Público
Público

Cuadros, libros, alfombras o pilas bautismales: las 697 joyas que los Franco querían expoliar del Pazo de Meirás

Un rápido inventario encargado por el Estado y ordenado por el juzgado número uno de A Coruñafun desvela un valioso tesoro en la propiedad que la familia Franco ocupó durante más de 80 años. Los técnicos recomiendan un estudio del contenido más detallado para poder calcular su valor.

El pazo de Meirás tiene que ser entregado por la familia Franco antes del jueves 10 de diciembre
El pazo de Meirás tiene que ser entregado por la familia Franco antes del jueves 10 de diciembre. EFE

Público / agencias

El inventario del pazo de Meirás, realizado a petición del Estado y ordenado por el juzgado número uno de A Coruña, incluye joyas que van desde mobiliario de la familia real, pasando por las estatuas de Isaac y Abraham, del Mestre Mateo, alfombras y tapizados de gran valor, libros y hasta bustos de Emilia Pardo Bazán. Así lo recoge la documentación entregada por los técnicos encargados de realizar un rápido inventario del contenido del emblemático edificio que la familia Franco debe entregar este jueves al Estado.

La premura con la que se han realizado los trabajos por los técnicos de la Consellería de Cultura, Educación y la Universidade (comenzaron el pasado 11 de noviembre), obligó a la toma de 1.120 fotografías y a realizar 80 archivos de vídeos para documentar una ingente cantidad de bienes que aún tienen que ser minuciosamente analizados para poder establecer el valor de lo hallado. Esta actuación se llevó cabo de urgencia ante la amenaza de que la familia Franco expoliara el contenido del insigne edificio contratando 50 camiones para vaciar el Pazo antes de la obligada entrega al Estado.

El pasado mes se septiembre, en lo que se considera una sentencia histórica, la magistrada Marta Canales ordenó la devolución del Pazo de Meirás al Estado, tras más de 80 años de ocupación por parte de Francisco Franco y de su familia. El inmueble y su contenido habían sido donados a Franco en 1938.

El documento, de 163 páginas, incluye la descripción de 81 elementos en el exterior del inmueble y 616 en el interior. En el caso de los primeros, se incluyen desde un escudo ducado de Franco y escudos de armas de otras familias hasta tres hórreos, un cruceiro, esculturas de piedra representando a distintos santos como San Pablo o San Andrés, composiciones de labra heráldica o pilas bautismales.

Hay también una réplica del parteluz de la Catedral de Santiago; un grupo escultórico de músicos populares sobre una peana de piedra, aunque también otros elementos sin valor artístico o histórico como una pista de tenis.

En el interior, el listado incluye las estatutas de Isaac y Abraham del Mestre Mateo y numerosos cuadros, entre ellos uno de Cristo crucificado, pero también de Franco y Carmen Polo o de Emilia Pardo Bazán, de la que también hay bustos.

Una pila de agua bendita, lámparas, camas, trofeos de caza, maquetas de barcos, un nacimiento napolitano en urna, un busto metálico de Francisco Franco, mesas de té, butacas de madera tallada y retablos de madera con imagen de la Virgen María con el niño son algunos de los muchos y diferentes bienes inventariados.

Bienes institucionales

A su vez, en el informe de Patrimonio Nacional, menos extenso, con 61 páginas, se detallan bienes muebles históricos de carácter institucional como una pantalla de chimenea, un sofá de talla dorada, una mesa vitrina, un sofá de caoba, un conjunto de escritorio y cómoda y libros como un almanaque destinado a explicar la estructura y organización del Estado de la que se conserva un ejemplar de la época de Alfonso XII.

En el caso de la mesa vitrina, como hace con otros elementos inventariados, precisa que ese mueble formó parte de la decoración de la sala de música de la reina Victoria Eugenia en el Palacio Real de Madrid.

En el informe, se especifica que se recoge la documentación obtenida en una investigación preliminar, "estudiando bienes muebles más reconocibles como de Patrimonio Nacional de los conservados en Meirás".

Colecciones reales

"Sin embargo, es muy posible que no sean los únicos y que, de continuar las investigaciones, se encontrara más documentación relacionada con la titularidad de otras de las piezas conservadas en el edificio". Así, apunta que hay más piezas de las reseñadas en el informe "que hacen sospechar que podrían tener su origen en las Colecciones Reales Españolas".

"Lo mismo ocurre con la biblioteca", señala en el citado informe, en el que añade que "en los bienes muebles de la primera mitad del siglo XX de caracter institucional figuran alfombras, porcelanas y mobiliario".

Más noticias de Política y Sociedad