Público
Público

Rivera: "Rajoy se ha vuelto podemita"

El presidente de Ciudadanos critica el "cheque AVE" y la reducción de impuestos prometidos por el PP por ser "populistas" e intenta desligarse del IBEX35: "Nuestros bancos no pueden tener sucursales en paraísos fiscales".

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante su intervención en El Ágora de 'El Economista', un foro empresarial ante el que desgrana las líneas generales de su programa para las elecciones del 26J. EFE/Javier Lizón

PAULA DÍAZ

MADRID.- Los ataques de Albert Rivera contra la "pinza PP-Podemos" no cesan. "Rajoy se ha vuelto podemita", ha espetado este lunes frente a los empresarios que escuchaban su intervención en el Ágora de El Economista'

El presidente de Ciudadanos ha criticado el "populismo" del que, a su parecer, hace gala el presidente del Gobierno en funciones por proponer cuestiones como un bono joven con tarifas especiales para el AVE o la prometida rebaja de impuestos. "No es responsable regalar cheques AVE, como los cheques bebé (de la época de Zapatero), cuando acaba de enviar una carta a Juncker prometiendo más recortes", recordó Rivera. "Yo le diría al PP que no se deje llevar por la tendencia populista y expliqué cómo mejorar el déficit", concluyó.

"Nosotros no vamos a vender humo como Iglesias ni como Rajoy", mitineó tras tildar irónicamente al líder de Podemos de "chamán de la Economía". Una frase que demuestra que el tono buenista del Rivera del 20-D se ha transformado ahora en ataque perpetuo a ambos "extremos" (inmovilismo y populismo, según sus términos) con el fin de intentar permanecer en los titulares pese a no aspirar más que a repetir como cuarta fuerza.

Un puesto que, quizá, le permita ser llave de Gobierno. Pero no será de un gobierno de Podemos -como constató de nuevo ayer en el debate de Salvados- ni tampoco de Mariano Rajoy. "¿Me imagina de vicepresidente defendiendo a Rita Barberá?", se preguntó tras responder un "No" -por primera vez rotundo- a un posible Gobierno de coalición de C's con el PP de Rajoy.

Otra cosa sería un cambio de "equipo" en las filas conservadoras, que modificaría la opinión de Rivera al respecto, o un posible apoyo implícito a través de la abstención de los diputados naranjas. Es decir, Rivera se compromete a no entrar en un Ejecutivo con el actual jefe del mismo, pero no aclara si podría apoyarle -con un sí o con la abstención- en un debate de investidura. "España no se merece susto o muerte: corrupción o Podemos. Hay una alternativa que es Ciudadanos", se limitó a responder volviendo a proponer su "pacto antisillas".

Asimismo, adelantó algunas de las medidas de su programa, cuya memoria económica se presentará mañana. Y, en un intento por desligarse del título de "partido del Ibex 35", vendió como parte de su lucha contra el fraude que "los bancos no pueden tener sucursales en paraísos fiscales", dijo tras citar como ejemplo el caso del Santander con el HSBC implicados en la lista Falciani. También defendió que "las empresas condenadas por llevarse mordidas no pueden operar con contratos públicos" y "que el Estado no puede descapitalizar las empresas públicas que funcionan (citó como ejemplo la red de telefonía) para quedarse con las malas".

Y, aunque criticó la bajada de impuestos de Rajoy, él también prometió reducir el IRPF "en la segunda mitad de la legislatura". "No critico que se bajen, critico que se diga y no se haga, o que no diga de dónde va a salir el dinero para hacerlo", se justificó, prometiendo ser "responsable" con las cuentas y tener en cuenta "el agujero del PP" en los presupuestos y la "multa de Bruselas" a la hora de ajustar la contabilidad de su programa electoral."Basta ya de proponer AVEs y aeropuertos, basta ya de propuestas populistas", insistió en identificar a Rajoy con Iglesias para intentar seguir arañando votos de la derecha. "La mayor subida de impuestos de la historia de la democracia ha sido esta legislatura con la mayoría absoluta del PP", concluyó.