Público
Público

Carne de vacuno La UE financia con 3,6 millones de euros una polémica campaña para "incitar" al consumo de carnes rojas

La campaña ha sido criticada en España por el uso de la mujer como reclamo y por asociar los productos cárnicos con una dieta saludable.

Imagen de la campaña de Provacuno.
Imagen de la campaña de Provacuno. Provacuno

a. Tena

La Unión Europea ha invertido 3,6 millones de euros en una campaña que buscará "incitar" a los consumidores a "no tener una idea estereotipada sobre las carnes rojas". El presupuesto total de la iniciativa es de 4,5 millones de euros de los que Bruselas financia el 80%. Unos fondos que han suscitado críticas por parte de expertos en alimentación y ecologistas, ya que se trata de un producto cárnico que no es saludable en grandes cantidades y que esconde una importante huella de carbono.

La iniciativa, con el nombre 'Orgullosos de la carne de la UE', ha destinado el presupuesto a dos organizaciones del sector: APAQ-W en Bélgica y Provacuno en España. Aunque los fondos fueron aprobados en 2019, la campaña no entró en vigor hasta 2020 y se extenderá hasta el 2022, con iniciativas "diversas", según la Comisión Europea, dirigidas a los consumidores, periodistas y comercios.

No en vano, la polémica ha llegado esta semana, cuando la organización Provacuno ha difundido en las redes unas imágenes sujetas a dicha campaña europea, en las que se utilizaba a la mujer como reclamo. Pero no sólo ha generado críticas el presunto sexismo de las fotografías, sino también los eslóganes y las frases difundidas en Twitter.

"Un filete de ternera tiene energía para todo el día", decía el texto impreso junto a los labios pintados de rojo de una mujer. En otra imagen, una mujer aparecía de perfil, mostrando la barriga y con los pantalones ligeramente desabrochados. En este caso, la campaña interpelaba directamente al consumidor: "Conoce los beneficios de comer carne", "la proteína cárnica como componente esencial en una dieta variada y equilibrada".

Imagen de la campaña de Provacuno.
Imagen de la campaña de Provacuno. Provacuno

"Por mucho que comáis carne y defendáis su consumo, sabéis que esto es falso y un mensaje de salud pública cuanto menos inadecuado", replicaba la nutricionista Lucía Martínez. Lo cierto es que el consumo de carne roja en España es hasta diez veces superior a las recomendaciones sanitarias, según un informe reciente de Justicia Alimentaria, que alerta de que una alimentación basada en este tipo de productos incrementa en un 50% los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares.

Ante las críticas, Provacuno ha decidido retirar las imágenes y, en declaraciones a Público, fuentes de la organización piden disculpas por lo ocurrido. "Nuestra intención no era utilizar a la mujer para promocionar el producto", manifiestan. Respecto a los mensajes que acompañan la campaña, explican que no persiguen fomentar el consumo exclusivo de carne, sino que tratan de fomentar una dieta "variada y equilibrada" que incluya otros productos vegetales.

Contaminación vacuna

La producción intensiva ganadera ha incrementado su contaminación atmosférica un 27% en los últimos diez años, según los datos del Ministerio para la Transición Ecológica. Si bien es cierto que la industria porcina es la mayor responsable de las emisiones generadas por el sector, la producción vacuna es la segunda que más emisiones genera, siendo la responsable del 20% del total atribuido a la ganadería española, según las estadísticas de Greenpeace.

Las cifras, en cualquier caso, podrían ser superiores si se incluyeran los datos de contaminación durante el transporte, ya que un tercio de los artículos que son transportados por carretera son alimentos. A ello se debe sumar la huella ecológica asociada a la fabricación de piensos para alimentar a los animales que posteriormente son sacrificados en los mataderos. De esta forma, el impacto ambiental termina exportándose a terceros países que arrasan masas boscosas para plantar monocultivos. España es, según Justicia Alimentaria, el primer importador europeo de estas materias primas utilizadas para generar alimentos de cerdos, ovejas o vacas.

Más noticias