Público
Público

EDUCACION PÚBLICA El colegio Blas de Lezo, el experimento frustrado de un modelo educativo alternativo

El centro afincado en Las Tablas, zona norte de Madrid capital, no usaba libros de texto y buscaba explotar la curiosidad de los alumnos, sin dejar de lado los estudios obligatorios. El equipo directivo que impulsó este sistema ha sido destituido.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 8

Manifestación de los alumnos y padres del centro Blas de Lezo. EUROPA PRESS.

El CEIP Blas de Lezo, colegio público de Madrid, había conseguido implantar un formato de estudio que tenía la aceptación de alumnos, padres y profesores y que había servido para superar el gran obstáculo al que se enfrenta la enseñanza en todos sus sistemas: enseñar sin aburrir.

La receta fue el método ABP (Aprendizaje Basado en Proyectos), un programa educativo que, para empezar, prescinde de libros de texto. Bajo este modelo, los propios alumnos eligen una temática sobre la que desarrollar conocimientos a lo largo del trimestre. Así, los profesores utilizan la percha del tema para impartir los conocimientos obligatorios, con el plus de explotar la curiosidad de los jóvenes.

En 2016, de los 336 cambios de dirección, 47 fueron a dedo

Javier Montellano fue elegido director por designación de la Dirección de Área Territorial (DAT) al ser un colegio de nueva construcción. Él y su equipo buscaron un modelo educativo que huyera de los convencionalismos, pero ha durado tan solo cuatro años. La manera de cambiar la dirección del centro no es nueva; de hecho, es bastante habitual. Amparados por el artículo 137 de la Ley Orgánica de Educación aprobada en 2006, el DAT puede elegir al docente que desee por nombramiento extraordinario, en el caso de que el comité evaluador no apruebe a ningún candidato. Un recurso que como su propio nombre indica, debería ser anecdótico, pero que ocurre más de lo esperado. Fuentes sindicales tildan este tipo de designaciones como orquestadas. En 2016, de los 336 cambios de dirección, 47 fueron a dedo

Durante el final de curso 2018/19, el Blas de Lezo se vio inmerso en la nueva selección de director del centro. Para sorpresa de todos, el comité evaluador no aprobó la reelección de Javier Montellano y su equipo, artífices de todo. Además, tanto Coral Báez, directora del Área Territorial –cargo designado por el Gobierno de la Comunidad– encargada del centro como la Consejería de Educación de la Comunidad negaron en rotundo la posibilidad del regreso de este profesor. El Blas de Lezo, ese año, se había convertido en el centro más demandado de la zona.

¿Por qué no renovar el proyecto de alguien que solo acumula buenas críticas?¿Por qué no se aplicó siquiera el nombramiento extraordinario cuando ningún candidato pasa el corte de evaluación? 

El propio Javier Montellano dice que las cosas no iban bien durante su examen: "Mi sensación fue que tras las preguntas posteriores a la exposición, me empezaron a preguntar y pensé que no se estaban enterando, porque es muy diferente a lo que hacen los demás centros", cuenta. 

Tras el suspenso, el AMPA, los alumnos y los profesores reunieron firmas, hicieron vídeos e incluso se encerraron una noche en el centro para solicitar al DAT que reeubicase a Montellano como director. 

"Ni el consejero delegado de Telefónica tiene un despacho más grande que la nueva directora"

"Javier era un director incomodo para la administración. No solo por la metodología [no se utilizan libros de texto], es que por lo que hemos percibido, no les gustaba. Con todas la reuniones era clave el 'Javier no'. Para hacerse idea, en el centro no había castigos, la dirección era cercana con los padres... los alumnos estaban tan contentos que no le habían puesto mote. La nueva ya lo tiene", cuenta Laura, una de las madres del AMPA. 

Un cambio polémico

La nueva directora del centro, Ana van Oosterze, también presentó candidatura al Blas de Lezo, pero fue suspendida en una fase previa a la de Montellano. Van Oosterze, además, presentó candidatura a otros centros, y en ninguno recibió luz verde para dirigir. En comunicados oficiales ha prometido no llevar a cabo cambios sustanciales, pero las personas consultadas no se fían de la continuidad del proyecto. "Ha habido muchísimos cambios en pocos meses. Uno de los temas principales es la motivación, a los niños hay que despertarles la curiosidad en aprender. Antes, cada trimestre elegían sus temas y votaban el que querían y ahora eligen todos a la vez, lo que hace que la fase de motivación desaparezca", asegura Jose Ramón, presidente del AMPA. 

Este padre se muestra preocupado a medio plazo. Puede que este año no haya cambios para no hacer saltar las alarmas, pero ven ciertas pistas que indican lo contrario: "Éramos un colegio que había firmado un convenio con una empresa que, además del catering de comidas, se hacía responsable de traer una enfermera al centro. Jefatura y dirección compartían espacio para dejar hueco a la enfermería, pero la nueva directora ha hecho modificaciones y la enfermería se ha quedado en un aula que tarde o temprano va a ser usada por alumnos, por lo que todo indica que acabará desapareciendo", cuenta. Entre los cambios, Ana van Oosterze ha traslado su despacho a la que era sala de profesores, enviándoles a ellos a un aula. "Ni el consejero delegado de Telefónica tiene un despacho tan grande", arguye con ironía y enfado Jose Ramón. 

"Todas nuestras iniciativas chirriaban mucho, porque se hacían comparaciones con otros centros"

La nueva dirección del Blas de Lezo no ha querido responder a las cuestiones de Público, pero la anterior, sí. Esther Díaz era la jefa de estudios con el anterior director, y asegura que tras todo lo sucedido en el proceso de evaluación, el DAT le ofreció la dirección: "Me ofrecieron la dirección con la condición de que el secretario y el jefe de estudios eran nombrados por el DAT. Me quitaron el derecho que pertenece a la dirección, así que dije que no", recuerda. En la LOMCE, aparece entre las funciones del director "proponer a la Administración educativa el nombramiento y cese de los miembros del equipo directivo", según el artículo 132

Díaz no continuará en el Blas de Lezo, y pone los celos como desencadenante del cese de todo el equipo directivo: "En el resto de colegios se cierra las puertas a las familias, lo digo como madre que lleva a sus hijos a un colegio público. Eso en nuestro proyecto no pasaba. Todas nuestras iniciativas chirriaban mucho, porque se hacían comparaciones con otros centros", asegura la ex jefa de estudios.

Isabel Galvín, secretaria de Educación de CCOO, contaba para Público que este tipo de decisiones nacen con una intención clara: "Hay una dinámica para que la educación no se salga de la LOMCE, un formato totalmente obsoleto. Desde la llegada de Esperanza Aguirre se ha buscado un sistema educativo segregado", argumentaba. 

Más noticias en Política y Sociedad