///

Beneficios y riesgos de tomar melatonina


Si te cuesta conciliar el sueño o eres fácil víctima del insomnio, es más que probable que alguna persona allegada te haya sugerido acudir al consumo de melatonina como remedio eficaz, seguro y saludable para gozar de noches de descanso reparador. Si bien es cierto que puede ayudar a mejorar tu bienestar, es conveniente tomar en consideración algunos datos que te permitirán esclarecer los potenciales beneficios y riesgos que presenta este principio activo.

¿Qué es la melatonina?

La melatonina o N-acetil-5-metoxitriptamina es una hormona que el organismo humano produce de forma natural. Es sintetizada por la glándula pineal sobre la base inicial del triptófano, un aminoácido esencial presente en muchos de los alimentos que consumimos cada día. El triptófano será transformado en serotonina y posteriormente ésta será convertida en melatonina. Hablamos de una neurohormona que interviene en una extensa diversidad de procesos endocrinos y fisiológicos.

No obstante, buena parte de su popularidad reciente está relacionada con su protagonismo en la regulación de los ciclos de sueño y vigilia. De hecho, en un buen número de casos, los trastornos del sueño se asocian a un descenso en la producción de melatonina con origen en distintos factores: edad, elevada intensidad de luz ambiental, alimentación pobre en triptófano, etc. En cualquier caso, hay otras muchas patologías que pueden estar detrás de los problemas para dormir a plena satisfacción y siempre será imprescindible escuchar el consejo de nuestro médico antes de optar por la N-acetil-5-metoxitriptamina como solución.


¿Es la melatonina un medicamento?

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) autoriza la comercialización de algunos fármacos que contienen melatonina, como por ejemplo Circadin (2 mg) y Melatonite (3 mg), siempre bajo la receta o prescripción de un facultativo. Sin embargo, sí es posible vender y comprar libremente en España esta hormona como complemento dietético cuando se trata de comprimidos o cápsulas que contengan un máximo de 1,9 mg de melatonina por unidad.

En consecuencia, esta sustancia es un medicamento que solo puede adquirirse en farmacias, pero también es un suplemento nutricional disponible en parafarmacias, supermercados, grandes superficies o establecimientos de dietética. Su condición de fármaco o complemento nutricional dependerá de la dosis por comprimido o cápsula.

¿Qué beneficios puede aportar el consumo de melatonina?

Diferentes líneas de investigación sugieren distintos efectos en la salud a través de su consumo:


  • Puede favorecer la conciliación o el mantenimiento del sueño cuando hay una disminución de la producción o liberación de melatonina en sangre.
  • Está especialmente indicada para el tratamiento a corto plazo del insomnio primario, que se caracteriza por un sueño de mala calidad en pacientes mayores de 55 años. En estos casos se registran dificultades para conciliar el sueño o mantenerse dormidos y con frecuencia se refiere sueño no reparador o despertarse cansado, con la sensación de no haber dormido bien.
  • Estimula la secreción de la hormona del crecimiento, imprescindible para el desarrollo infantil y para el mantenimiento de los tejidos y órganos durante toda la vida. Esta hormona estimula el crecimiento infantil y ayuda a mantener los tejidos y órganos a lo largo de toda la vida.
  • Permite regular un buen funcionamiento del sistema inmunitario, con el consiguiente efecto de prevención ante posibles infecciones o patologías diversas.
  • Al estimular la función inmunitaria, favorece la prevención del cáncer. Potencia la eficacia terapéutica de quimioterapia y radioterapia. También reduce los efectos secundarios de los citados tratamientos.
  • Previene y frena la enfermedad en el COVID-19: según distintos trabajos de investigación recientes, la probabilidad de tener resultado positivo en un test PCR para el Covid-19 se reduce en un 28 por ciento en personas que han sido tratadas anteriormente con melatonina. Por otra parte, su poder terapéutico como antioxidante, antiinflamatorio, regulador inmunitario y antiviral, ha propiciado que se haya utilizado con resultados favorables en el tratamiento de algunos pacientes graves de coronavirus.

Riesgos de tomar melatonina

En general, las evidencias de los últimos estudios clínicos no muestran efectos adversos a corto plazo que resulten frecuentes o relevantes para las personas que consumen melatonina de forma habitual.  Tal y como sucede con todos los principios activos, en algunos supuestos infrecuentes  se refieren efectos no favorables, como desmayos, dolor torácico, desorientación, mareos o reducción del número de glóbulos rojos, plaquetas o glóbulos blancos.

Para prever posibles interacciones también es recomendable consultar a nuestro médico si estamos siendo tratados con fármacos anticoagulantes, anticonvulsivos, anticonceptivos, fármacos prescritos para la diabetes, antihipertensivos  o inmunosupresores.

¿Qué dosis de melatonina necesito tomar?

La Melatonina ayuda a dormir mejor

Ante este interrogante, una vez más hemos de indicarte que deberá ser tu propio médico el que te ofrezca una respuesta satisfactoria, eficaz y segura. El facultativo además te prescribirá si debes optar por un medicamento que contenga dicha hormona o aconsejarte la ingesta de un complemento dietético con dicho principio activo.

En general, las dosis diarias entre 0,5 y 5 mg han mostrado su eficacia para ayudar a regular el sueño y minimizar sus trastornos, dependiendo del paciente y de sus dificultades para lograr un descanso reparador. En todo caso, la melatonina deberá tomarse por la noche, unos 40 minutos antes de ir a dormir.


SI comienzas a tomar N-acetil-5-metoxitriptamina en la forma prescrita por tu doctor, notarás que podrás dormir mejor pasados unos 15 ó 20 días de tratamiento. Su efecto no será inmediato desde la primera noche en la que lo consumas.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.