Público
Público
las cloacas de Interior

Villarejo: "Mi misión con la princesa Corinna era engañarla, seducirla, ganarme su confianza para recuperar unos papeles"

El comisario Villarejo declara en el juicio que se celebra este viernes en su contra que el CNI le envió a ver a la examiga del rey emérito para solucionar el problema que había creado su responsable, Félix Sanz Roldán, "al ir en persona y amenazar a una mujer". 

El comisario jubilado José Manuel Villarejo, durante su declaración en el juicio.
El comisario de policía jubilado José Manuel Villarejo, declarando en el juzgado de lo Penal 8 de Madrid este viernes, 15 de enero.- PÚBLICO.

Por primera vez el comisario jubilado José Manuel Villarejo se sienta en el banquillo de los acusados. Este viernes se está celebrando en el juzgado de lo Penal número 8 de Madrid  el primero de una batería de juicios pendientes contra el polémico policía, en prisión preventiva desde noviembre de 2017, acusado de cohecho, falsedad documental, tráfico de influencias, descubrimiento de secretos y extorsión. En esta primera vista oral Villarejo está acusado de presuntos delitos de denuncia falsa y calumnias contra Félix Sanz Roldán, director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) entre 2009 y 2019. La Fiscalía pide para Villarejo dos años de prisión, uno de ellos por las declaraciones presuntamente injuriosas contra Sanz Roldán por decir en el programa de TV  'Salvados' , en mayo de 2017, que el exdirector del CNI había amenazado personalmente a la empresaria y examiga del rey emérito Corinna Larsen para intentar proteger a Juan Carlos de Borbón.

"A la princesa Corinna la engañé diciendo que era un abogado que la iba a ayudar con su problema con Sanz Roldán. Me mandó el CNI, mi misión era seducirla, ganarme su confianza, y así lo hice". Villarejo ha relatado el origen de su relación con la examiga del rey emérito, la empresaria germanodanesa Corinna Larsen. " En 2014, a raíz de los problemas que empecé a tener con el 'pequeño Nicolás' y con la Dra. Pinto, a quienes no he visto en mi vida, pensé en retirarme, pero en el CNI  me dijeron que era muy importante recuperar unos documentos que afectaban a la seguridad del Estado". Villarejo ha dicho que se reunió con Corinna en varias ocasiones, en Londres y en Mónaco. "Cuando comprobé todo, me preguntaba cómo era posible que hubiera ido Sanz Roldán en persona a amenazar a esa mujer, en vez de mandar a alguien anómino". 

"No tenía ánimo de injuriar Félix Sanz Roldán, sino un ánimo de mostrar mi enfado hacia su acoso.  Como militar que es, organizó una operación militar contra mí.  No se puede justificar que se amenace a una señora siendo una persona de tanto peso", ha declarado José Manuel Villarejo, dotado de una mascarilla con la bandera de España.

Respecto al presunto delito de denuncia falsa contra el excomisario, este ha ratificado lo que ya denunció en su día: que Féliz Sanz Roldán filtró al periódico El País un dossier sobre él, que contenía una fotografía que le tomaron bajando de un avión del aeropuerto de Melilla mientras ejecutaba una operación antiterrorista como agente encubierto. Su denuncia fue archivada, pero sirvió para que la Fiscalía y la Abogacía del Estado iniciaran acciones contra Villarejo por una acusación falsa a sabiendas contra Félix Sanz Roldán.

Villarejo ha dicho en el juicio que "no hay otra persona en el CNI que pudiera haber filtrado esa fotografía. Tengo confianza en la gente que trabaja en el CNI. De hecho, cuando me detuvieron pedí al juez Diego de Egea que mis archivos fueran a parar al CNI para evitar filtraciones, pero Sanz Roldán dijo que no había nada importante ahí..." Y ha añadido: "Nunca ha prosperado ninguna denuncia mía contra Sanz Roldán y por eso estoy preso desde hace cuatro años, intervenidas las comunicaciones, grabándome hasta cuando mantengo relaciones íntimas con mi mujer. Tengo casi 70 años y solo tengo un boli y mi memoria, no dispongo ni de ordenador en mi celda para preparar mi defensa".

Villarejo atribuye al exdirector del CNI todos sus males desde que fue detenido, el 3 de noviembre de 2017. "Yo no le tengo miedo, y he pasado mucho miedo en mi vida, he estado en agujeros en Somalia, pero a él no le tengo miedo. Y ese es el motivo por el que estoy preso. Me han robado todo, me han quitado todo, pero no quiero pensar que también me quiten mi convencimiento en la Justicia".

Más noticias de Política y Sociedad