Público
Público

Renovación institucional Las elecciones en Madrid vuelven a parar la renovación del CGPJ y se congelan las negociaciones de todas las instituciones

El Gobierno y el PP dan por hecho que en este periodo preelectoral será imposible llegar a un acuerdo. Otras negociaciones que requieren un Pacto de Estado, como la renovación de la monarquía, también quedan congeladas hasta después del 4M.

Pedro Sánchez y Pablo Casado. Foto de archivo.
Pedro Sánchez y Pablo Casado, antes de un encuentro en La Moncloa. Eduardo Parra / Europa Press

Si hasta el 14F todo estaba bloqueado por las elecciones en Catalunya, ahora vuelve a estar todo paralizado por el 4M, las elecciones en la Comunidad de Madrid. El ciclo electoral continuo en el que vive la sociedad española prácticamente desde la Transición sigue condicionando la acción política y legislativa.

Por ello, tanto de fuentes del PSOE como del PP, se considera que será más que difícil llegar a un acuerdo para la renovación de las instituciones en este periodo, y prácticamente han tirado la toalla de cara a intentarlo. Y esta vía de imposible entendimiento se extiende a otros posibles pactos de Estado, como podría ser la renovación de la monarquía, donde se estaban empezando a producir acercamientos para consensuar una reforma entre el Gobierno y el Partido Popular.

El principal escollo sigue estando en la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), y el acuerdo parece estar más vinculado a una decisión política del PSOE y del PP que a las grandes discrepancias con los nombres, aunque el partido conservador continúe vetando al magistrado José Ricardo de Prada, un nombre al que el Gobierno se niega a renunciar. Desde el PSOE se recuerda que no han vetado a los candidatos propuestos por el partido conservador y que no van a ceder en ese caso.

En el resto de instituciones el acuerdo estaba también prácticamente ultimado para conseguir esa renovación global que busca el Gobierno, y que estuvo a punto de cerrarse tras el pacto alcanzado para el Consejo de Administración de RTVE.

El Gobierno, de momento, seguirá esperando sin mover ficha. El PSOE sigue sin decidirse a llevar adelante la proposición para cambiar la mayoría parlamentaria que designe a los miembros del CGPJ, aunque tiene mayoría parlamentaria para hacerlo.

Aunque no se quiera admitir, también en el PSOE se sabe que el resultado de las elecciones en la Comunidad de Madrid y dependiendo de quién se haga con el Gobierno, condicionará esa negociación posterior para la renovación de las instituciones.

Fuentes consultadas indican que, entonces, cuando se conozca cómo queda el tablero de juego, se podrían plantear otros escenarios. "Sánchez nunca dijo que íbamos a retirar esa propuesta, sólo que quedaba aplazada", recuerda un portavoz socialista, en referencia a poder modificar la mayoría parlamentaria necesaria para nombrar a los miembros del CGPJ.

Unidas Podemos pide la reforma del CGPJ

Con el enésimo desencuentro entre el PSOE y el PP para renovar los órganos constitucionales, en Unidas Podemos aseguran que no entienden cómo se sigue tratando de llegar a un acuerdo "con una derecha que ha traspasado todos los límites, que hace mucho tiempo que no hace política, y que ha demostrado que su intención es la de seguir bloqueando" la renovación de unos órganos constitucionales donde los conservadores tienen mayoría.

Cuando el bloqueo llevaba tiempo produciéndose, el PSOE y Unidas Podemos registraron una reforma (ahora paralizada) en el Congreso para rebajar la mayoría necesaria para renovar el CGPJ. Los de Iglesias vieron esta iniciativa como una oportunidad de apuntalar e impulsar el bloque de la investidura haciendo partícipes a formaciones como ERC y EH Bildu de la negociación para renovar la cúpula judicial.

Para el vicepresidente segundo, involucrar a los partidos soberanistas en las decisiones de Estado no solo es una manera de reforzar la mayoría parlamentaria en la que se sostiene el Ejecutivo de coalición, sino que también es una vía para rebajar las tensiones territoriales de cara a la mesa de diálogo para resolver el conflicto en Catalunya.

"El argumento de las elecciones no tiene fundamento; esta negociación lleva ya muchos meses teniendo lugar, y si el PP no ha querido desbloquear los órganos constitucionales hasta ahora, ¿por qué lo iba a hacer después de las elecciones?", se preguntan desde la formación morada. Los de Iglesias recuerdan que hace apenas un mes, cuando parecía que el acuerdo estaba hecho, el PP vetó primero el nombre de Victoria Rosell, y cuando se accedió a dejarla fuera, hicieron lo propio con José Ricardo de Prada.

"Desde el principio dijeron que no estarían en un pacto con nosotros y han ido viendo que eso es imposible, así que están mucho más cómodos en el bloqueo y va a ser muy difícil que se muevan de ahí", concluyen.

Más noticias de Política y Sociedad