Público
Público

arzobispo valladolid La Iglesia anula como docente a una profesora por estar separada y recurrir a la fecundación 'in vitro'

El Arzobispado de Valladolid le retiró la confianza como docente de la asignatura de Religión por la "irregularidad de su vida familiar". La afectada, que llevaba 16 años impartiendo clases en colegios públicos, recurrirá a los tribunales.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ricardo Blazquez, arzobispo de Valladolid. / EFE

El Arzobispado de Valladolid ha anulado como docente a una profesora por estar separada y recurrir, supuestamente, a la fecundación in vitro. La afectada, que se encuentra en paro después de 16 años impartiendo clases en colegios públicos, recurrirá a los tribunales su despido.

En una extensa carta emitida el pasado 5 de julio, la delegada diocesana de enseñanza, en nombre del arzobispo cardenal Ricardo Blázquez, que también es presidente de la Conferencia Episcopal, le comunicaba a la maestra la retirada de confianza como docente de la asignatura de Religión por la "irregularidad de su vida familiar". 

A últimos de julio, la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León extinguió su contrato al haber perdido el requisito esencial de la missio canonica ("haber sido propuesto a la Administración Educativa por el Obispo de la Diócesis como profesor competente e idóneo para impartir la Religión en un centro escolar").

La mujer ha explicado que su vida ha sido dura y que su matrimonio fue "un descalabro" del que le costó recuperarse y del que prefiere no dar detalles, según informa eldiario.es. "Como muchas mujeres me he equivocado en mis elecciones. He sido una mujer anulada", asegura. 

Advierte además de que las quejas recibidas no son de padres del colegio donde impartía clases, sino los padres del centro privado al que asisten sus hijas, integrantes del Opus Dei. 

"Irregularidad en su vida familiar"

Según recoge el diario.es, la mujer y el Arzobispado mantuvieron varias reuniones a lo largo de los últimos seis años. En ellas, la Iglesia indagó sobre su vida personal y le informó de que vivía una "situación de irregularidad matrimonial". Le comunicaron que la institución "había llegado a saber" que se había separado y que "mantenía una relación con otro hombre".

Durante las reuniones, la profesora manifestó también su deseo de ser madre. Entonces, el Arzobispado le aconsejó buscar "un consejero" para "solucionar su matrimonio", o bien estudiar unas oposiciones para encontrar otro trabajo porque no obtendría la missio canonica. 

En una segunda cita, confesó haber tenido dos hijas con su nueva pareja, la que tenía después de su separación, y se le transmitió que su forma de vida quebrantaba el compromiso de "recta doctrina" y de "dar testimonio de vida cristiana". La solución para el Arzobispado era instar la nulidad del matrimonio anterior y la profesora procedió a iniciar los trámites.

Más adelante, la Iglesia se enteró de que la maestre había terminado su segunda convivencia y mantenía una tercera con otro hombre. Descubrieron que convivía con esta pareja que era separado y tenía tres hijos. Por ese motivo se la volvió a convocar y "de nuevo fue informada de lo irregular de su vida familiar" incompatible con la vida de un profesor de Religión y Moral católica. 

Pero los informes sobre su vida no dejaron de llegar al Arzobispado. El obispo auxiliar la hizo llamar el pasado 28 de junio, para "analizar la renovación de la missio canonica" y fue entonces cuando el Arzobispado le retiró su confianza para que ejerza como docente de la asignatura de Religión y Moral católica.

Fecundación 'in vitro'

La afectada ha relatado también que, aunque no se ha incluido en el escrito, se le llegó a reprochar que hubiese sido madre por el método de fecundación in vitro. Subraya que sus hijas "son hijos de Dios" y a la vez lamenta que algunas personas cometan un delito "al vulnerar datos especialmente protegidos por Ley".

Según las informaciones del medio citado, el director general de Recursos Humanos de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León reconoció las reuniones entre Arzobispado y docente pero aseguró que ellos no pueden hacer nada. Aunque la Junta es quien contrata a los profesores de religión, es el Arzobispado quien los nombra y quien deja de hacerlo si lo estima oportuno. 

"La Dirección Provincial de Educación no ha tenido ninguna queja sobre esta profesora", reconoció. La retirada de confianza sobre los docentes de religión es frecuente. "En este momento tenemos otras dos idoneidades retiradas por parte del Arzobispado de León", reconoció. 

Sobre las razones que hacen posible concluir que un docente está fuera de la "recta doctrina" y una normativa en la que basar esa decisión, es el Evangelio, la Biblia y miles de escritos que pueden encontrarse en Internet ya que no existe un procedimiento reglado, informa el medio. 

Más noticias en Política y Sociedad