Público
Público

Sesión de control al Gobierno Yolanda Díaz se compromete a "rendir cuentas" en el Congreso si no se deroga la reforma laboral antes de diciembre

La vicepresidenta tercera de Trabajo insiste en la necesidad de "dejar trabajar a los agentes sociales", pero avanza que si a final de año no han culminado los trabajos, hará "lo que haga falta". Díaz ya había asegurado que estaba abierta a suprimir la reforma laboral aunque finalmente la patronal no estuviera de acuerdo, aunque insiste en que la prioridad es el diálogo.

Yolanda Díaz
La vicepresidenta tercera del Gobierno, Yolanda Díaz, este miércoles en el Congreso. Fernando Alvarado / EFE

La vicepresidenta tercera de Trabajo, Yolanda Díaz, siempre ha rehusado poner plazos concretos en la derogación de la reforma laboral, ya que entiende que un calendario específico puede enturbiar y dificultar la negociación que en este momento mantienen el Gobierno, los sindicatos y las patronales en el marco del diálogo social acerca de esta materia. Sí que había avanzado que la derogación llegaría este año, un compromiso que el Ministerio de Trabajo ha remitido por escrito a la Unión Europea.

Este miércoles, Díaz ha dado un paso más y se ha comprometido con dos cuestiones: la primera, a comparecer y "rendir cuentas" en el Congreso si los trabajos para derogar la reforma laboral no han culminado antes del mes de diciembre; la segunda, a hacer "lo que haga falta" si no se cumple este plazo.

La vicepresidenta ha adquirido estos compromisos durante la sesión de control de la Cámara Baja, donde se ha sometido a preguntas de los diputados de EH Bildu y de la CUP, Oskar Matute y Albert Botran, que le han exigido que clarifique los plazos y dé más detalles sobre una reforma legislativa que, han insistido, va con retraso.

"Vamos a derogar la reforma laboral de PP. Permítame la discreción porque trabajan desde hace dos meses los agentes sociales. Yo rendiré cuentas en diciembre en esta Cámara si los trabajos para derogar la reforma laboral no están culminados", ha asegurado Díaz después de que Matute le recordase que este jueves se cumple un año desde que el PSOE, Unidas Podemos y EH Bildu firmasen un acuerdo parlamentario en el que se comprometían con la derogación de la reforma laboral.

Por su parte, el diputado de la CUP ha acusado a la vicepresidenta tercera de "escudarse en el diálogo social para seguir unos ritmos más lentos" en la reforma. "Para mí el diálogo social es muy importante, es un factor de democracia en mi país, y se cambian las cosas así", ha respondido la titular de Trabajo en este sentido, que se ha comprometido a "hacer lo que haga falta" si la derogación no se culmina "antes de diciembre".

Díaz ya había avanzado anteriormente que la derogación de la reforma laboral se llevaría a cabo aunque no hubiera un consenso total entre sindicatos, patronales y Gobierno en el diálogo social, y se había mostrado dispuesta a aprobar la legislación sin el concurso del empresariado. Sin embargo, desde el inicio de las negociaciones, la vicepresidenta ha insistido en que la prioridad en este momento es el diálogo y priorizar que haya acuerdo entre todas las partes, incluida la patronal.

También ha negado la titular de Trabajo que las reformas comprometidas con Bruselas a cambio de la recepción de los fondos de reconstrucción van a suponer recortes en materia laboral: "No solo no van a significar recortes, sino que vamos a abordar por primera vez la gran transformación laboral de nuestro país, lo que no se ha hecho en 42 años de democracia", ha avanzado.

Más noticias