Público
Público

Sánchez anuncia que España donará vacunas a América Latina "en cuanto sea posible"

El presidente participa en Andorra en la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, centrada en las consecuencias de la pandemia. Desde allí se buscarán compromisos y soluciones para los países latinoamericanos, duramente golpeados por la crisis.

Pedro Sánchez
El presidente Pedro Sánchez en el encuentro empresarial celebrado de forma previa a la Cumbre Iberoamericana de Presidentes de Andorra. Ballesteros / EFE

La Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno ya está en marcha. Desde Andorra, sede de este encuentro que tuvo que postergarse en 2020 debido a la pandemia, el presidente Pedro Sánchez ha remarcado cuál será precisamente uno de los grandes objetivos de esta cita: generar un marco de apoyo y compromisos de cara a enfrentar los graves efectos de esta crisis tanto en el terreno sanitario como económico. 

"Arrancamos la Cumbre Iberoamericana en Andorra. Una cita en la que abordaremos la necesidad de salir de la emergencia garantizando una vacunación equitativa en todo el mundo. España donará, en cuanto sea posible, vacunas a América Latina para impulsar la lucha contra el coronavirus", ha anunciado el mandatario a través de su cuenta de Twitter.

En efecto, Latinoamérica atraviesa un escenario sumamente grave a raíz de la pandemia. Según datos oficiales, los países de esa región suman el 8,4% de la población mundial, pero han asumido el 28,7% de muertes provocadas por el coronavirus. Rebeca Grynspan, Secretaria General Iberoamericana, ofreció una comparativa aún más estremecedora: con el 20% de la población mundial, el continente latinoamericano acumula el 70% de las muertes registradas en todo el planeta debido a la pandemia. Del mismo modo, más de 2,7 millones de empresas –principalmente Pymes– han tenido que cerrar, contribuyendo así a una contracción económica sin precedentes.

Con estos datos sobre la mesa, Sánchez participó este martes en un evento enmarcado en la cumbre bajo el título "Reformar y fortalecer el sistema de salud mundial para una mejor respuesta ante futuras pandemias", que contó con la participación de distintos mandatarios. "En efecto, no vamos a estar seguros hasta que todos estemos seguros", afirmó el presidente español durante su intervención, en la que destacó además la relevancia de la comunidad iberoamericana y Europa "en ese ejercicio de solidaridad". 

El mandatario reconoció la "fragilidad clarísima en la cadena de suministros" que existía al comienzo de la pandemia, cuando –según destacó– los gobiernos carecían de elementos de "anticipación" para hacer frente a la crisis que se avecinaba. En el ámbito de la prevención, señaló que España, al igual que otros países de Europa, se ha visto obligada a "reforzar" su política de salud pública, la cual se había visto "debilitada a lo largo de las últimas décadas". 

Desde Costa Rica, el presidente de ese país, Carlos Alvarado, aportó otros datos no menos contundentes: "el 53% de las vacunas hoy vendidas y despachadas están en poco menos de un 16% de la población de los países más ricos", mientras que "los países de ingreso medio", que suponen el 37% de la población del mundo, "solo tienen un tercio". De ahí que hablase de una "desigualdad abismal en el acceso a la vacunación". También reclamó un cuerdo en materia económica "para vacunar las economías de los países emergentes y en desarrollo".

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, también reflexionó sobre esas desigualdades desde la capital de ese país latinoamericano. "No hemos sido capaces de asegurarnos que la distribución de las vacunas sea eficaz, oportuna y equitativa. Mientras no estemos todos seguros, nadie va a estar totalmente seguro", remarcó. De hecho, la secretaria general iberoamericana destacó que tras la reunión plenaria que tendrá lugar este miércoles se darán a conocer declaraciones consensuadas que, entre otros puntos, abordarán el "acceso equitativo" a las vacunas. 

También habló de solidaridad el presidente francés, Emanuel Macron –invitado especial de esta cumbre iberoamericana–, quien llamó a implementar una "verdadera cooperación" en las políticas de vacunación. "Para salir adelante necesitamos vacunar al máximo a nuestras poblaciones", afirmó, al tiempo que apostó por una Organización Mundial de la Salud (OMS) que "sepa coordinar una agenda con el resto de organizaciones internacionales relevantes en la materia" y apuntale un "multilateralismo" también en el ámbito de las vacunas.

La necesidad de un "fortalecimiento" de la OMS estuvo presente también en el discurso del primer ministro de Portugal, António Costa, quien intervino de forma presencial en Andorra. "No hay derecho que algunos tengan la capacidad de asegurar la vacunación de su población y otras no, Puedo vacunar al 100% de Portugal, pero si todo el mundo no lo hace no voy a estar más seguro en mi país", subrayó. 

Acuerdos de libre comercio

"Es fundamental la unión, el diálogo y el acuerdo", había afirmado Sánchez un par de horas antes, durante su participación en el XIII Encuentro Empresarial Iberoamericano, celebrado también en Andorra. Desde allí, el mandatario remarcó que "no habrá recuperación si no hay proceso de internalización de la actividad económica".  "Europa y la Comunidad Iberoamericana tienen muchísimo que hacer en los próximos años para consolidar acuerdos de libre comercio entre los dos bloques regionales", señaló.

Sánchez también ha reivindicado la actuación del Ejecutivo español para hacer frente a esta crisis, primero con una fase de "resistencia" con los confinamientos y los ERTE; luego mediante la creación de instrumentos para crear liquidez y, ahora, con una etapa de recuperación, que deberá ser, ante todo, "transformadora". También alabó el "sentido de responsabilidad de los agentes sociales" en este proceso. 

Más noticias de Política y Sociedad