Público
Público

Sánchez tiene ya una mayoría en el Congreso para derogar la reforma laboral y la 'ley mordaza'

Los 181 diputados que suman PSOE, Unidas Podemos ERC y Compromís pueden aprobar la mayoría de las leyes orgánicas que recoge el programa del PSOE. La ley de Eutanasia será de las primeras que se tramite en las nuevas Cortes generales. Lo primero que hará el Gobierno será presentar unos Presupuestos y derogar la capacidad de veto que tiene el Senado

Publicidad
Media: 3.69
Votos: 13

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a la vicepresidenta, Carmen Calvo, al inicio del pleno del Congreso, donde realiza su última comparecencia antes de convocar elecciones. EFE/J.P.Gandul

Independientemente de los pactos a los que llegue Pedro Sánchez para seguir como presidente del Gobierno, la nueva composición del Congreso de los Diputados arroja una clara mayoría de fuerzas de izquierdas para que las propuestas más progresistas del programa del PSOE salgan adelante.

La pasada legislatura, por el bloqueo en la Mesa ejercido por PP y Ciudadanos, se quedaron sin ser tramitadas numerosas propuestas como la Ley de Eutanasia, algunos artículos de la denominada ley Mordaza o las reformas pactadas con los sindicatos como la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa o la ultractividad.

Ahora, el PSOE ya tiene el camino libre para derogar la reforma laboral, como le piden los sindicatos, para que se tramite con una de las primeras leyes de la legislatura el proyecto de eutanasia o para que decaiga la ley orgánica de protección de la Seguridad Ciudadana.

Sólo en estos tres temas es fácil suponer que los 181 diputados que suman PSOE, Unidas Podemos, ERC y Compromís podrían llegar a un acuerdo y sacarlos adelante, además de otros grupos que pudieran sumarse.

Además, si desde el Gobierno de Sánchez hay voluntad política, tampoco tendrían dificultad en salir adelante las propuestas más de izquierdas recogidas en el programa socialista, desde el establecimiento del ingreso mínimo vital, la subida de impuestos a las grandes empresas, las rentas más altas, las transacciones financieras o a determinados servicios digitales.

Asimismo, la mayoría absoluta que necesita para salir adelante una ley orgánica también está garantizada con estos grupos, y el programa socialista contempla, entre otras, una nueva ley de Universidades, una ley de Familias, una Ley contra el fraude fiscal, una ley contra la violencia infantil, una ley de identidad de género, una ley contra la trata de seres humanos o la modificación de la Ley de Memoria Histórica. En todas ellas, no será complicado buscar el acuerdo con las citadas formaciones de izquierdas.

Ahora, sólo dependerá de la voluntad política que haya para cumplir el programa y, según fuentes socialistas, hay plena voluntad de hacerlo buscando siempre un amplio consenso con el resto de grupos parlamentarios.

No obstante, precisan que una de las primeras cosas que hará el nuevo Gobierno será ordenar el calendario, priorizando aquellas propuestas que quedaron pendiente la anterior legislatura y en las que haya mayor consenso para ser aprobadas. Por ahora, sólo adelantan que la Ley de Eutanasia será una de las primeras en tramitarse en la nueva legislatura.

Primero, los Presupuestos

Si todo va como está previsto para la celebración de la investidura de Sánchez –se quiere hacer en junio o, como muy tarde, la primera quince de julio–, las primeras propuestas del Gobierno empezarán a llegar al Congreso a principio septiembre, recién estrenado el periodo de sesiones.

No obstante, Sánchez tiene intención de dar prioridad a los nuevos Presupuestos Generales del Estado que, como prometió en campaña, los enviará inmediatamente a la Cámara Baja para no seguir con las cuentas prorrogadas de Mariano Rajoy. Esta circunstancia sí puede ralentizar la aprobación del resto de leyes.

Lo más probable es que el Ejecutivo presente los Presupuestos para 2020, porque hay muy poco margen de tiempo para presentar unos nuevos y modificar los de este año, y posteriormente presentar los del próximo. No obstante, no está descartada esta posibilidad.

Lo que es seguro es que también tendrán prioridad en la nueva legislatura la derogación de la capacidad de veto del Senado al techo de gasto de los Presupuestos, lo que frustró los planes del Ejecutivo en la anterior legislatura. Aunque ya no sea necesario, por la mayoría absoluta que tiene el PSOE en el Senado, hay un amplio consenso de eliminar este singular veto de la Cámara Alta que aprobó el PP cuando tenía mayoría absoluta.

Más noticias en Política y Sociedad