Público
Público

Observatorio continuo de Key Data para 'Público'

ANÁLISIS DE SONDEOS El PSOE ganaría al PP en València tras 24 años y podría reeditar el gobierno de las izquierdas

Ximo Puig ha acertado al adelantar las elecciones autonómicas valencianas para hacerlas coincidir con el 'efecto Sánchez' en las generales, ya que los socialistas lograrían vencer a los 'populares' en esa comunidad por primera vez desde 1991 y podrían revalidar el pacto del Botànic con Compromís y Unidas Podemos, pese a la notable caída de estas dos formaciones y la potente irrupción de Vox en las Corts, según el análisis de las encuestas disponibles elaborado por Key Data para 'Público'.

Publicidad
Media: 3.06
Votos: 17

Estimaciones de Key Data para las elecciones autonómicas valencianas del 28A.

Con el giro extremista que el auge de Vox ha impuesto en la triple derecha, Casado, Rivera y Abascal no sólo no van a conseguir desbancar del poder autonómico a la izquierda valenciana, como hicieron con la andaluza, sino que van a ceder una clara victoria electoral, este domingo, al líder del Partit Socialista del País Valenciá (PSPV), Ximo Puig, quien hará que su partido supere en escaños al PPCV por vez primera en casi un cuarto de siglo.

Al menos eso es lo que pronostican ahora las estimaciones del gabinete demoscópico Key Data –en base a un desk research de todos los sondeos publicados–, que también vaticinan la reedición del Pacto del Botànic, por el que Puig revalidaría la presidencia de la Generalitat Valenciana, a pesar de que sus dos socios (Compromís y Unidas Podemos) perderían 5 escaños cada uno en las Corts.

Así que las encuestas reivindican el acierto pleno de Puig al adelantar los comicios autonómicos para hacerlos coincidir con las elecciones generales y aprovechar el tirón de Pedro Sánchez entre los votantes. Tanto es así que los socialistas obtendrían un sonado triunfo sobre el PP, al que superarían por 112.000 votos y ocho parlamentarios, tal como muestra la siguiente tabla completa de estimaciones, comparadas con los resultados de 2015:

El crecimiento del PSPV (+24% en votos y nueve escaños más) permitiría un nueva mayoría absoluta izquierdista de 54 parlamentarios

El impresionante crecimiento del PSPV en votos (más del 24%) le supondría una ganancia de 9 escaños que en la práctica compensaría la pérdida de diez diputados por parte de sus socios izquierdistas, permitiendo una nueva mayoría absoluta de 54 parlamentarios (cuatro más de los necesarios para investir a Puig).

En cambio, el meteórico ascenso de Vox –que multiplicaría por 18 su número de votantes (un crecimiento superior al 1.700%)– drenaría notablemente las filas de electores de los otros dos partidos de la derecha, a los que robaría en total unos 107.000 sufragios. Nuevamente, las proclamas de los dirigentes de Vox sobre su supuesta atracción para los votantes de izquierdas se demuestran como falacias, ya que el partido de Abascal no arrebataría ni siquiera un millar de votos a Compromís o a Unidas Podemos.

El resultado es exactamente el temido por Pablo Casado: la división de la derecha en tres fuerzas restará siete escaños al PP –con lo que perderá la primera plaza electoral que inauguró Zaplana en 1995–, haciendo inútiles los ascensos de Vox (6 diputados) y de Ciudadanos (+2), que esperaba un crecimiento muchísimo mayor hace sólo medio año.

Movilización masiva del voto útil de izquierda al PSOE

Y el fracaso del giro extremista de las derechas queda también patente en la movilización masiva del voto útil hacia el PSOE, ya que en el caso del País Valenciá el efecto Sánchez no sólo arrastra a 38.000 votantes de Pablo Iglesias y 46.000 más de Mónica Oltra, sino que recupera a otros 58.000 electores socialistas que en 2015 se habían quedado en las filas abstencionistas.

No obstante, el reciente análisis demoscópico del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) muestra una elevadísima tasa de indecisos –el 36,4%, más de un tercio de todos los que afirman que acudirán a las urnas–, por lo que sería posible que los resultados finales variasen sustancialmente de estas estimaciones.

Aún así, el análisis ponderado de los sondeos, enmarcado en las limitaciones del sistema electoral, indica que es muy difícil que las tres derechas remonten en lo que queda de campaña los cinco escaños que les faltan para alcanzar la mayoría absoluta de 50 diputados sobre un total de 99.

En Castellón, Ciudadanos baja y Unidas Podemos sube

Por provincias, tanto la subida del PSOE como la caída del PP estarían muy repartidas entre las tres, mientras que Vox establecería sus bastiones en València y Alicante, en las que reuniría cinco de sus seis diputados. Cs fracasaría en Castellón, perdiendo allí un escaño.

Por su parte, Compromís mantendría casi intacta su fortaleza en València –donde empataría con el PP en segunda posición– y Unidas Podemos descollaría en Castellón, donde quedaría en tercer lugar al ganar un escaño.

En resumen, la apuesta de Ximo Puig lleva todas las de ganar tanto para el PSOE como para el objetivo izquierdista de frenar el empuje de las derechas.

Más noticias en Política y Sociedad