguen los socialistas tras haber desactivado el Par un eventual pacto a la andaluza al tiempo que abría la puerta a un acuerdo de la izquierda bendecido por los aragonesistas.

De hecho Lambán, que ayer presidió la ejecutiva de su partido de la que salió una comisión negociadora integrada por el secretario de Organización, Darío Villagrasa, y los tres secretarios provinciales (Antonio Cosculluela, Maite Pérez y Javier Sánchez Quero), ha mostrado su intención de contactar con seis de los otros siete partidos que han obtenido escaños en las Cortes de Aragón: todos menos Vox. Hablará con "todas las fuerzas políticas que respetan la Constitución y el Estatuto", dijo.

No obstante, la vía que más fuerza tiene en estos momentos, todavía en plena resaca electoral y a casi veinte días de la elección de los alcaldes y más de tres semanas de constituir la cámara el 20 de junio, es la del acercamiento entre PSOE y Ciudadanos, a la que se muestran abiertos amplios sectores de ambas formaciones locales, entre ellos los naranjas reacios a acercarse a la ultraderecha de Vox.

"Huir de cualquier frentismo"

Las palabras de Lambán antes de la ejecutiva también abonan como prioritaria la opción del acuerdo con Ciudadanos. Su partido ofrece, dijo, "la centralidad que requiere en ese momento la política aragonesa" para buscar "la huida de cualquier tipo de frentismo, la búsqueda de grandes acuerdos, la moderación", con el objetivo de "garantizar una gobernanza que huya de los extremismos, que huya de frentismos" y enfrentamientos políticos. Todos tenemos que ser profundamente aragonesistas.

Las palabras de Lambán abonan como prioritaria la opción del acuerdo con Ciudadanos

El mensaje, por mucho que insistiera en que iba a limitarse a decir "obviedades", era bastante claro: evitar los bloques y buscar acuerdos con todo el arco parlamentario (incluido el PP para los grandes asuntos y excluido Vox en cualquiera) más allá del que pueda garantizarle la investidura. Es decir, un viraje al centro por el que transitan C’s y el Par tras una primera legislatura apoyado, aunque con matices, en la izquierda.

"Tengo la presunción de que estamos más de acuerdo en muchas cosas que en desacuerdo en unas pocas", señaló tras ser preguntado por qué posibilidades daba a un acercamiento con C’s, aunque, inmediatamente, zanjó el debate: "No me voy a pronunciar hasta saber qué piensa cada uno" de los partidos, anotó.

"Hay que ver exactamente qué piensa cada cual, ver hasta qué punto estamos de acuerdo en cosas y en desacuerdo en otras", añadió en referencia a los contactos de la comisión, en general.

Los contactos no han comenzado oficialmente

Pese a la distensión mostrada el domingo y el lunes por el secretario federal de unos, Pedro Sánchez, y el presidente de otros, Albert Rivera, socialistas y Ciudadanos seguían este martes sin contactar oficialmente para abrir las negociaciones en Aragón, aunque ambos dan por hecho que estas comenzarán en breve.

Lambán, por último, se mostró reacio a un cambio de cromos en el que el eventual socio minoritario pudiera hacerse con la alcaldía de Zaragoza a cambio de su investidura como presidente de la comunidad.

"El PSOE va a intentar por todos los medios defender gobiernos socialistas en todos los ámbitos", señaló, antes de añadir que el "intercambio de una institución por otra me parece absolutamente indeseable".

Más noticias en Política y Sociedad