Público
Público

Congreso del PP Así ha sido el discurso de Casado: vuelta a los valores más conservadores del PP

El candidato a suceder a Rajoy ha defendido su candidatura después de Santamaría. Se ha proclamado como del defensor del partido "de la libertad individual" y de "la unidad", entre un exorbitante discurso del nacionalismo español en el que ha recuperado los valores más conservadores del partido. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pablo Casado, en el discurso en el que ha defendido su candidatura este sábado / EFE

Con un "viva el PP y viva España" se ha despedido Pablo Casado en su discurso para defender su candidatura. Lo ha hecho entre una exorbitante defensa del nacionalismo español, reivindicando la "España de los balcones" y lo que ha definido como los pilares del partido: la libertad individual, la defensa de las víctimas del terrorismo o el de la honestidad. Asimismo, ha resaltado su posición contraria a la eutanasia, defendido "la familia y la vida" y una igualdad en la que "el género no sea un mérito, un plus ni un hándicap". 

Casado, que ha defendido su candidatura después de Soraya Sáenz de Santamaría, ha contestado a los dardos de la exvicepresidenta. Santamaría se ha proclamado como la candidata de los militantes: "Si los afiliados no me hubieran dado el respaldo mayoritario, yo no estaría en esta tribuna. Estaría en tu lista, Pablo, si me lo hubieras pedido". A lo que Casado ha respondido: "Defiendo la legitimidad de la militancia, pero ahora son los representantes de los afiliados los que tenéis que elegir siguiendo las normas. Votaron sabiendo que era una elección que tenia una segunda vuelta. Si no la hubiera habido, igual no hubieran votado lo mismo". Además de reclamar que quiere que los compromisarios "voten en libertad": "Yo no os he llamado a ninguno, y lo sabéis".

Ha defendido su candidatura definiéndola como un "proyecto de manos blancas, bolsillos vacíos, mentes claras y corazón enamorado de España". A la vez que se ha vendido como el máximo adalid de la unidad de España, entre los aplausos de los compromisarios que han parado el discurso del candidato hasta cinco veces a grito de "presidente"

Casado asegura que es el único que puede liderar "la España de los balcones y las banderas" frente al independentismo catalán

Casado ha hecho un repaso de todos los territorios que conforman España, reivindicando que por encima de todo está la defensa de la unidad. En este sentido, ha vuelto a proclamarse como el líder de "la España de los balcones y las banderas", desde un partido que defienda "sin complejos" la "unidad". 

Como Santamaría, ha querido volver a alabar la labor del que ha sido el presidente del PP y del Gobierno, Mariano Rajoy, y ha asegurado estar "tremendamente orgulloso" de haber sido su portavoz. Y, a diferencia de la exvicepresidenta que no ha hecho mención a la que ha sido la secretaria general, María Dolores de Cospedal, ha agradecido también su trabajo. También se ha mostrado "orgulloso" de los otros presidentes que les han precedido: Manuel Fraga y José María Aznar. "Han hecho mucho por el partido y por España", alegando que "no puede aspirar a liderar el PP alguien que no está orgulloso de su pasado".

"El partido de la vida y de la familia"

Los valores más conservadores que ha sostenido Pablo Casado han ido dirigidos a defender "la vida y la familia". Dentro de los pilares del partido que ha proclamado, ha subrayado estos dos como esenciales para sustentar su proyecto: "No es de derechas ni de izquierda, es la base social de cualquier país. No hay nada más progresista que defender la vida, la natalidad y la conciliación". Y aquí ha asegurado la oposición a la ley de la eutanasia que está impulsando el PSOE.  

Casado reivindica el PP como el partido "de la seguridad" y de "las víctimas del terrorismo"

También ha sostenido que el PP se dirige a la "clase media" y que es el partido "de la España que madruga": "Somos la España de los autónomos que levantan la persiana y saben que están sacando adelante a sus familias y el país, el partido de los pensionistas (...) que quieren unas pensiones dignas, de los jóvenes que madrugan para ir a clase que quieren otra ley de educación, un país de las mujeres que quieren que el género no sea un mérito, un plus ni un hándicap. El partido de la libertad individual de las personas". 

También ha sostenido que es la formación que más defiende la honestidad: "Aquí no cabe un sólo corrupto", a la vez que incide en que no va a permitir que no "se respete al PP", que se tenga un "doble rasero" y se "condenen (mediáticamente) a compañeros que luego son absueltos". Y, sobre todo, ha puesto énfasis en ser el "partido de la seguridad y de las víctimas del terrorismo", denunciando las políticas contra la dispersión de los presos de ETA: "No nos dan pena los familiares de los terroristas, nos dan pena las familias de la víctimas".