Público
Público

Vox empieza a dividirse en grupos impares menores de tres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Primero fue Alejo Vidal-Quadras; después Cristina Seguí y hoy Ignacio Camuñas. Los tres, cargos importantes de VOX, aglutinan parte de la responsabilidad de la ruptura interna que el partido ultraderechista lleva sufriendo desde el batacazo electoral de las pasadas elecciones europeas. La investigación abierta al nuevo presidente en funciones, José Luis González Quirós, por un presunto lucro irregular ha terminado de desquebrajar a la formación.

Así, el exministro Ignacio Camuñas ha anunciado este miércoles que abandona la militancia en VOX, del que era vicepresidente, porque no desea participar en 'luchas internas' por el poder del partido que no responden a 'planteamientos ideológicos ni de estrategia política', sino a 'meros enfrentamientos personales'.

Y es que Camuñas, que fue el principal inspirador y autor del manifiesto fundacional de esa fuerza política —en el que se defiende 'la necesidad de impulsar una nueva ley electoral' que sirva para 'revertir el régimen partitocrático vigente'—, se va apenas unos días después de que otra de las directivas del partido, Cristina Seguí, renunciara a su cargo en la Ejecutiva del mismo.

Desués de que Vidal-Quadras renunciara a liderar la formación por la necesidad de 'iniciar una nueva etapa' tras no haber logrado ni un solo escaño en el Parlamento Europeo, VOX se vio afectado por la presunta utilización que González Quirós podría haber hecho del partido para lucrarse. Según informaciones adelantadas por el diario El Mundo, el filósofo facturó a VOX cerca de 58.000 euros a través de su propia consultoría, Mind & Matters.

Para Seguí, dicha operación puede ser legal, pero ella prefiere 'la lucha contra el amiguismo'. 'No hay que contratar amigos ni familiares ni a uno mismo', declaró el día de su renuncia. No obstante, dentro de la formación hay quien cree que la valenciana dio a este tema 'más importancia de la que tiene'.

Por su parte, Camuñas, al explicar su dimisión y su salida de VOX, argumenta que no quiere 'participar en las luchas internas que se han desatado en el partido recientemente' y que, a su juicio, 'carecen de sentido', porque no obedecen a planteamientos ideológicos ni de estrategia política. 'Esta situación de meros enfrentamientos personales y luchas por el poder producirá, a buen seguro, un enorme desencanto y un profundo desconcierto entre sus afiliados', añade en su comunicado.

A las luchas internas ha contribuido también el propio Vidal-Quadras, al declarar, hace tan sólo unos días, que es partidario de formar parte de una posible coalición con UPyD y Ciutadan's para concurrir a los comicios de 2015. Unas declaraciones que no sentaron bien en su formación, especialmente,  a uno de los cofundadores de la misma, Santiago Abascal, que incluso le invitó a abandonar la militancia en VOX: 'Lo lógico es que antes de ofrecerte a un partido, dimitas del tuyo', le espetó.