Público
Público
Únete a nosotros

La Complutense plantea un severo plan de reorganización que reduciría los departamentos a la mitad

El rectorado pone sobre la mesa un plan de reorganización interna que, en caso de ser aprobado, reduciría un 60% el número de departamentos.

Publicidad
Media: 2.25
Votos: 4

Edificio del Rectorado de la Universidad Complutense.

MADRID.- El rectorado de la Universidad Complutense de Madrid, dirigido por Carlos Andradas, ha puesto sobre la mesa un severo plan de reorganización interna por el cual el número de departamentos quedaría reducido a más de la mitad.

Así, la propuesta del rectorado, presentada de forma interna el pasado martes, contempla un proyecto de fusión que, en caso de ser aprobado, supondría una reducción de, al menos, el 60% del número de departamentos, de 185 a 72.

Concretamente, el proyecto propone reducir 125 departamentos a 51, y 60 más que quedarían reducidos a 21 y pasarían a formar parte de distintas facultades. Con esta reorganización algunos de los nuevos departamentos contarían con más de 100 profesores, según recogen los documentos del proyecto.

La fusión de los distintos departamentos se llevaría a cabo, según recoge el plan del equipo de Andradas (que se presentó a las elecciones a rector con el lema Más complutense), atendiendo al área de conocimiento al que pertenecen y dependerá, entre otras razones, del número de profesores y créditos de cada departamento.

El plan de recortes presentado no especifica las consecuencias concretas que tendrá la reorganización en la plantilla, tanto administrativa como docente, aunque sí recoge medidas como la "reducción de cargos académicos y equipos de gobierno" o la "racionalización del personal de apoyo para afrontar la pérdida de efectivos de los últimos años". Este motivo ha provocado la preocupación dentro del personal docente y administrativo de la universidad por los recortes de empleos o salarios que puedan producirse a raíz del plan.

"El objetivo es lograr la mayor eficiencia, no solo económica, sino en educación e investigación", aseguran fuentes cercanas al rectorado de la universidad, que afirman que los motivos que empujan a la puesta en marcha de este plan van más allá de las razones económicas y pasan por lograr una "racionalización de los recursos en la universidad" y una mayor eficiencia en gestión, docencia e investigación.

El proyecto de reorganización, aseguran, "no está cerrado en absoluto" y se someterá a debate durante las próximas semanas con el objetivo de alcanzar el mayor grado de consenso antes de ser aprobado de forma definitiva.

Precisamente, el plan presentado esta semana contempla un calendario por el que los decanos de la universidad tienen de plazo hasta el día 31 de mayo para revisar las propuestas del rectorado, antes de la elaboración y presentación de la primera versión del plan que tendrá lugar durante los meses de junio y julio. Está previsto que el plan se presente de forma definitiva en octubre, después de ser sometido a las alegaciones de la comunidad universitaria.

Más noticias en Política y Sociedad