Público
Público
Únete a nosotros

Moción de censura Sánchez deja claro que aspira a gobernar

Mantendrá los Presupuestos y plantea abrir ya el diálogo territorial con el Gobierno catalán y vasco. Quiere derogar los artículos "más regresivos" de la “ley mordaza”, devolver la universalidad de la Sanidad, una ley de igualdad salarial y hasta conseguir un pacto de rentas

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

El secretario general del PSOE, Pedro Sanchez, durante su intervención en el debate de la moción de censura contra Mariano Rajoy. REUTERS/Sergio Perez

No está en su horizonte el adelanto electoral. En su intervención durante el debate de la moción de censura, Pedro Sánchez, dejó bien claro que quiere gobernar, presentó casi un programa completo de Gobierno y pasó muy por alto el adelanto electoral.

El líder socialista, en un discurso de menos de una hora, explicó en primer lugar los motivos de su moción, “que nace de la evidencia de que no queda otro camino para defender el prestigio de las instituciones gravemente dañadas por la sentencia del caso Gürtel”, afirmó.

Para Sánchez, nunca antes una moción de censura había sido más necesaria, pero afirmó que quien activa esta moción “es el presidente del Gobierno de España por no asumir sus responsabilidades”.

Así, para sorpresa de muchos emuló la frase de José María Aznar en la década de los noventa, y espetó al presidente del Gobierno: “Dimita señor Rajoy. Su tiempo se acabó. Dimita y esta moción acaba aquí y ahora”. Sánchez incidió en que el tiempo de Rajoy ha acabado, “y su permanencia es dañina y es un lastre para el país y su propio partido”.

Después, Sánchez desgranó sus cuatro objetivos de gobierno: recuperar la estabilidad, estabilidad macroeconómica, agenda social y medioambiental y convocatoria electoral, en último término.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante su intervención desde la tribuna de oradores del hemiciclo, en la primera jornada de la moción de censura presentada por su partido contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. REUTERS/Sergio Perez

El líder socialista, en un claro guiño al PNV, anunció que mantendrá los Presupuestos Generales del Estado a los que se opuso. “No los vamos a retirar por responsabilidad de Estado”, dijo, a la vez que anunció que su Gobierno mantendrá los compromisos económicos adquiridos con la Unión Europea. Esto provocó la algarabía en el Grupo Popular.

En cuanto a sus propósitos si llega la Gobierno, Sánchez desgranó toda una seria de propuestas que quiere sacar adelante. Habló de "acabar con los aspectos más regresivos de la ley mordaza", de una ley de transición energética, de garantizar la independencia de RTVE, de recuperar la universalización de la gratuidad sanitaria, de leyes por la igualad salaria, de aumentar las prestaciones por desempleo, de pensiones, de empezar a negociar con los agentes sociales un pacto de rentas, etcétera.

Sánchez dijo que, para todo ello, quiere buscar el consenso y el diálogo, que dijo que serán las banderas de su Gobierno lo que, en su opinión, no ha hecho el Gobierno del PP en los últimos sietes años.

Finalmente, abordó el conflicto territorial. Primero, quiso dejar claro, que invoca el espíritu de la Constitución de 1978, y que su Gobierno la defiende. Pero, a vez, afirmó que su Gobierno quiere crear las condiciones de diálogo entre el Ejecutivo y todos los gobiernos autonómicos de España, por que se comprometió a “reestablecer los puentes con cada una de las Comunidades Autónomas”, citando expresamente al nuevo Gobierno de la Generalitat y al Gobierno vasco.

El líder socialista Pedro Sanchez recibe los aplausos de sus diputados después de su intervención en el debate de la moción de censura contra Mariano Rajoy. REUTERS/Sergio Perez

Sánchez acabó dirigiéndose a los 350 diputados, advirtiéndoles que no caben posiciones intermedias en esta moción de censura. “Es decir sí a una respuesta por la regeneración y por elevar la calidad de muestra democracia”, y recordó que un “no” tendrá como consecuencia la permanencia de Rajoy al frente del Gobierno tras la condena por corrupción.

Por ello, recordó que la decisión sólo admite dos caminos, mutuamente excluyentes”, y pidió a los parlamentarios que siguieran el suyo “para hacer entre todos una España distinta”.

Réplicas y contrarréplicas

Sánchez en su réplica y contrarréplica mantuvo los mismos argumentos y el mismo discurso que en su intervención inicial, con un tono más firme que vislumbraba el rumor que corría por el Congreso de que el PNV iba a votar a favor de la moción de censura.

El líder socialista Pedro Sanchez escucha desde los escaños de su grupo la intervención del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante el debate de la moción de censura. REUTERS/Sergio Perez

Salió en defensa de la legitimidad que tienen los representantes de los partidos independentista, y censuró a Rajoy que los demonizara cuando no los necesita.
Y Sánchez acabó como empezó. Pidiéndole a Rajoy que antes de que salga adelante la moción de censura deje el cargo: “Señor Rajoy, dé un paso adelante, pida perdón y hágalo antes de que se encuentre con la censura. Dimita como presidente o, señorías, hagámoslo dimitir”.

Por último, desde el escaño, pidió a todos los grupos parlamentarios que le apoyen. Y acabó mostrándole su respeto a Mariano Rajoy, “y le deseo lo mejor en lo personal, pero en lo político usted no puede seguir siendo presidente del Gobierno”.

Más noticias en Política y Sociedad