Público
Público

Unidas Podemos busca frenar el regreso del bipartidismo con una campaña a pie de calle en Castilla y León

En el espacio confederal ven las elecciones autonómicas del 13 de febrero como un intento por parte de PP y de PSOE de trasladar un relato en el que el bipartidismo está fuerte. Aunque estos comicios no están directamente vinculados con el proyecto de Yolanda Díaz, son los primeros desde que se señaló a la vicepresidenta como futura candidata.

Pablo Fernández
El candidato de UP a la Junta de Castilla y León, Pablo Fernández, durante la presentación de su campaña. Nacho Gallego / EFE

El momento político en el que se van a celebrar las elecciones autonómicas en Castilla y León (el 13 de febrero) podría trascender al territorio. A ojos de Unidas Podemos el resultado de estos comicios es, entre otras muchas cosas, la base sobre la que el PP y el PSOE pueden empezar a construir un relato sobre la vuelta de un bipartidismo que, defienden en el espacio, tiene parte de defunción.

Las encuestas apuntan a una victoria de Alfonso Fernández Mañueco en una comunidad que lleva 35 años gobernada por los conservadores. Si esto sucede y el candidato del PP revalida la Presidencia de la Junta de Castilla y León, los de Pablo Casado podrían poner la pista de aterrizaje a un discurso de 'remontada' que comenzó tras la victoria de Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid.

En cuanto al PSOE, socio de Unidas Podemos en el gobierno estatal y en varios ejecutivos autonómicos, en la formación morada consideran que un relato que fortalezca al bipartidismo de cara al próximo ciclo electoral que, en principio, desembocará en unas elecciones generales, no le viene mal a los de Pedro Sánchez.

Es por esto que uno de los ejes fundamentales de la candidatura liderada por Pablo Fernández (secretario general de Podemos en Castilla y León y portavoz del partido a nivel estatal) será precisamente el de constatar durante la campaña que el bipartidismo está obsoleto, desaparecido y que no es útil para la ciudadanía.

Fernández se abrió paso en la escena mediática a raíz de los discursos que protagonizaba en las Cortes de Castilla y León, unos discursos que  a juicio de Unidas Podemos se salían de lo convencional y representaban a todas esas "voces" que durante más de 30 años habían estado fuera de las instituciones de este territorio.

Hace unos días la ultraderecha cargó contra el secretario general de Podemos en Castilla y León porque había pasado de trabajar como quiosquero a estar en las instituciones y cobrar un sueldo público. Y es precisamente este perfil el que quieren poner de manifiesto desde Unidas Podemos en la campaña de Castilla y León bajo una premisa clara: si gana el bipartidismo y se debilitan las denominadas fuerzas del cambio, la voz de los "olvidados" por el PP en estos años volverá a quedar fuera de las instituciones.

Los grandes mítines dejan paso a encuentros y charlas

Otro de los ejes de la campaña será la búsqueda del contacto más directo con la gente en espacios urbanos en detrimento de las grandes puestas en escena. Aunque habrá actos importantes y grandes mítines durante la campaña (en los que participarán los ministros de Unidas Podemos en el Gobierno), en principio la idea es que predominen los encuentros de los candidatos con asociaciones y vecinos en la calle, una situación que también está motivada por la pandemia del coronavirus.

Esta ya fue una fórmula desplegada por el espacio confederal en las pasadas elecciones de la Comunidad de Madrid, donde Pablo Iglesias basó su campaña en encuentros con la ciudadanía en barrios como Lavapiés y ciudades como Rivas.

En cuanto a los contenidos, el eje fundamental es el de reivindicar la defensa de banderas clásicas del espacio confederal desde irrupción en la política, como el feminismo, la lucha contra el cambio climático, la defensa de los servicios públicos o (en el caso de comunidades como Castilla y León), la lucha contra la despoblación.

Todas estas materias se agruparán en una misma idea, la de trasladar su "degradación" en los 35 años en los que el PP se ha mantenido en el poder. Unidas Podemos hablará durante la campaña de la caída en picado de los servicios sanitarios en el territorio (un modelo que, a su juicio, ha vivido el mismo deterioro que la sanidad de la Comunidad de Madrid) o de la emigración masiva de la juventud castellano y leonesa en busca de trabajo.

También se dedicará un espacio importante a la defensa de la ganadería extensiva en detrimento del modelo de las macrogranjas, un debate que ya está marcando buena parte de la precampaña de estos comicios.

En Podemos tienen en cuenta, además, que estas son las primeras elecciones tras asumir la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, el liderazgo del espacio confederal (aunque no ha aceptado todavía ser candidata ni ha definido cómo va a ser su proyecto político).

En la formación morada son conscientes de que estos comicios no están relacionados directamente con el proyecto de la ministra de Trabajo (que participará en la campaña, aunque su papel se decidirá cuando se recupere de la covid-19), pero trasladan que esta es la primera parada y la primera prueba de fuego de un objetivo que sí tendría que ver con Díaz: mantener una implantación territorial para que su proyecto se sustente en una estructura fuerte y sólida.

Más noticias