Público
Público

Zapatero hará un Gobierno "funcional"

Afirma que se adaptará a los objetivos de la legislatura: mejorar la economía, modernizar España y lograr nuevas mejoras sociales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Un Gobierno más funcional'. Así resumió ayer en Bruselas el presidente su meta para la formación del Ejecutivo que, como es habitual tras unas elecciones, tiene en vilo a la actualidad política y del que lo único que se sabe con relativa certeza es que mantendrá las dos vicepresidencias en manos de María Teresa Fernández de la Vega y Pedro Solbes, y que no será 'exacto' al anterior, según confirmó José Luis Rodríguez Zapatero ayer.

¿Y qué significa 'más funcional'? ¿Que ahora no funciona? ¿Un Gabinete más político, con más pesos mediáticos al frente? Desde la Moncloa explican que el término se adecúa a la línea de diseño del Consejo de Ministros que está dibujando Zapatero. 'El presidente está dando prioridad a los objetivos de la legislatura por encima de las personas', explican desde su entorno.

Cinco objetivos

Es decir, que antes de proponer a unos u otros ser ministros, Zapatero elaborará una estructura gubernamental ajustada a sus cinco objetivos para los cuatro años venideros. Puntos que el jefe del Ejecutivo enumeró en rueda de prensa tras el Consejo Europeo: que la economía funcione, que se cree empleo, sobre todo, para las mujeres, que se avance en el proceso de modernización e innovación de España, que se gane en política social y en integración, y que se aumente la efectividad de la política antiterrorista, especialmente, buscando el consenso con la oposición.

El término funcional está, por tanto, referido a las prioridades de Zapatero con respecto a su segunda legislatura. Entre estas metas de trabajo, cabe destacar el ámbito de la 'integración', término con el que el presidente sustituye al de 'inmigración' y que anuncia la intención de dar un paso más allá de los avanzados, tal vez, con la creación de un Ministerio específico que incluya esta denominación.

Investidura

El jefe del Ejecutivo negó ayer haber mantenido contactos con los dirigentes de los otros partidos para recabar apoyos a su investidura, aunque sí reconoció que había hablado con casi todos ellos para recibir sus felicitaciones y analizar los resultados electorales. 'No hemos entrado en materia y es un asunto que abordará en una primera fase el partido', explicó Zapatero, que tampoco se atrevió a dar un pronóstico sobre si recibirá el apoyo necesario para su investidura en una primera o en una segunda vuelta de la votación.

El presidente del Gobierno se mostró confiado en unos resultados que son los mejores de 'un partido en unas elecciones generales' en España, con el 44% de los votos, y en que los partidos restantes tengan esto en cuenta y 'sea decisivo a la hora de conformar la investidura'.

Zapatero no dio sorpresas ni exclusivas, aunque, si acaso, sorprendió al canjear la seguridad con que ofreció públicamente a José Bono la presidencia del Congreso antes de las elecciones por un 'es el candidato que tiene más posibilidades', que confirma que hay otros.