Público
Público
Únete a nosotros

Elecciones generales Sánchez descarta el 'superdomingo'  y anuncia elecciones para el 28 de abril

En una declaración institucional que convirtió casi en un mitin político explicó la acción del Gobierno en estos ocho meses y justificó el adelanto: "He decidido dar la palabra a los españoles para seguir avanzando porque España no tiene un minuto que perder". Pone en valor el rechazo al Presupuesto: "Hay derrotas parlamentarias que se convierten en victorias sociales"

Publicidad
Media: 4
Votos: 4

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia este viernes en el Palacio de la Moncloa. EFE/ Chema Moya

En solitario y por el camino más rápido. El presidente del Gobierno Pedro Sánchez anunció finalmente este viernes que las elecciones generales se celebrarán el próximo 28 de abril, apenas un mes antes de las municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo, descartando así acumular la citas electorales en lo que se había llamado el superdomingo.

Sánchez, que dio varias versiones sobre qué haría si no conseguía aprobar los Presupuestos Generales del Estado, optó por la vía rápida de la convocatoria electoral aconsejado por sus asesores más cercanos de La Moncloa, que creen que pueden rentabilizar electoralmente tanto la firmeza con los independentistas, como la imagen de que PP y Ciudadanos están en manos del partido ultraderechista Vox.

A Sánchez poco le ha importado que más de la mitad de la campaña electoral coincida con la Semana Santa, la inestabilidad que pueda crearse posteriormente, el coste de dos campaña, llamar a las urnas a todos los españoles por dos veces en menos un mes; o las voces de colectivos progresistas pidiéndole que legislara un tiempo todo lo pactado y prometido en estos meses.

Lo que ha primado es claramente el interés electoral del PSOE, como el jueves ya avanzaba el propio secretario general de la UGT, Pepe Álvarez.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, preside la reunión de un Consejo de Ministros extraordinario para decicir el adelanto electoral en el palacio de la Moncloa. EFE/Presidencia del Gobierno/Borja Puig de la Bellacasa

Sánchez, en una declaración institucional que convirtió casi en un mitin político en el que explicó la acción del Gobierno durante estos ocho meses, justificó el adelanto con los argumentos ya esgrimido estos días por los principales dirigentes del PSOE en declaraciones públicas y en las redes sociales. "He decidido dar la palabra a los españoles para seguir avanzando, porque España no tiene un minuto que perder"., afirmó

Sánchez explicó que la decisión la ha tomado desde la "íntima convicción" es que la principal labor de un Gobierno es gobernr, "y ofrecer a los españoles un horizonte de estabilidad y un modelo de sociedad a contruir".  Para el presidente, tras la derrota Prespuestaria eso no era posible, de lo que culpó a la oposición y al "filibusterimo parlamentario" ejercido por PP y Ciudadanos desde la Mesa del Congreso, bloqueando la tramitación de leyes.

Por todo ello, indicó que se planteó continuar gobernando con unos Presupuestos que no era los suyos o dar la palabra a los españoles, y ha optado por esta segunda opción porque, según dijo, se necesita un horizonte de estabilidad, "para que España continúe avanzando", dijo.

"No hay que mezclar debates"

El presidente del Gobierno explicó que había rechazado la convocatoria el "super domingo" electoral porque, en su opinión, "no hay que mezclara debates", y cree que los ciudadanos merecen unas elecciones para hablar del país y que vean los proyectos que tiene cada formación política y qué España queremos.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia en el Palacio de la Moncloa, en la que ha anunciado la disolución de las Cortes y la convocatoria de elecciones generales para el próximo 28 de abril. EFE/ Chema Moya

El presidente hizo duros reproches a los independentistas por su bloqueo a los Presupuestos recordando todo lo que han perdido también los ciudadanos de Catalunya pero, como ocurrió durante toda su comparecencia, quiso sacar lo positivo de la situación: "Hay derrotas parlamentarias que se convierten en victorias sociales", afirmó.

Sánchez siguió sin entender el rechazo a los Presupuestos que, en en su opinión, eran bueno para los españoles, y puso los objetivos político que contemplaban las cuentas del Estado como su hoja de ruta si vuelve a ser presidente del Gobierno. "Esperamos una mayoría parlamentaria que nos permita sacar adelante unas propuestas sociales que han sido postergadas durante siete años"; afirmó.

En este sentido, destacó que tras las próximas elecciones se volverá a imponer el consenso, el diálogo y la búsqueda de acuerdos, por ello no entendió el anuncio de PP y Ciudadanos de vetar cualquier acuerdo con los socialistas. "Me sorprende que me pongan a mí cordón sanitario, y no a la ultraderecha", afirmó.

Tras cuarenta y cinco minutos de comparecencia, Sánchez volvió a la Sala del Consejo de Ministros para presidir la reunión ordinaria, donde fue recibido con aplauso por los miembros de su Gobierno. La legislatura ha concluido.

Más noticias en Política y Sociedad