Público
Público

Uno de cada cinco hombres jóvenes ve la violencia de género como un invento ideológico, el doble que hace cuatro años

El 20% de los adolescentes y jóvenes entre 15 y 29 años niega la existencia de la violencia de género. El cambio de tendencia coincide con el auge de la extremaderecha en las instituciones.

Concentración en Madrid para exigir el Pacto de Estado contra la Violencia de Género
Concentración en Madrid para exigir el Pacto de Estado contra la Violencia de Género. Alejandro Martínez Vélez / Europa Press

La violencia de género no ha decrecido en nuestro país. Así lo atestigua el hecho de que en los últimos años, este tipo de violencia se cobra la vida de una media de 60 mujeres anuales y de que las denuncias por estas violencias se hayan incrementado y se sitúen en torno a las 160.000 anuales. Sin embargo, la percepción de esta violencia se ha ido reduciendo en los chicos jóvenes en los últimos cuatro años. 

Así lo atestigua el último barómetro Juventud y Género 2021, realizado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la FAZ y cuyos datos se han dado a conocer este miércoles. Según el estudio, el 20% de los adolescentes y jóvenes varones (entre los 15 y los 29 años) consideran que la violencia de género no existe y es solo "un invento ideológico". 

Esto supone que el número de varones jóvenes que tienen esta opinión se ha duplicado desde 2017, cuando solo un 10% de los jóvenes negaba la violencia de género. Además, es preocupante también la caída de defensores de que la violencia machista es un problema grave, que retrocede cuatro puntos, pasando del 54% en 2017 al 50% en la actualidad. 

El informe abunda en que el grado de acuerdo en torno a las afirmaciones sobre violencia de género ha tenido "una evolución muy preocupante entre 2019 y 2021". La percepción de que la violencia de género es un problema social muy grave ha pasado de 72,4% al 74,2% para ellas pero se ha reducido del 54,2% al 50,4% para ellos.

Estos datos contrastan con otros recogidos en el estudio, que ejemplifican cómo durante ese mismo período se han producido avances respecto a las visiones tradicionales de género y la lucha por la igualdad entre la juventud española. De hecho, desde 2017 hasta 2021, el porcentaje de mujeres que se consideran feministas ha pasado del 46,1% al 67,1% y el porcentaje de hombres ha pasado del 23,6% al 32,8%.

El barómetro muestra una clara diferencia entre hombres y mujeres en la percepción de las desigualdades de género. Más de 7 de cada 10 mujeres jóvenes consideran que las desigualdades son elevadas en nuestro país, esta afirmación es aceptada sólo por 4 de cada 10 hombres. 

El Auge de la extrema derecha

Los datos recogidos en el barómetro coinciden con los años de auge de la extrema derecha en nuestro país. Si bien el estudio no entra a valorar los motivos de este cambio de tendencia producido, especialmente entre los hombres jóvenes, diversos activistas, políticos y organizaciones feministas llevan años denunciando la relación entre el surgimiento de Vox en el espacio social e institucional y la negación de la violencia de género y la desigualdad.

Y estos datos desvelados por el estudio coinciden en el tiempo. Las elecciones andaluzas de 2018 ya fueron la antesala de un crecimiento de Vox que se confirmó en las elecciones generales de noviembre de 2019, cuando la formación de ultraderecha consiguió 52 escaños en el Congreso. Ya desde las elecciones Andaluzas el discurso de la ultraderecha introdujo en el discurso su intención de prohibir el aborto, derogar las leyes de violencia de género, el matrimonio igualitario y volver a la familia tradicional. También ha sido un partido clave en la formación de los gobiernos de diversas autonomía, donde han impuestos muchas de sus condicionantes, como el veto parental (Murcia) en la enseñanza o la necesidad de disminuir los fondos destinados a la lucha contra la violencia de género, tachando a las instituciones de "chiringuitos", como son os casos de Andalucía y Madrid

El discurso de odio y descrédito hacia la violencia que sufren las mujeres ha impulsado al partido que dirige Abascal a impedir las declaraciones oficiales contra esta violencia en diversas instituciones públicas donde tiene representación y desde su auge en las urnas a propagar en cada uno de los púlpitos a los que tiene acceso (Parlamento, ayuntamientos, etc) que "la violencia no tiene género" y mentiras sobre la gran cantidad de denuncias falsas que existen.​

Más noticias