Público
Público

David Beriain y Roberto Fraile El Consejo de Ministros otorgará la Medalla al Mérito Civil a los dos periodistas asesinados en Burkina Faso

El Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación espera que la repatriación de David Beriain y Roberto Fraile se complete este viernes con su llegada a España a bordo de un avión del Ejército del Aire, que aterrizará en Torrejón de Ardoz.

Los periodistas David Beriáin y Roberto Fraile.
Los periodistas David Beriáin y Roberto Fraile. Dmax | EFE

El Consejo de Ministros otorgará, en su próxima reunión, la Medalla al Mérito Civil a los dos periodistas asesinados en Burkina Faso, David Beriain y Roberto Fraile, el pasado lunes.

Así lo ha anunciado Vicepresidencia del Gobierno a través de la red social Twitter, mensaje que ha compartido en su perfil la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Presidencia, Relaciones con la Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo.

El Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación espera que la repatriación de Beriain y Fraile se complete este viernes con su llegada a España a bordo de un avión del Ejército del Aire, que aterrizará en Torrejón de Ardoz.

Los cadáveres llegaron el martes por la noche a Uagadugú y de los trámites de repatriación se está encargando la cónsul de España en Malí, encargada también de Burkina Faso, que se ha desplazado expresamente para ello a la capital burkinesa, según ha informado Exteriores.

En cuanto a las circunstancias en las que se produjo la muerte de ambos reporteros, que trabajaban en un documental sobre la lucha contra la caza furtiva en el país, el director general de Asuntos Consulares del Ministerio, Juan Duarte, ha preferido no pronunciarse, subrayando que aún es "un poco prematuro".

"Parece que es un atentado terrorista pero hay que ser muy prudente", ha sostenido, al tiempo que ha confiado en que en última instancia se llegue "a saber lo que ha pasado", aunque "no siempre es fácil". Según ha indicado, por ahora la colaboración con las autoridades de Burkina Faso ha sido "excelente" y la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, habló anoche con su homólogo de este país y existe "la mejor predisposición para aclarar lo ocurrido".

Los dos periodistas formaban parte de un grupo de unas 40 personas con las que se perdió el contacto hacia las 15.30 horas del lunes en un parque natural situado en la frontera entre Burkina Faso y Benín, una "zona peligrosa por ser campo de operaciones de terroristas, cazadores furtivos y bandidos", según subrayó este martes González Laya.

Junto a ellos también fue asesinado el irlandés Rory Young, fundador de la ONG Chengeti Wildlife, que se encarga de entrenar a guardias para proteger la fauna salvaje en África frente a los cazadores furtivos. En el ataque, que el Gobierno burkinés ha atribuido a terroristas, también hubo otros tres heridos.

El objetivo del ataque fue una patrulla de las fuerzas de seguridad y durante el mismo los asaltantes se hicieron con diverso material, incluidas varias motos.
Ningún grupo ha reivindicado oficialmente la autoría, si bien en redes sociales ha circulado un audio en el que un supuesto portavoz del Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM), la filial de Al Qaeda en el Sahel, se atribuiría los hechos.

No obstante, expertos en yihadismo han puesto en tela de juicio esta reivindicación, toda vez que en el pasado los grupos terroristas han secuestrado a occidentales para usarlos como moneda de cambio y exigir cuantiosos rescates o la liberación de combatientes, por lo que no se entendería que en este caso los hubieran ejecutado.

Declaración conjunta de España, Francia, Alemania e Italia

España, Francia, Alemania e Italia han lanzado un comunicado en el que expresan su "firme condena de todos los actos de violencia" y han transmitido sus condolencias y solidaridad a las familias de los dos ciudadanos españoles, un nacional irlandés y un nacional de Burkina Faso asesinados. 

En la nota, las cuatro potencias defienden su compromiso "para reforzar nuestro apoyo en el marco de una aproximación transversal que aúne seguridad, gobernanza, estabilización y desarrollo ante las persistentes amenazas a la seguridad y los complejos desafíos socio-económicos en la región del Sahel, que reclaman respuestas urgentes". 

"La lucha contra el terrorismo es esencial" para "garantizar el Estado de Derecho"

"Continuaremos con las iniciativas existentes para apoyar a los ejércitos de la región, así como a la gendarmería y las fuerzas de seguridad interior en sus operaciones, su formación, su entrenamiento y el fortalecimiento de sus capacidades, en particular en relación con el respeto de los procedimientos judiciales y los Derechos Humanos", señalan asegurando que "la lucha contra el terrorismo, los tráficos ilícitos y todas las formas de violencia" es esencial para "garantizar el Estado de Derecho y la coexistencia pacífica de los sahelianos".

Añaden que para conseguir estos objetivos no solo hay que atender "el enfoque de la seguridad", también las medidas destinadas a la "ayuda humanitaria, estabilización y desarrollo económico y social, centrándose particularmente en la educación, la salud y el acceso a servicios básicos para toda la población en la integridad del territorio".

Concluyen el comunicado manifestando su voluntad de mantener la cooperación con "los países de la región y el G5 Sachel, en el marco de la Coalición por el Sahel, la Alianza Sahel, el Partenariado para la Seguridad y la Estabilidad en el Sahel (P3S) y otras iniciativas regionales, para lograr que esta región se convierta en una zona de paz y estabilidad, en la que el terrorismo y la violencia no tengan cabida".

Más noticias