Público
Público
VIOLENCIA DE GÉNERO

El CGPJ pide reformar el Código Penal para castigar la violencia de género digital

Ángeles Carmona, la presidenta del Observatorio contra la violencia doméstica y de género, ha expuesto a los parlamentarios las dificultades para encajar en un tipo penal las denuncias que llegan a los juzgados sobre "violencia de control, amenazas o violencia psicológica" a través de móviles y otros dispositivos digitales. 

La presidenta del Observatorio de Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Ángeles Carmona. / EUROPA PRESS - RICARDO RUBIO
La presidenta del Observatorio de Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Ángeles Carmona. / EUROPA PRESS - RICARDO RUBIO.

La presidenta del Observatorio contra la violencia doméstica y de género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Ángeles Carmona, ha pedido cambios en el Código Penal para "tipificar la ciberdelincuencia de forma más específica" ante la cantidad de denuncias de mujeres que sufren este tipo de maltrato.

Durante su comparecencia en la Comisión de seguimiento y evaluación de los acuerdos del Pacto de Estado en materia de Violencia de Género, Carmona ha expuesto a los parlamentarios las dificultades para encajar en un tipo penal las denuncias que llegan a los juzgados sobre "violencia de control, amenazas o violencia psicológica" a través de móviles y otros dispositivos digitales. 

"Hay que modificar el Código Penal parar tipificar la ciberdelincuencia de forma más específica, las redes sociales son caldo de cultivo para el control de la víctima", ha señalado la responsable del observatorio judicial. 

Respecto al informe realizado por el CGPJ sobre la ley del si solo es sí, Carmona ha señalado que se trata de un informe "técnico exclusivamente" y no una valoración política de la propuesta legislativa del Ministerio de Igualdad. 

"Hemos querido visibilizar que en algunas ocasiones técnicamente hablando la forma de regular esta violencia sexual puede acarrear que se victimice más a la propia víctima porque la indefinición del consentimiento puede provocar que se le tenga que preguntar más y se revictimiza", ha opinado la jurista. 

Además, ha añadido que "al no haber distinción entre abuso sexual y agresión sexual, decisión del legislativo, en algunas ocasiones puede que se tenga que revisar sentencias porque con la mejor regulación la penalidad puede ser más baja y habría una consecuencia perniciosa" que no se pretende. 

En el repaso de las medidas del pacto en el ámbito judicial, Carmona ha explicado que 1.374 jueces de los 5.000 que hay en la carrera judicial han hecho ya el curso obligatorio de perspectiva de género y ha destacado que todos los jueces que quieran acceder a cualquier jurisdicción deberán acreditar la formación en ese ámbito. 

"Aunque estemos en funciones en el CGPJ, la lucha contra la violencia de género no ha parado en ningún momento", ha dicho Carmona, quien ha señalado que la formación impartida se ha extendido a todos los operadores jurídicos, pero también del ámbito sanitario, educativo y de los medios de comunicación. 

Ha recordado que siguen pendientes muchas medidas y reformas del pacto, aunque -ha explicado- el Poder Judicial se está adelantado a algunas de ellas, como la visualización de otras formas de violencia fuera del ámbito de la pareja. 

En el análisis de cómo ha evolucionado la jurisprudencia en perspectiva de género, ha destacado sentencias del Tribunal Supremo, como la que establece que "cualquier acción que implique contacto corporal no consentido es ya abuso sexual". 

Ha insistido en la importancia de que los tribunales no aprecien en sus resoluciones el síndrome de alineación parental "porque no tiene base científica alguna" y la aplicación del agravamiento de las penas cuando el maltrato se realice en presencia de menores, aunque no lo vean.

Carmona ha destacado el éxito de las pulseras de control que han pasado de una media de 700 dispositivos a 2.226 en la actualidad. "Están salvando vidas, no ha habido ningún asesinato de mujeres con con dispositivo". 

Durante la sesión de la comisión la diputada de Unidas Podemos Isabel Franco Carmona ha desvelado ser víctimas dentro y fuera del ámbito de la pareja: "Es importante que empecemos a decirlo, para vencer ese miedo, el silencio y la vergüenza; mi familia no lo sabe, pero lo sufrí igual que otras muchas mujeres y hay que normalizarlo y empezar a decirlo porque es el primer paso para salir de ello". 

Un "gesto valiente" que ha sido reconocido y elogiado por sus compañeros de las comisión y por la responsable del observatorio judicial: "Es un acto de valentía enorme y demuestra que cualquiera de nosotras es vulnerable, no hay perfil cualquiera, ni edad, ni formación, ni nivel cultural", ha aseverado Carmona.