Público
Público

El Supremo condena a un año de cárcel a los cantantes de dos grupos de música neonazi por un delito de odio en sus letras

Una de las canciones se refería a las personas migrantes diciendo que sus cuerpos "penderán de árboles y farolas" y sus "hijos morirán antes de que puedan nacer".

Imagen de la incautación de simbología nazi.
Imagen de archivo de una incautación de material con simbología nazi. EUROPA PRESS

Agencias/público

El Tribunal Supremo ha confirmado las condenas a un año de cárcel contra los líderes de las bandas de rock nazi Batallón de Castigo y Más que Palabras y dos distribuidores musicales por delitos de odio, al considerar que las "expresiones supremacistas de desprecio" vertidas durante una serie de conciertos celebrados en 2010 --que incluyeron gritos de "sieg heil"-- no pueden ampararse en la libertad de expresión porque su objetivo era propagar "sentimientos de discriminación".

La Sala de lo Penal ha ratificado, en un fallo del 11 de diciembre, la sentencia dictada en 2018 por la Audiencia Provincial de Barcelona contra Eduardo Clavero y Alberto Gonzalo, líderes de 'Batallón de Castigo' y de 'Más que Palabras' respectivamente, y contra Eduardo López y Pedro Fernández, responsables de dos empresas que se dedicaban a distribuir el material musical de ambos grupos y a vender merchandising obteniendo con ello "pingües beneficios".

Los cuatro fueron condenados como autores de un delito de odio del artículo 510.1 del Código Penal, con una circunstancia atenuante de dilaciones indebidas, a un año de cárcel con la pena accesoria de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, y al pago de una multa de seis meses con una cuota diaria de diez euros.

La investigación parte de una denuncia realizada en octubre de 2010 por el Movimiento contra la Intolerancia ante el Servicio de Delitos de Odio y Discriminación de la Fiscalía Provincial de Barcelona antes de un concierto en Sabadell, en la sala Kon-Fusión, donde los cantantes entonaron algunas canciones con contenido xenófobo y racista. Tanto es así que una de las letras, en referencia a las personas migrantes, venía a decir que "vuestros cuerpos penderán de árboles y farolas, vuestros hijos morirán antes de que puedan nacer"

El público gritaba "Josué libertad", en alusión a Josué Estebanez, condenado en 2009 por el asesinato de Carlos Palomino por razones ideológicas

Además, en el concierto de Sabadell, al que asistieron unas 200 personas con "estética 'skinhead'" y "exhibiendo simbología propia del régimen nacional socialista, como esvásticas y cruces gamadas", cada una de las canciones acabó al grito de "sieg heil" por parte del público, así como de "Josué libertad", en alusión a Josué Estebanez, condenado en 2009 por el asesinato de Carlos Palomino en Madrid por razones ideológicas.

Según el relato de la Audiencia de Barcelona, que ha acogido el Supremo, se interpretaron "canciones con trasfondo común referidas a la supremacía de la raza blanca y consiguiente discriminación de personas que no pertenecen a dicha raza, con la finalidad de extender el odio y la violencia como consecuencia de la xenofobia y antisionismo que dichas canciones implican, provocando y propagando dichos sentimientos entre los asistentes a los conciertos".

En los temas que sonaron hay frases como "soy un nazi" y "soy un nacional socialista" y se dice que "con los rojos y judíos no habrá piedad, sus mentiras y conflictos iban a pagar", hablando directamente de "ejecutar" y llamando a una "guerra civil ya". "Putos demócratas de mierda, no nos vamos a detener. Os declaramos la guerra, vuestros cuerpos penderán de árboles y farolas, vuestros hijos morirán antes de que puedan nacer, en los campos os pudriréis", reza una de las canciones interpretadas.

Fuera de la libertad de expresión

El Supremo ha desestimado los recursos de casación presentados por los cuatro condenados afirmando que  se trata de "expresiones supremacistas de desprecio contra individuos de determinados grupos, por el mero hecho de formar pare de una colectividad que no se tolera". De esta forma, el Tribunal considera que el contenido de las canciones no está amparado por la libertad de expresión.

TS: "Aunque la Constitución garantice el derecho fundamental a expresar y difundir libremente ideas, pensamientos y opiniones, no es un derecho ilimitado"

El TS ha recordado que, "aunque la Constitución garantice el derecho fundamental a expresar y difundir libremente ideas, pensamientos y opiniones, no es un derecho ilimitado y por ello ha de ceder, por ejemplo, ante expresiones vejatorias, ultrajantes, intimidatorias o amenazantes, como las que se vierten en función de razones discriminatorias, como étnicas, religiosas, sexuales, ideológicas, etc., o que conlleven una exclusión política, social, cultural o racial, englobable todo ello dentro del 'discurso del odio'".

"Como premisa, la libertad de expresión no debe primar a costa de quebrar la dignidad de la persona, reconocido como uno de los derechos 'fundamento del orden político y la paz social' (art. 10.1 CE)", ha incidido el alto tribunal.

Aunque en los conciertos participaron otras personas, Clavero y Gonzalo fueron los únicos intérpretes condenados en su condición de miembros permanentes de estos grupos de RAC (Rock Against Communism) y OI --un estilo musical que hunde sus raíces en el movimiento Skinhead--, de compositores y como organizadores de dichas actuaciones.

En cuanto a los otros dos condenados, la Sala II ha validado la pena contra López y Fernández como responsables de Distribuciones Serigráficas DSO y Soportes Sonoros SL, que se dedicaban a la venta de todo tipo de merchandising de contenido racista, xenófobo, antisemita y homófobo, así como a la reproducción de simbología propia del régimen del III Reich de Alemania y de sus líderes, entre ellos Adolf Hitler, material con igual trasfondo supremacista de la raza blanca".

Para el Supremo, en este caso los cuatro condenados no solo cumplen los dos elementos del delito de odio, sino que el "potencial peligro que es inherente a su radicalidad se incrementa exponencialmente" al lanzar ese mensaje en un concierto y difundirlo por redes sociales. Además, ha apuntado, "esa provocación ha surtido efecto, como lo demuestran las frases que consiguen que emita el público que asiste a su concierto, como "sieg heil" o "Josué libertad".

Aún está por ver si la condena de un año implica la entrada en prisión de los vocalistas neonazis.

Más noticias