Público
Público

Campaña de Navidad 'Salvar la Navidad': el error que puede llevar a una tercera ola

En toda Europa se debate qué hacer con la Navidad. En España los políticos también la tienen en el punto de mira, aunque los expertos advierten de que se puede cometer el mismo error que en verano si se levantan demasiadas restricciones.

Varios niños juegan en un parque que está decorado con luces de navidad, en Kiev, Ucrania. REUTERS / Valentyn Ogirenko
Unos niños jugando durante las vacaciones de Navidad./ REUTERS.

BEATRIZ ASUAR GALLEGO

Queda poco más de un mes para que empiece la Navidad más atípica de las últimas décadas para Europa. Este año no habrá grandes cenas familiares ni eventos multitudinarios como cabalgatas ni cotillones o fiestas. Ni siquiera se sabe si todas las familias podrán reencontrarse ya que hay comunidades autónomas como Catalunya que estudian mantener el confinamiento perimetral de la región al menos hasta principios de enero.

En nuestro país se instauró el mensaje de 'salvar la Navidad' hace un mes por parte de las autoridades políticas. A día de hoy lo seguimos escuchando. "Se trata de salvar la Navidad", ha dicho el presidente de Aragón, Javier Lambán, mientras el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ha pedido hacer test de antígenos en las farmacias para trasladar "tranquilidad" a la ciudadanía ante las reuniones que se celebran en estas fiestas. Muchos responsables autonómicos están posicionándose con declaraciones similares para salvar esta campaña con un mensaje que se resume en: quedarse ahora en casa para consumir en unas semanas.

Pero lo cierto es que hay mucho riesgo de que con la campaña de Navidad repitamos el gran error del verano y que llevó a que España sufriera la segunda ola mucho antes que otros países europeos. La curva de contagios en nuestro país se está estabilizando pero, como ha avisado el epidemiólogo y uno de los expertos principales sobre el coronavirus del Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), Pasi Penttinen, España sigue estando "en medio del pico de la segunda ola" y "las vacaciones de Navidad no pintan nada bien". 

Este experto ha llegado a recomendar hacer cuarentena de 10 o 14 días antes de Navidad para "minimizar" las posibilidades de contagios si llega a haber encuentros. "Puede ser una buena manera de proteger a los más grandes de las familias", señaló en una entrevista a la agencia ACN. Aunque España no está por la labor de aplicar esta medida que sí han llevado a cabo otros países como Austria. El Gobierno ya rechazó hace semanas permitir que las comunidades autónomas ordenen confinamientos domiciliarios hasta que se evalúen las medidas que se han ido llevando a cabo y sus efectos. 

Por un lado, la estabilización a la baja no debe generar una situación de confianza como la de verano. Entre otros motivos porque muchos hospitales están al borde del colapso y las personas fallecidas cada día siguen siendo muchas. Justo este martes se ha registrado la mayor cifra de muertos en la segunda ola, 435 en las últimas 24 horas.  "A las Navidades deberíamos llegar con una situación medianamente aceptable para la población y para el comercio. Hay mucho movimiento económico pero un confinamiento entonces sería fatal psicológicamente por las familias y por las pequeñas empresas. Lo ideal sería ir controlando hasta entonces", valora el epidemiólogo Joan Caylà.

Como señala el experto, aunque las autoridades políticas pongan el foco sobre la economía, la Navidad es importante para las familias. Muchos mayores salen de sus residencias para verse con sus hijos y nietos. Muchas personas viajan para aprovechar las vacaciones y regresar a su ciudad natal. 

Pero, además, se debe evitar que unos buenos datos nos hagan repetir el error del verano. La revista científica The Lancet llegó a publicar un editorial en el que resumía los fallos de España en verano: una desescalada demasiado rápida mientras los servicios sanitarios estaban faltos de recursos. "Cuando el confinamiento nacional se levantó en junio, algunas autoridades regionales fueron probablemente demasiado deprisa al reabrir y demasiado lentas para implementar un sistema de detección y seguimiento eficiente", indicó el editorial.

El miedo de que esto se repita está ahí porque los servicios de Salud Pública y de Atención Primaria siguen estando muy al límite. El estudio de contactos y el acceso al sistema sanitario se han mostrado durante toda la pandemia como las herramientas más claras que las Administraciones deben garantizar para frenar al virus. Y los mensajes de los políticos no son claros e incluso han sido demasiado esperanzadores sobre las fiestas navideñas.

¿Cómo será la Navidad?

Si la curva de contagios se estabiliza a la baja, se podría llegar a la Navidad con unos números que permitieran reuniones familiares pequeñas siempre que los sitios estén ventilados, se utilicen mascarillas, lavado frecuentes de manos y distancias de seguridad en la medida de lo posible. Eso sí, las reuniones se prevén que sean entre seis y diez personas. Varias comunidades autónomas reconocen que aún lo están estudiando y no está claro que se permita aumentar el número máximo permitido. Dependerá de los números con los que se llegue a diciembre.

Una fecha clave para las autoridades sanitarias es el puente de diciembre. La mayoría de ellas prevén volver a cerrar perimetralmente para esta fecha con el objetivo de limitar los contactos sociales y poder levantar algunas restricciones en las siguientes semanas, con el comienzo de la Navidad.

Lo que están descartados son los grandes encuentros familiares, los cotillones o las fiestas en bares o naves o las comidas de empresas. Tampoco habrá cabalgatas de Reyes Magos. "En verano se permitieron muchas fiestas y acabamos muy mal. Esto es lo que no se puede permitir porque quedan meses muy duros por delante hasta que podamos empezar con la campaña de vacunación contra la covid", valora un consejero sanitario.

"Llevamos un tiempo trabajando sobre esto, pero sería importante que hubiera acuerdos comunes en el Consejo Interterritorial durante el mes de diciembre para que las restricciones sean las mismas en todo el territorio. No tendría sentido que se permitieran eventos en el sur y no en el norte, por ejemplo", comenta otra autoridad sanitaria.

Más noticias de Política y Sociedad