Público
Público

Coronabonos  ¿Qué son los 'coronabonos' que piden Sánchez y media Europa?

Los líderes de los Veintisiete se reúnen este jueves por tercera semana consecutiva en una cumbre a distancia para hacer frente a la crisis del coronavirus. En ella, un frente liderado por Francia, Italia y España reclama que se emitan instrumentos de deuda común europea. ¿Para qué servirían?

Banderas de la Unión Europea ondean frente a la sede de la Comisión Europea en Bruselas. REUTERS
Banderas de la Unión Europea ondean frente a la sede de la Comisión Europea en Bruselas. REUTERS

La cumbre europea a distancia, que ha comenzado a las cuatro de la tarde de este jueves, se ha visto convertida en una lucha de trincheras por dar una respuesta común a nivel europeo a la crisis económica que está desatando el coronavirus.

El principal combate es la emisión de los coronabonos, un título de deuda común al que se oponen de momento Países Bajos y Alemania.

Sus principales artífices son los países del sur, que los ven como una medida de apoyo a la financiación de los estímulos multimillonarios que las capitales se están viendo obligadas a lanzar en los últimos días para evitar el colapso.

¿Qué son los coronabonos?

Se trataría de títulos de deuda común europea. Algo similar a los bonos del tesoro que emite el Estado para financiarse, pero respaldados no solo por un país sino por los 19 del euro de manera solidaria. La idea es evitar que países como Grecia, Italia, o España, con una cifra de deuda ya alta, vuelvan a verse en la necesidad de pagar cantidades astronómicas para poder financiarse si los mercados empiezan a desconfiar de ellos como pasó en la Gran Recesión. Como Países Bajos o Alemania, países más solventes (y algo menos afectados de momento), estarían en la misma bolsa, los costes de emisión de deuda para los países más afectados serían más bajos. Los más expuestos se aprovecharían de la confianza que los mercados tienen en Berlín.

¿Por qué se les llama coronabonos?

Porque se trataría de una emisión de bonos creada con el objetivo concreto de sobrepasar esta crisis económica. En principio, sería algo limitado en el tiempo. Es muy posible que se tratara incluso de una emisión única. Los Gobiernos nacionales no dejarían de emitir su propia deuda.

¿Cuál es el objetivo de los bonos?

La idea es que ayuden a la financiación de los estímulos multimillonarios que las capitales más afectadas por el coronavirus están inyectando en sus economías en los últimos días. "Los fondos recibidos se destinarán a financiar en todos los Estados miembros las inversiones necesarias en el sistema de sanidad y las políticas temporales necesarias para proteger nuestras economías y nuestro modelo social", se leía en una carta enviada ayer al presidente del Consejo, Charles Michel, por nueve líderes europeos, entre ellos el español Pedro Sánchez, el francés Emmanuel Macron, y el italiano Giuseppe Conte.

¿Quién vendería esos bonos?

Sería una institución de la Unión Europea. Aún está por definir cuál, aunque lo lógico sería que fuera la Comisión (el gobierno europeo) o el Consejo –que representa a los Gobiernos nacionales–. La manera en que se repartiría entre los países el dinero líquido conseguido en los mercados está por ver.

¿Quién compraría estos títulos?

Una de las principales razones para emitir estos coronabonos es que el Banco Central Europeo tendría más deuda que comprar. El BCE anunció la semana pasada un programa de estímulo de 750.000 millones de euros, que se añade a años de compra de deuda para animar la economía.

El BCE no puede tener en cartera más del 33% de las emisiones de deuda de un país miembro concreto, pero está cerca de llegar a ese límite en el caso de países como Alemania, uno que menos paga por financiarse (en algunos casos incluso gana dinero al emitir deuda). Reuters apunta que es probable que Berlín llegue a ese límite "tan pronto como junio y no más tarde de septiembre".

Al ser una institución europea y no un país quien emitiría esta deuda, no contaría para el límite del BCE. El banco se enfrenta a un dilema en la actualidad entre aumentar esa barrera o comprar bonos de otros países, lo que va en contra de sus reglas que dictan que tiene que adquirir deuda de manera proporcional al tamaño de los socios del euro, tal y como prosigue Reuters. Es decir, Alemania primero, y Francia después. En ese orden.

¿Quiénes defienden los coronabonos?

Los nueve países que han apoyado oficialmente su creación son: España, Francia, Italia, Bélgica, Portugal, Irlanda, Grecia, Eslovenia, y Luxemburgo.

Su principal argumento es que el shock al que nos enfrentamos es "simétrico", es decir, igual para todos. Al contrario que en la crisis financiera de hace unos años, no se puede responsabilizar a los países que parten en una posición algo más desventajosa de los problemas a los que se están enfrentando porque nadie podría haberse preparado contra esto. Y "todos los países van a sufrir las consecuencias negativas", explican en la carta que enviaron ayer a Michel.

La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, también apoya la emisión de estos bonos, según fuentes citadas por Reuters. 

¿Quién se opone?

Principalmente, Alemania y Países Bajos, y otros países del norte. El ministro de Economía alemán, Peter Altmaier, ha llegado a calificar el asunto de los eurobonos como un "debate fantasma", en una entrevista con el diario Handelsblatt. Los holandeses parecen ser quienes se oponen de manera más acérrima. Convencer a la canciller alemana, Angela Merkel, sería clave para mover la posición de los demás.

¿Alguna vez se han emitido bonos comunes europeos?

No, pero la emisión de eurobonos ya estuvo a debate durante la crisis financiera. Entonces, Merkel llegó a decir que no habría bonos de este tipo "mientras ella viva". La idea se ha mantenido en un cajón, pero no había vuelto a surgir con fuerza hasta ahora.

¿Qué otras soluciones económicas explorarán los líderes en la cumbre de hoy?

La otra gran cuestión de esta tarde es si la UE echará mano del fondo de rescate común, creado durante la crisis financiera, para capear la situación actual. El MEDE tiene capacidad para prestar hasta 410.000 millones de euros. En condiciones normales, recibir dinero de la caja común significa tener que poner en marcha un programa de "reformas", es decir, de recortes. Algo que los países del sur como Italia y España encuentran injusto si tuvieran que pedir un crédito del MEDE para este caso concreto.

Los ministros de Economía reunidos el martes pasado no pudieron llegar a un acuerdo sobre la creación de líneas de crédito específicas para el coronavirus  porque, según decían, hacía falta más trabajo y trabajar en los detalles para poder llegar a un consenso. Veremos si hoy sus jefes superan sus diferencias.