Público
Público

Boris Johnson restringirá el proyecto de ley de Theresa May sobre cambio de sexo

El Gobierno británico prohibirá las "curas homosexuales" para compensar la reducción en el cambio del certificado de nacimiento. La escritora J.K. Rowling contribuye a encender el debate sobre transgénero.

El primer ministro británico, Boris Johnson, visita las tiendas del centro comercial Westfield Stratford, al este de Londres, que han puesto en marcha medidas de seguridad tras la alerta sanitaria por la pandemia del coronavirus.. REUTERS/John Nguyen/Pool
El primer ministro británico, Boris Johnson, visita las tiendas del centro comercial Westfield Stratford, al este de Londres, que han puesto en marcha medidas de seguridad tras la alerta sanitaria por la pandemia del coronavirus.. REUTERS/John Nguyen/Pool

Conxa Rodríguez

El Gobierno británico está haciendo marcha atrás en el legado que heredó de Theresa May respecto a la legislación sobre cambio de género de los transexuales, según ha filtrado The Sunday Times. El equipo de Boris Johnson sólo autorizará el cambio de género en el certificado de nacimiento si hay un diagnóstico médico que constate una "deformación genital o de género" o androgenismo. Esta condición es nueva respecto al proyecto de ley del Gobierno previo que no incluía el diagnóstico médico y contemplaba la "auto identidad".

La reforma de la ley actual (Gender Recognition Act de 2004) lleva tiempo en la mesa de los distintos ejecutivos para ser actualizada. "Boris Johnson no quiere una pelea sobre este tema, sino hablar de él", publica el inews, una de las cabeceras que sigue más de cerca el asunto. La ministra de Igualdad, Lizz Truss, presentará las reformas antes de acabar el mes de julio e iniciar el período vacacional político. Organizaciones como Amnistía Internacional se han pronunciado en contra de la restricción.

Para compensar las nuevas, y acotadas, condiciones que se les exigirá a los transexuales, el Gobierno británico prohibirá las llamadas "curas o terapias homosexuales" o la promoción de remedios para la homosexualidad.

Con esta medida se publicará también una nueva normativa para proteger los espacios sólo de mujeres (lavabos públicos, salas para cambiarse en piscinas públicas, etc.) a los que no podrán acceder personas de anatomía masculina. El uso de "espacios de género" en lavabos públicos, probadores de tiendas, centros deportivos, etc, lleva tiempo provocando polémicas en Reino Unido.

El colectivo Mermaid UK, partidario del cambio de género por razones de "auto identificación", ha criticado el proyecto de ley que, de cumplirse los plazos previstos, se presentará al Parlamento antes de que acabe el 2020. "Las mujeres tendrán que llevar encima un documento de identidad [en Reino Unido no existen los DNI] para demostrar su sexo; no suena muy progresista esta medida, ni las empoderará", ha publicado Mermaid UK en un comunicado.

La ministra de Mujer e Igualdad (y secretaria de Estado de Comercio Internacional), Liz Truss, en Downing Street, para acudir a una reunión del Gobierno británico, en Londres.. REUTERS/Henry Nicholls

A día de hoy en Reino Unido, la ley de 2004 autoriza el cambio de género tras 24 meses de solicitud, viviendo con el "género adquirido" tras el diagnóstico médico de "deformación genital o de género". Dos informes médicos deben certificar el cumplimiento de estas condiciones.

Y hay que pagar 140 libras (180 euros) extras para renovar el pasaporte y pasarlo de un género a otro. El colectivo GLBT lleva tiempo presionando para reformar la legislación que con Boris está dando un paso atrás respecto a Theresa May.

La ministra de Igualdad, según The Sunday Times, ya tiene lista las reformas, entre las que figuran también condiciones para los médicos que certifiquen las deformaciones. "No se van a encontrar médicos hippies y pasotillas dispuestos a decir que uno es mujer; eso no ocurrirá", aducen las fuentes del dominical.

Por casualidad, o causalidad, los cambios que planea Boris Johnson se conocen en un momento en que el debate sobre el cambio de género está al rojo vivo a raíz de la intervención de la escritora J.K. Rowling en el tema. La autora de Harry Potter lleva mucho tiempo escribiendo sobre el cambio de sexo desde su página web y cuenta de Twitter.

J.K. Rowling aduce que la identidad sexual de las personas no la marca únicamente los genitales, sino el bagaje personal acumulado como hombre o mujer. Ella es contraria al cambio de género sin razón médica, y ha calificado en su discurso a las mujeres como "personas que menstrúan" y a los hombres como "llevadores de un pene colgando". En su largo debate con personas y asociaciones, ha recurrido en los últimos días a su experiencia personal confesando maltratos de su primer marido y un abuso sexual en su juventud. Sus opiniones le han generado duras críticas e insultos en las redes, aunque ella asegura que las muestras de apoyo han sido muy superiores en número y en discreción.

Más noticias de Política y Sociedad