Público
Público

Santisteve: “Hemos demostrado que los ciudadanos de a pie estamos capacitados para gobernar”

El alcalde de Zaragoza afronta el segundo curso de la legislatura con el reto de sacar al ayuntamiento de los números rojos, tras haber reducido la deuda en 56 millones, mientras reclama al PSOE federal que lidere el acercamiento de las izquierdas y los nacionalistas para formar un Gobierno de progreso en Madrid.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 14

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, de ZeC, realiza un balance positivo de los primeros quince meses de la legislatura.

ZARAGOZA .- “Hemos demostrado que ciudadanos de a pie estamos capacitados para gobernar instituciones como el ayuntamiento”, sostiene el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, del espacio de confluencia ZeC (Zaragoza en Común), que estos días prepara el segundo curso político de la legislatura municipal en la capital aragonesa.

El edil, que se muestra “muy satisfecho del esfuerzo que hemos realizado, de la unidad del gobierno municipal y de la capacidad de trabajo de los concejales”, considera de “mucho mérito que ciudadanos de a pie estemos demostrando que hay otra forma de hacer política, en términos éticos también”. “Con nuestra presencia (en las instituciones) –añade - estamos cuestionando lo que suponen una clase política profesionalizada y los partidos políticos que han cooptado a la institución y que han generado una serie de redes clientelares”.

¿Pero en el día a día de la vida municipal siguen manifestándose las inercias de la política tradicional?

Nos movemos en un mundo político como es el bipartidismo de la transición, cuyo certificado de defunción ya pidió el 15-M. En ese régimen, que cada vez manifiesta más su déficit democrático, somos una anomalía, una rareza. A algunos les cuesta acostumbrarse a nuestra presencia y se preguntan ‘¿qué hacen estos aquí quitándonos nuestros sillones?’

¿Hacia dónde van las confluencias, y ZeC en particular?

Van hacia una forma de hacer política de abajo a arriba, desde la base, y con un propósito de politización de la ciudadanía en un sentido positivo, de fomentar la implicación ciudadana. Para eso hacen falta con mucha transparencia y mucha participación, en términos de distribución del poder, y una apuesta clara por lo público. Es, de alguna manera, una puesta en cuestión del sistema de partidos o partitocracia que ha imperado en este país.

Determinados emisores de propaganda siguen señalando a las confluencias como apéndices de Podemos, pero episodios como las negociaciones entre las mareas y el partido morado en Galicia ponen en evidencia esa tesis. ¿Qué ha pasado?

Eso es algo que estaba ahí y que se veía venir. El municipalismo es una base sobre la que se puede asentar cualquier política de cambio, pero esas políticas municipalistas son un tanto contrarias a la imposición de decisiones desde partidos y que no son tomadas desde la base. Lo que ha hecho En marea no es sorprendente. ZeC también se propuso como espacio de confluencia.

¿Qué pronóstico tiene para la investidura de Mariano Rajoy la semana que viene?

Yo creo que el PSOE se mantendrá firme en su ‘no’, aunque eso por sí solo no conduce a nada. Si la investidura de Rajoy resulta fallida hay que buscar una alternativa de progreso. Ahí el PSOE debería liderar un proyecto de unidad de la izquierda y de unidad con los nacionalistas. A lo mejor, como ha dicho el lehendakari Íñigo Urkullu, un gobierno de progreso mostraría un mayor respeto hacia las comunidades autónomas.

Los votos de PNV, ERC y PDC, o sus abstenciones, resultan claves para cualquier intento de investir a un presidente del Gobierno, pero ¿es posible atraerlos sin movimientos claros para reconocer la plurinacionalidad?

Al PSOE, que siempre ha hecho alarde de sus posiciones federalistas, de pronto parece que le ha dado miedo la ofensiva centralista del PP y ha jugado un poco a esconder la cabeza debajo del ala. O desbloqueamos ese tema y buscamos una buena articulación y vertebración del sistema territorial, y hablamos de una federación , una confederación o un pacto federal, o, tarde o temprano, estallará como una bomba de relojería. Las tensiones separatistas seguirán ahí en la medida en la que son un tema que no se afronta. Y bien que se encarga Rajoy de alimentarlas.

¿Aragón es un poco el Ohio de la izquierda española? El grado de dificultad para encontrar acuerdos es similar al que se da a nivel estatal…

El PSOE tendrá que acostumbrarse a la presencia de nuevos actores, que le están pidiendo que se renueve y se adapte a los nuevos tiempos. En la polémica sobre el nuevo Gobierno se están viendo varios PSOEs. Está claro que la izquierda debe ir hacia la unidad y que su desunión sólo favorece al PP. Un día habrá que darle la vuelta a esto.

La semana que viene se reúnen los cuatro partidos de la izquierda aragonesa
—PSOE, Podemos, Cha e IU— para tratar de acercar posturas en el ámbito autonómico. ¿Alguien ha contactado con las confluencias municipalistas? ¿Considera usted que deberían participar en esos contactos?

(El presidente del Gobierno autonómico y secretario general del PSOE aragonés, Javier) Lambán, nos ha propuesto una reunión cuya fecha está por fijar, y he mantenido contactos con el presidente de la Diputación de Zaragoza (Juan Antonio Sánchez Quero, jefe provincial de los socialistas) para favorecer contactos informales sobre la gobernabilidad en el Ayuntamiento de Zaragoza que están también abiertos al señor Lambán. Estamos esperando que se produzcan.

¿Han mejorado las relaciones del Ayuntamiento de Zaragoza con el Gobierno autonómico?

Salvando la campaña electoral, en la que nos llovieron palos sin venir a cuento, las relaciones han sido buenas entre los consejeros de cada área en la dos instituciones. Sin embargo, falta llegar a acuerdos sobre temas como la Ley de Capitalidad o la deuda del tranvía.

Hay un foco de tensión con el Impuesto de Contaminación de las Aguas (ICA), recurrido ante el Constitucional por los diputados de Podemos y de IU. ¿Cuál es hoy el escenario de ese conflicto?

En ese tema el Gobierno de Aragón no solo tiene problemas con Zaragoza, sino también con pueblos del Pirineo, y queremos tantear la situación de esas localidades. El conflicto del ICA es algo que sin diálogo y con imposiciones al gobierno municipal de ZeC no se va a solucionar. Sin diálogo iremos a una situación de enroque complicada para todos.

¿Ha cambiado la situación financiera del ayuntamiento en estos quince meses?

Hemos hecho un esfuerzo importante de mejora de la situación económica, con una reducción de deuda de 56 millones y la previsión de aumentar esa tendencia, con la revisión de contratos que habían caducado y con la supervisión de las contratas. Esperamos salir pronto del Plan de Ajuste, y este es el primer año en el que el ayuntamiento prevé dejar los números rojos en 10 o 12. Pero nos duelen muchas deudas porque vienen de una mala gestión.

¿Se sienten tan solos como se sentían?

El tema de la soledad ha sido muy manejado por la derecha, pero hemos llegado a acuerdos importantes en temas como los presupuestos, aunque han sido imposibles en otros como Averly.

¿Y qué pasa con las inversiones en la ciudad? Los partidos de la derecha, principalmente el PP, dicen que están paralizadas.

Hablar de parálisis de las inversiones cuando los ayuntamientos, por las políticas económicas, están incapacitados para hacerlas es no conocer las políticas que su propio partido ha impuesto a los municipios y las comunidades. Tan pronto critican que vamos lentos en unas cosas como rápidos en otras, y eso significa que vamos. Estamos progresando en materia de empleo y mientras antes la operación asfalto solo se realizaba en vísperas de elecciones, este primer año incluye el asfaltado de veinte calles. Aunque sigan con ese mantra no les va a servir de nada, porque la gente se da cuenta de que apostamos por el urbanismo de las pequeñas cosas que mejora la vida de los ciudadanos.

¿Y en cuanto al pequeño comercio?

La dinamización del pequeño comercio tiene como uno de sus máximos exponentes la reforma del Mercado Central, que debe seguir siendo un mercado de abastos que marque precios y dé un servicio a los ciudadanos, pero también ha de convertirse en un centro de todo lo que tiene que ver con los productos ecológicos, el comercio de proximidad y la promoción de los hábitos sanos de consumo. Es un tema de vital importancia. Mercazaragoza, que es la que abastece a los mercados municipales, es al mismo tiempo una plataforma logística clave para la exportación que hemos de aprovechar.

El día 21 hubo un nuevo incendio en el campo de maniobras de San Gregorio que quemó más de 80 hectáreas de monte y campos fuera de las instalaciones militares, buena parte de ellas en Zaragoza. El grupo de las confluencias en la Diputación Provincial ya ha pedido la reversión de esos terrenos. ¿Cuál es su postura?

Tarde o temprano habrá que hablar de ese tema. Gran parte del terreno de una ciudad que ha dejado claro su pacifismo con asuntos como la insumisión y su rechazo a los actos militares está afecto a usos castrenses, y eso se debería revisar.

Más noticias en Política y Sociedad