Público
Público

Sánchez aspira a sacar un tercio de los 10.000 militantes del PSOE en Sevilla

Los sanchistas en Andalucía se llevan el acto del exlíder en la capital andaluza a Dos Hermanas, territorio de Francisco Toscano, principal crítico a Susana Díaz. La plataforma de socialistas críticos de Sevilla gestiona ya peticiones de agrupaciones de fuera para acudir al mitin del sábado.

Sánchez aspira a sacar un tercio de los 10.000 militantes del PSOE en Sevilla. EFE

DANIEL CELA

SEVILLA.- Pedro Sánchez reaparecerá ante la militancia el próximo sábado en Sevilla, una plaza cargada de simbología, porque es el fuero de Susana Díaz y porque la capital andaluza representa el corazón del PSOE. Pero su visita no es simbólica, sino puramente estratégica: Sevilla aglutina a 10.000 afiliados, concentra a las agrupaciones más numerosas del país, dicho de otro modo, es la provincia con más militantes socialistas por metros cuadrado de España. También es la más fiel y cohesionada en torno a la figura de Susana Díaz, pero los críticos del partido con la presidenta andaluza esperan arañar al menos un tercio de esos 10.000 afiliados.

Si Sánchez logra convencer a unos 3.000 militantes socialistas de Sevilla, dicen sus acólitos en Andalucía, la proyección de ese éxito para el conjunto de España le alentará definitivamente a librar la batalla en las primarias del PSOE, porque habrá constatado que las bases aún reclaman un modelo de partido distinto al que representa Susana Díaz.

Con todo, la previsión de los sanchistas no deja de ser un listón bastante alto y optimista, dado que el PSOE en Sevilla no da muestras aparentes de fractura interna, o al menos ninguno de sus dirigentes ni cuadros medios ha puesto en duda el liderazgo de Díaz. Finalmente el acto del exlíder socialista no tendrá lugar en Sevilla, como se había barajado en un principio, sino en el municipio de Dos Hermanas, donde gobierna desde hace más de tres décadas Francisco Toscano, el alcalde más crítico que tiene Susana Díaz, y el principal puntal de Sánchez en Andalucía. Los sanchistas buscaban un espacio en Sevilla capital, tanto por el efecto psicológico de golpear en la casa de la presidenta como por facilitar la logística a quienes venían de fuera.

El cambio de escenario tiene dos lecturas: quienes lo han organizado sostienen que la plataforma crítica del PSOE en la capital, que hace de portavoz a todas las agrupaciones socialistas contestatarias de España, está recibiendo numerosas llamadas de plataformas de fuera para fletar autobuses y arropar a Sánchez en Sevilla. Quieren visibilidad el músculo del posible rival de Díaz en las primarias, y también insuflarle arrojo para que confirme su candidatura. Los más próximos a la presidenta, en cambio, creen que “se llevan a Sánchez a Dos Hermanas, porque es un terreno que Toscano domina, y para no pinchar en la capital”. En cualquier caso, los ojos del socialismo están puestos en esta convocatoria: si Pedro Sánchez sale airoso, se avecinan unas primarias a cara de perro, porque posiblemente el madrileño intensifique su agenda de actos con la militancia hasta la convocatoria oficial del congreso y las primarias; si Sevilla le da la espalda, y Sánchez no percibe ganas de cambio, quizá arroje la toalla.

Efectivamente, Dos Hermanas, un municipio de 130.000 habitantes, es un escenario controlado por Toscano, pero durante mucho tiempo también fue plaza emblemática para los socialistas y talismán para sus secretarios generales y candidatos, que venían a darse un baño de masas en el Velódromo del municipio (con capacidad para 18.000 personas), y a escenificar una muestra de fuerza del poderoso PSOE andaluz. Esta vez, Toscano ha elegido otro enclave, el salón de congresos del parque tecnológico de Dos Hermanas, con capacidad para 500 personas sentada, un recinto más modesto, porque el formato que busca Sánchez requiere “el contacto con la militancia”.

Más noticias