Público
Público

Más de tres mil euros en multas por las campanadas contra Rivera en Altsasu

La Policía Foral ha sancionado a los cuatro jóvenes que el pasado 4 de noviembre se colaron en el campanario durante el mitin de la plataforma "España Ciudadana", en el que también participaron PP y Vox.  

Albert Rivera durante el acto realizado el pasado 4 de noviembre en Altsasu./EUROPA PRESS

El repique de campanas puede valer para llamar a los fieles a misa, o también para mostrar el rechazo a un mitin político. Si se trata de este último caso, los autores de la protesta tienen grandes probabilidades de afrontar sanciones económicas. Así ha quedado demostrado en Altsasu, donde los cuatro jóvenes que se colaron en el campanario durante el mitin de Albert Rivera han recibido multas que suman, en total, 3.300 euros.

La escena se registró el pasado 4 de noviembre. Aquella mañana, el líder de Ciudadanos se trasladó a un Altsasu literalmente tomado por la Guardia Civil y la Policía Foral. Había un despliegue policial pocas veces visto en este municipio, que para entonces ya era conocido en toda España por los incidentes que se registraron en la madrugada del 15 de octubre de 2016, cuando se produjo una pelea de bar en la que se vieron involucrados dos guardias civiles. A día de hoy, siete jóvenes se encuentran en prisión por estos hechos.

Dos años después de aquella trifulca nocturna fuera del bar Koxka, Ciudadanos organizó un acto en esa localidad navarra para mostrar su apoyo a la Guardia Civil. El mitin fue preparado por “La España Ciudadana”, aunque conquistó también al Partido Popular y Vox, dos formaciones que también hicieron acto de presencia en el mitin.

El escenario fue el kiosko del pueblo, exactamente el mismo lugar donde se habían realizado varios actos de apoyo a los jóvenes detenidos. Sin embargo, en esa ocasión sólo se oirían palabras de reconocimiento hacia la Benemérita y críticas hacia quienes no consideraban esos hechos como terrorismo.

Sin embargo, esas voces no lograron ser escuchadas con claridad. El motivo: la campana de la iglesia. Justo en el momento en que comenzaba el acto, desde el campanario –situado a pocos metros del mitin- empezó un incesante repique que tapaba las intervenciones de la víctima de ETA Beatriz Sánchez Seco, del filósofo Fernando Savater y del propio Albert Rivera.

Los autores de la acción fueron identificados por la Policía Foral, que ese día estaba a cargo del operativo. Por su parte, desde la parroquia de Altsasu se apresuraron a aclarar que no tenían nada que ver con la protesta y que en ningún momento habían autorizado que se subieran al campanario, quienes habían accedido al mismo “sin conocimiento de los sacerdotes”, que en ese momento “estaban en la sacristía”.

La Policía Foral tramitó el expediente, que acabó en multa de 3.300 euros. Según explica a Público Unai Otermin, miembro del movimiento Ospa de Altsasu, tres de ellos recibieron sanciones de 800 euros cada uno, mientras que el cuarto fue multado con 900 euros debido a que “también le acusaban de arengar a las personas que estaban en la plaza para que les defendieran”.

Manifestación y controles

Las multas fueron pagadas hace aproximadamente un mes y medio, pero sus consecuencias aún están presentes. De hecho, el próximo 22 de junio habrá una manifestación en el municipio navarro para protestar contra esas sanciones y denunciar también el “control social” que, según los convocantes, ejerce la Policía Foral. En ese contexto, Otermin asegura que entre enero y abril de este año "se han registrado 168 controles policiales en Altsasu". 63 de ellos han estado a cargo de la Guardia Civil, mientras que los 105 restantes fueron montados por la Policía Foral.