Público
Público

Rajoy advierte al PSOE de que no derogará sus "exitosas" leyes

El presidente se defiende de las críticas por la Lomce recordando que las reválidas contra las que se manifestaron ayer los estudiantes no serán determinantes para obtener el título de ESO o Bachillerato, aunque sí para acceder a la universidad

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en su escaño del hemiciclo del Congreso de los Diputados donde hoy se celebra la segunda jornada del debate de su investidura. EFE/Emilio Naranjo

MADRID.- Sin un ápice de autocrítica y sin ofrecer al PSOE un mínimo gesto para agradecer su abstención. Así se ha presentado este jueves Mariano Rajoy en la segunda sesión del debate de su investidura, donde ha advertido a los socialistas de que no derogará sus leyes ya que, dijo, su gestión ha sido "exitosa".

El todavía presidente en funciones respondió así a la intervención de Antonio Hernando, que reclamó más políticas sociales, le recriminó los recortes y le recordó la huelga educativa de ayer. Frente a ello, Rajoy se defendió recordando que las reválidas no tendrán efecto para obtener el título de ESO y Bachillerato, aunque sí marcarán "el acceso a la universidad". Una medida que ya se conocía -el real decreto correspondiente marcaba esa moratoria hasta 2018-, pero que el futuro jefe del Ejecutivo adelantó "hasta que haya un Pacto por la Educación" que, como prometió ayer, deberá llegar en un plazo de seis meses. 

En materia económica, no sólo aceptó no las críticas a su gestión, sino que pidió un reconocimiento de las mismas. Así, tras poner como ejemplo los últimos resultados de la EPA ("el número de ocupados está por encima de los 18.5 millones mientras en el primer trimestre de 2014 no llegaba a los 17 millones", aseguró), sentenció: "Eso debería merecer algún comentario por parte de los aquí presentes".

Rajoy: "Permítanme que defienda las políticas que han sido exitosas y defienda su continuidad"

Después, adelantó el continuismo que vendrá a partir de ahora, aunque en la resolución del Comité Federal del PSOE que decidió la abstención se incida en la intención de los socialistas de derogar la la Lomce, la ley mordaza y la reforma laboral del PP. "Desde el comienzo de la última legislatura se ha reconducido la situación de la economía; permítanme que defienda las políticas que han sido exitosas y defienda su continuidad", sentenció. 

De hecho, confirmó que la parte que compartía de dicho documento del PSOE se limita prácticamente a la parte que defiende que "sólo hay dos alternativas: o terceras elecciones o desbloqueo". También la referente a que "no tiene sentido que haya nuevas elecciones". Por lo demás, aseguró estar dispuesto "y obligado" -reconoció- a dialogar. "Habrá que ver qué derogaciones y de qué leyes plantean los grupos de esta Cámara. Hay cosas que se pueden hacer en momentos de bonanza, pero mientras no haya recaudación suficiente tenemos que centrarnos en cosas prioritarias", cerró esa puerta. 

¿Sus prioridades? "Mantener la estabilidad presupuestaria, la creación de empleo y cumplir los compromisos con Europa", enumeró como los "límites" que no estará dispuesto a sobrepasar en futuras negociaciones de Gobierno. Es decir, no retirará su -según él, "exitosa"- reforma laboral y cabe la posibilidad de que proponga nuevos recortes, obligado por las exigencias de Bruselas para reducir el déficit en 5.500 millones de euros.

Rajoy amenaza con disolver Cortes si su futuro Gobierno no tiene estabilidad: "No quiero que haya elecciones por tercera vez, aunque a lo mejor me podría beneficiar"

Rajoy, que sólo se mostró humilde para reconocer su minoría y su necesidad de llegar a acuerdos, amenazó veladamente al PSOE para exigirle que le proporcione estabilidad a lo largo de la nueva legislatura. "No quiero que haya elecciones por tercera vez, aunque a lo mejor me podría beneficiar", espetó para recordar al Hemiciclo que, si se ha presentado a esta investidura que le aventura un Gobierno complicado, es porque siempre podrá disolver las Cámaras cuando lo considere oportuno.

Pese a todo, quien está a punto de renovar su estancia en la Moncloa mostró su disposición a "construir" futuros pactos. Al PSOE, citó a Antonio Hernando expresamente, le recordó que coinciden "en muchas cosas: respeto a la Constitución, a la unidad de España, a la igualdad de los españoles, a la pertenencia a la UE y hasta a la OTAN" y le instó a mirar a otros gobiernos de coalición europeos: "Las ideologías tradicionales han evolucionado mucho, se han acercado y las diferencias entre ellos son menores", defendió para pedir explícitamente su apoyo a los futuros Presupuestos, entre otras cuestiones.

Los ataques al principal partido de la oposición no se quedaron ahí. En un duro tono, Rajoy recordó que él era el candidato que había ganado las elecciones, presumió de ser "la única alternativa viable y razonable" y amenazó con responsabilizar al resto de los "350 diputados" que conforman el Congreso de que la próxima pueda terminar siendo una "legislatura estéril".  "Tenemos la obligación de velar todos por el interés general y tan malo es no tener Gobierno como tener un Gobierno que no pueda gobernar", concluyó Rajoy. 

Más noticias en Política y Sociedad