Público
Público
Únete a nosotros

'Copyright' Cuando la sobreprotección de los derechos de autor perjudica a los propios creadores

La compleja regulación de los derechos de autor puede perjudicar seriamente a muchos creadores en internet, a los que les interesa por encima de todo distribuir su obra. Que se lo digan al autor del podcast 'Memorias de un Tambor' y al autor de una buena parte de su música, que han visto cómo YouTube les avisa de infracciones de 'copyright' de su propio trabajo. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Copyright. Imagen: kalhh / PIXABAY (CC0)

Juan Carlos G., orgulloso autor del popular podcast "Memorias de un Tambor", ha tenido que cambiar la música de sus programas a causa del celo de plataformas como Spotify y YouTube ante cualquier amenaza de demanda por violación de 'copyright'. Y esto sucede cuando queda apenas una semana para que la UE 'refuerce' la protección de los derechos de autor mediante el filtrado algorítmico que, como demuestra esta historia, comete errores y perjudica a los creadores independientes en la red.

"Memorias de un Tambor" explica en largos capítulos y a fondo la historia de España, y ha enganchado a miles de oyentes: cuenta con una media de de 54.000 descargas por episodio, y ya van 68. Precisamente, en la última entrega —que trata sobre la imprenta y la revolución— Juan Carlos ha tenido que explicar el cambio de las músicas del programa. También cambiará la sintonía, algo importante porque ha sido la carta de presentación de este trabajo de divulgación que, además, realiza de forma completamente desinteresada.

Todo porque un tema musical que aparece en sus podcasts se parece mucho a otro registrado en Alemania y algunas plataformas en las que se publica "Memorias de un Tambor" han reaccionado de forma automática. Spotify no ha permitido al podcaster subir siquiera su trabajo a la plataforma, mientras que YouTube le ha enviado avisos y le 'sugiere' que soluciones el conflicto con los denunciantes, a partir de una denuncia de AdRev, una plataforma que rastrea las redes en busca de infracciones de 'copyrights' de sus clientes.

Público se ha puesto en contacto con el autor de la pieza musical denunciada, que ha pedido no ser identificado en esta información. Su música, asegura, cuenta con una licencia Creative Commons que permite su uso y reproducción siempre que no sea para fines comerciales y con atribución de la autoría. "Lo que he compuesto es para que lo pueda usar cualquier persona", lamenta el músico.

La pieza en cuestión por la que tanto YouTube como Spotify han avisado de una violación del 'copyright' es una composición llamada 'Greenfield' y su compositor asegura que "es un tema muy antiguo, que tiene más de 10 años"; fue registrado en SafeCreative en el año 2012. Muchas de sus piezas han sido publicadas en plataformas como Jamendo —aunque ya no aparecen allí— y SoundCloud.

El autor ha publicado el tema afectado en su canal de YouTube, con el número de licencia CC como imagen del audio, para investigar qué ha pasado, y en menos de 20 minutos la plataforma le ha enviado avisos que identifican el audio como infractor de derechos. 

El músico opina que, en este caso, el problema puede tener su origen en un fallo del algoritmo de reconocimiento de sonido, dada la gran similitud entre un tema y el otro. No lo sabe todavía. Existen vídeos en YouTube con la música de los denunciantes, que se llama 'Ce Epic Landscape'. Sus autores son Joe Dachtler y Ernest Ribka. Se puede encontrar material publicado en YouTube con esta música desde al menos el 27 de agosto de 2012. 

En la introducción del último podcast de "Memorias de un Tambor", Juan Carlos explica cómo al tratar de subir el episodio a las citadas plataformas "avisaban que habían detectado infracciones de derechos de autor". "Esa música es libre, me la ha cedido el autor además, así que hablé con él y le pedí que investigase", añade.

Fuentes de YouTube comentan que existen millones de reclamaciones de este tipo y la plataforma "no puede ser la encargada de dirimir quién tiene razón". "Por esa razón, existen instancias de reclamación para las partes, y si no se llega a un acuerdo o no se puede comprobar fehacientemente de quién es la propiedad del material, se pasa a una negociación fuera de la plataforma, para lo cual se pone en contacto a las partes", añaden estas fuentes. Existe en cualquier caso un equipo humano que se dedica a analizar este tipo de asuntos concretos.

Mientras tanto, Juan Carlos ni siquiera ha podido publicar sus podcasts en Spotify, por una supuesta violación del 'copyright' de la misma música. Público ha tratado de ponerse en contacto con la oficina de Miami, que es la que lleva asuntos de España, sin que hasta el momento haya obtenido respuesta.

Registro de músicas libres

El compositor confirma a este diario que algo parecido le sucedió hace unos años, precisamente cuando subía sus composiciones a Jamendo: una empresa griega llamada Musou se dedicó a registrar música con licencia Creative Commons de dicha plataforma para luego comercializarla, aunque aquel asunto se solucionó en favor de los músicos.

Al autor del podcast, esta "complicada" situación le ha supuesto tener que adquirir música diferente para su trabajo. "El asunto es complejo y no puedo seguir publicando audios con música libre, con el riesgo de que esto vuelva a ocurrir; no es un podcast de actualidad, se trata de que todo este trabajo permanezca para siempre y sean consultados, lleva mucho trabajo como para que los audios los rechace ahora (como hace Spotify, con música legal) o en un futuro cualquier plataforma por un asunto de derechos de autor", comenta.

Pantalla de Memorias de un Tambor.

Para los afectados, el abogado especializado Carlos Sánchez Almeida recomienda como vía más rápida reclamar directamente a YouTube o Spotify.

"El autor de la música debería acreditar su autoría mediante inscripción en el Registro de la Propiedad Intelectual (central o autonómico) con todos los datos que tenga, especialmente si pueden demostrar exactamente en qué fecha fue creada, de modo que luego se pueda demostrar que es una obra anterior a la publicación por parte de los demandantes", indica este letrado, que añade que "conviene explicar a las plataformas el caso pormenorizadamente, con el certificado del registro, el registro de Creative Commons (en este caso, algo que demuestre cuándo se publicó en Jamendo), testimonios de personas y —nunca está de más— el asesoramiento profesional de un abogado".

Los filtros fallan

La semana que viene se vota, durante la sesión plenaria del 25 al 28 de marzo en el Parlamento Europeo, el texto definitivo de la Directiva Europea de Derechos de Autor, que precisamente viene a intentar solucionar estos problemas de derechos de autor en la red a través del controvertido artículo 13. Este artículo, un galimatías de unas 1.200 palabras, traslada a las plataformas (como YouTube o Spotify) una parte de la responsabilidad de los contenidos que los usuarios publiquen en ellas.

De hecho, de aprobarse el texto como está, se les impondrá la obligación de intentar evitar a toda costa vulneraciones de derechos de autor, incluso antes de que se produzcan. Para ajustarse a esta normativa sin arriesgarse a incumplirla, deberán usar filtros previos a todo lo que se suba a plataformas como YouTube. El gigante de los vídeos ya usa un sistema para identificar posibles infracciones, llamado Content ID, que busca de forma automática coincidencias en el material. Y existen empresas, como la ya mencionada AdRev, que buscan también infracciones de sus clientes para reportarlas a las plataformas. 

El endurecimiento de las normativas y de las sanciones hará que YouTube o Spotify no se la jueguen y notifiquen (y bloqueen) contenidos a la menor sospecha. Aunque sea un trabajo original, como es el caso de "Historia de un Tambor", que usa músicas libres. Porque como claramente ha sucedido en este caso, el filtrado algorítmico puede fallar, y de hecho falla, en perjuicio de los creadores independientes.

Más noticias en Política y Sociedad