Público
Público

Sánchez se hace acompañar de todo su séquito en Moncloa y en Ferraz para apoyar a Pepu Hernández

El líder socialista justifica su falta de neutralidad ante las primarias: "El PSOE de la militancia no implica que la dirección se desentienda". El precandidato se declara "socialista de corazón y de pensamiento" y promete quedarse aunque no gane

El presidente del Gobierno y secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, y el precandidato a la alcaldía de Madrid, Pepu Hernández. EFE/Emilio Naranjo

MANUEL SÁNCHEZ

Con el teatro de La Latina de Madrid lleno a reventar desde una hora antes del inicio del acto, Pedro Sánchez presentó este domingo a su candidato a la Alcaldía de Madrid, Pepu Hernández, acompañado de todo su séquito de La Moncloa, de Ferraz y de los principales dirigentes de las antiguas famiilas del Partido Socialista de Madrid (PSOE-M).

Así, no hubo el más mínimo disimulo de neutralidad ante el proceso de primarias que se avecina en el que hay, de momento, otros dos candidatos: Manuel de la Rocha y Chema Dávila, y se anuncia un tercero. El poder del Gobierno y de Ferraz estaban al completo en el Teatro. A saber: Félix Bolaños, secretario general de la Presidencia del Ejecutivo; Iván Redondo –que no es militante–; jefe de Gabinete de Pedro Sánchez; José Luis Ábalos, en su doble condición de ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE; numerosos asesores de La Moncloa, y la vcesecretaria general del partido, Adriana Lastra; entre otros miembros de la Ejecutiva Federal.

A nivel regional, no faltó casi nadie con peso en el partido que no se hiciera ver. Estuvo el candidato a la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo; el que fue dirigente del antiguo guerrismo en Madrid; José Cepada; el ex secretario general del PSM, Rafael Simancas; el que fue candidato a la Alcaldía en 2015; Antonio Miguel Carmona; o la actual portavoz en el Ayuntamiento, Purificación Causapié. Además, numerosos alcaldes de la región.

El secretario general del PSM, José Manuel Franco, se vio obligado a precisar al inicio del acto que si otros precandidatos a las primaria se lo piden, también los presentará en un acto público, como hizo este domingo con Pepu Hernández. También tuvo que decir que las primarias "serán limpias y transparentes", y recordó que aunque las dirección federal y regional podían impedir las primarias estatutariamente, aseguró que en Madrid no va a pasar.

Pedro Sánchez empezó su intervención garantizando un proceso transparente, "como no podía ser de otra forma". Pero su intervención la centró en justificar u decisión para designar a Pepu Hernández como candidato, asegurando que, como hizo a la hora de formar Gobierno, el PSOE tiene la obligación de abrirse "a los mejor de la sociedad". Además, defendió que la política no tiene que ser sólo para los políticos.

Defendió su derecho a posicionarse y a proponer cuál es el mejor candidato a la Alcaldía de Madrid, y dijo que lo hizo desde su condición de militante madrileño. "El PSOE de la militancia no implica que la dirección se desentienda", sentenció.
Sánchez recordó que hace 30 años que no hay un alcalde socialista en Madrid, aunque el PSOE ha ganado las elecciones generales durante ese tiempo. Por ello, defendió la apuesta hecha por la dirección federal de presentar "a los mejores":"¿Cuándo se ha prestado una tándem tan competitivo como Gabilondo y Pepu? Nunca", dijo.

Promete quedarse, aunque pierda

El candidato, Pepu Hernández, visiblemente nervioso, leyó un texto sin levantar la vista de los papeles que llevaba escrito. Recordó que nació en Madrid, que estudió Periodismo pero no acabó la carrera, porque la dejó por el baloncesto. Se declaró "socialista de corazón y de pensamiento", y aseguró no haberse afiliado antes por querer mantener su independencia.

Pidió la complicidad de la militancia y aseguró que sabe hacer "buenos equipos", a la vez que mostró su propósito de trasladar los mejores valores del deporte a la vida política. En este sentido, aseguró que le motiva aún más presentarse en este ambiente de crispación y de difamaciones que ha sufrido ya en primera persona.

Además, el precandidato despejó una de las dudas que preocupaban a la militancia socialista, como el hecho de irse si no logra el objetivo de ser alcalde. Pepu Hernández se comprometió a quedarse en el Ayuntamiento aunque pierda, al menos durante una legislatura.

Pidió a toda la militancia del PSOE que se movilice para volver a gobernar la Alcaldía de Madrid, que recorran todos los barrios, que hablen con los ciudadanos, "porque para vencer, primero hay que convencer", dijo.

La militancia que acudió al acto salió satisfecha con el discurso del precandidato, con el que no pararon de hacerse fotos cuando terminó el acto en el mismo escenario del teatro.