Público
Público

Rivera utiliza el partido de 'La Roja' como discurso antinacionalista y
para arremeter contra Podemos

El líder de C's trampeó ayer en Barcelona la normativa que prohíbe instalar pantallas en la calle para ver la Eurocopa. "En mi tierra hay que partirse la cara para defender la igualdad de todos los españoles y para ver un partido en la calle", mitinea en Sevilla

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante su mitin en Sevilla junto al río Guadalquivir. REUTERS/Marcelo del Pozo

SEVILLA.- Tirando de demagogia y haciendo gala del populismo que siempre critica. Así se ha presentado este sábado Albert Rivera en Sevilla, donde ha utilizado el partido de España contra Turquía ayer en la Eurocopa como discurso antiindependentista y para arremeter, de paso, contra Podemos.

El líder de Ciudadanos trampeó, con claros tintes electorales, la normativa impuesta por Ada Colau en Barcelona. La alcaldesa prohibió instalar pantallas en la calle para ver a 'La Roja' con la única intención de evitar altercados. Pero para los naranjas es "otro disparate más" de las filas de los de Pablo Iglesias y decidió saltársela. 

Este viernes Rivera, Inés Arrimadas y Juan Carlos Girauta vieron juntos el partido rodeados de militantes y simpatizantes de C's. Consiguieron burlar la directriz del Ayuntamiento con la excusa de que se trataba de un acto de campaña y dejaron que los ciudadanos -con minúscula- disfrutaran de los tres goles de España con ellos. 

Hoy, en Sevilla, lo usó como victimismo: "En mi tierra hay que partirse la cara literlamente para defender la igualdad de los españoles, para defender que se hable español y catalán y para ver un partido en la calle", mitineó. 

"En Ciudadanos somos dialogantes y no sectarios. Nosotros no queremos que nadie boicotee los actos de otros partidos porque los demócratas respetamos la libertad", agregó, recordando también sus mítines accidentados que en su día también aprovechó para culpar a la CUP y a Podemos de todos sus males.

Después, volvió a culpar a la "pinza PP-Podemos", a los "extremos", de haber bloqueado al país y, ahora, de polarizar la campaña electoral. "¿Que por qué hay que votar a Ciudadanos? Porque somos un partido nuevo, de centro, al que me siento orgulloso de pertenecer. Queremos que la gente moderada lidere el cambio en España: no dejemos que los extremos nos lleven otra vez al bloqueo", inició su discurso tras las intervenciones del portavoz de C's en el Parlamento andaluz, Juan Marín, y la número uno por Sevilla, Virginia Millán Salmerón.  

Esta última, que en su día fue una de las candidatas más criticadas por su metedura de pata al no saber explicar su programa, logró ahora mejorar algo su discurso y presumió de equipo. Un equipo que, dijo, ha 'logrado' que se baje el IBI en Sevilla o que se eliminen los aforamientos en Andalucía.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, saluda a sus simpatizantes em su mitin en Sevilla. REUTERS/Marcelo del Pozo

Marín y Rivera también incidieron en esta cuestión, así como en el otro gran 'éxito' de C's en el sur: la marcha de Chavez y Griñán, de la que siempre se vanaglorian. Todo ello para que el presidente de C's pudiera volver a presentarse como el candidato de la "regeneración". "Nosotros no tenemos corruptos ni los admitimos. Ni en el partido ni en los acuerdos de Gobierno  a los que lleguemos", prometió.

Una vez mas, el candidato naranja cerró su intervención pidiendo el voto a los indecisos que quieran que "en España haya Gobierno, pero haya cambio también", ironizó, incidiendo en su petición para que se marche Rajoy. Para terminar, Rivera volvió al fútbol: "Queremos que Ciudadanos sea el revulsivo de la democracia española, el jugador que entra en la segunda parte, cuando las cosas pintan feas, y marca el gol decisivo. Al final el partido acaba bien", concluyó. 

Más noticias de Política y Sociedad