Público
Público
OFRECIDO POR LA DGT

30 km/h: esta es la nueva velocidad máxima permitida en las calles de un carril por sentido de circulación

La DGT busca reducir los accidentes en las vías urbanas e impulsar la movilidad sostenible estableciendo un nuevo límite de velocidad.

30 km/h: esta es la nueva velocidad máxima permitida en las calles de un carril por sentido de circulación
30 km/h: esta es la nueva velocidad máxima permitida en las calles de un carril por sentido de circulación. DGT

CP

Respondiendo a la solicitud de la Federación Española de Municipios y Provincias y de distintos ayuntamientos de toda España, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha decidido aprobar una nueva normativa por la que se establece en 30 km/h la velocidad máxima de circulación en las calles de un único carril por sentido.

Una medida con la que se busca salvar vidas a base de reducir el riesgo de sufrir accidentes en las vías urbanas y sin que ello suponga una mayor ralentización del tráfico. Asimismo, la DGT espera que este nuevo límite impuesto en todo el país sirva para fomentar los desplazamientos en medios activos (a pie o en bicicleta), ya que los ciudadanos valorarán sus calles como más seguras, haciendo de estas unos entornos más activos y sanos donde se potencie la convivencia.

¿Por qué 30 km/h y no otra velocidad? El organismo público ha basado su decisión en los datos: en las conocidas como ‘zonas 30’ se ha demostrado el efecto de esta reducción en la siniestralidad, con una disminución de los accidentes de más del 40%. Además, si se es atropellado a 50 km/h el riesgo de fallecer es del 90%, pero si esta velocidad es de 30 km/h, el porcentaje baja hasta el 10%.

A 30 km/h también son más eficaces los sistemas de seguridad para peatones, comparándolo con circular a 50 km/h, velocidad a la que además se necesita el doble de distancia para detener el vehículo, frente a si se va a 30 km/h.
La nueva medida de la DGT, en definitiva, busca reducir el número de fallecidos en las vías urbanas: 519 personas en 2019, un 6% más que en 2018. De todas ellas, el 82% eran usuarios vulnerables, un porcentaje demasiado alto que se evitará bajando el velocímetro en las calles de toda España.

Más noticias