/

La importancia de las habilidades comunicativas en el trabajo

Las habilidades comunicativas son las capacidades que tiene una persona para poder relacionarse de manera efectiva con el otro, para que todo lo que queramos decir quede más nítido, organizado y mucho mejor. Hablar, escuchar, leer y escribir son, por ejemplo, las que están referidas al lenguaje pero, ¿qué pasa con el resto?

Más allá de lo básico -especialmente si queremos orientarlas al ámbito laboral- las soft skills consiguen que el ambiente en el que nos movemos sea mucho más dinámico, tenga una personalidad aparte y pueda, de alguna manera, conseguir los objetivos que se marcó desde un inicio.

¿Cómo podemos usar las habilidades comunicativas en el trabajo?

Al hablar de habilidades comunicativas en el trabajo debemos ser un poco más específicos y es que, más allá de la escucha, la empatía, una comunicación verbal lícita y aquella que hacemos por gestos, nos encontramos con otras formas de lograr ese vínculo que tenemos con la persona y/ equipo que hay delante.

Herramientas perfectas para el día a día, si estamos en un ámbito laboral dónde necesitamos que la lectura de los gestos sea especialmente fluida, conviene que vayamos trabajando su potencial, que seamos capaces de ir hacia la negociación y, además, podamos desarrollarnos de manera adecuada. A continuación, para que veas algunas formas de su uso, te dejamos con ejemplos interesantes:

Asertividad

A la capacidad de encontrar un equilibrio entre lo que se dice y los intereses que hay al respecto lo conocemos como asertividad. Vital en el ámbito laboral en lo que respecta a la asignación de tareas y/o planteamiento de los distintos objetivos, resulta interesante ver cómo le damos tregua para la resolución de conflictos o derivados. ¿Te lo habías planteado de esta manera?

Contacto visual

El contacto visual es esencial a la hora de establecer una conversación cara a cara y es que, aunque hablemos con la persona por la lengua, siempre la andamos mirando, observando cuáles son sus gestos mientras que nosotros hacemos los nuestros. Con muchas lecturas desde el inicio, conviene que la llevemos trabajada de casa.

Perspectiva del otro

Adoptar la perspectiva del otro permite que podamos saber la manera en la que va a reaccionar, anticiparse al posible gesto que pueda (o no) hacer. Esta habilidad, que permite que la persona pueda ver distintos puntos de vista de una misma situación, es algo que merece la pena trabajar y tener siempre presente. ¿No te lo habías planteado?

Capacidad negociadora

En el ámbito laboral seguramente demos con situaciones de conflicto en el que dos o más personas en una misma conversación tengan intereses enfrentados. Para esto, la capacidad negociadora resulta fundamental desde el primer día, necesaria para conseguir ciertos objetivos. ¡No te la dejes atrás!

Escucha activa

Una habilidad que se nos hace relativamente sencilla es esa en la que mostramos al otro que estamos atento a lo que dice -aunque no sea así- Básica como pocas, implica que hagamos algún gesto con la cabeza o que sigamos el hilo de conversación desde el que parece que se resolverá el conflicto. ¿Lo observaste con anterioridad?

Manejo de los nervios

Cuando tenemos buenas habilidades comunicativas -y sabemos la manera en la que podemos organizarlas- el manejo de los nervios resulta mucho más natural. Evitar una actitud pasiva y plantear preguntas, mostrar interés por las ideas del otro son algunas de las cosas que nos ayudarán con el proceso.

Habilidades de comunicación en el CV, ¿cómo podemos ponerlas?

Entrevista de trabajo - Fuente: Pexels
Entrevista de trabajo – Fuente: Pexels

Ante los tipos de habilidades sociales que tenemos y sus variantes, si estamos dentro del ámbito laboral, suele ser habitual preguntar cómo colocarlas en el CV, qué interés suscitan en el momento en que hacemos consciente a la persona receptora de aquello que sabemos manejar y lo que no.

Si bien es verdad que se asume que contamos con ellas sin que las leemos en la hoja laboral, el detalle de que se sepan cuáles son las que mejor defendemos, esas que nos hacen contar con un as bajo la manga, puede servirnos de cara a una selección y es que, del ámbito no hablado también se sacan muchas cosas.


Los perfiles sociales, como soporte para el CV, también pueden gozar de un pequeño rincón y/o apartado en el que coloquemos esas habilidades de comunicación de las que podamos presumir de cara a una entrevista de trabajo. Descritas en la experiencia laboral, igual pronto te están llamando por alguna de ellas.
Como vemos, la importancia de las habilidades de comunicación dentro del trabajo es algo que debemos tener en cuenta. Gracias a la gestión que hacemos de las mismas, tenemos la oportunidad de sacar partido y/o rentabilidad del manejo de las mismas. Casi como una herramienta más para que el resultado final salga correctamente, ¿por qué no ibas tú a considerarlas mejor la próxima vez?

*Contenido elaborado en colaboración con una marca