Público
Público

Transfobia Denuncian una agresión de un portero a una persona trans al discutir sobre su género

La víctima se identificó como persona no binaria, es decir, que no se considera ni hombre ni mujer, después de que el portero del local le informase de que el precio de las entradas era diferente para cada género. Ante la negativa a identificarse como un hombre, el portero agredió a esta persona.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4

Asistentes a la marcha del Orgullo Gay 2017 en Madrid . EFE/Javier López

Una persona trans ha denunciado una agresión por parte de un portero de un local de ocio de Madrid, que le exigía que se identificara como hombre para pagar la entrada a pesar de que ella alegaba que es una persona no binaria, es decir, que no se considera ni hombre ni mujer.

Según ha informado la Asociación madrileña LGTBI Arcópoli, la agresión ocurrió el sábado 14 de julio, cuando la víctima, de 23 años y a la que se identifica como P. G. se disponía a entrar a un local del madrileño barrio de Malasaña acompañada de unos amigos.

El encargado de controlar el acceso informó al grupo del precio de las entradas, que era diferente para mujeres y hombres, y la víctima le explicó que ella era una persona transexual no binaria, es decir, que no se identificaba con ningún género.

Tras su negativa a identificarse como hombre, el portero le negó la entrada y la víctima, junto a sus acompañantes, solicitó la hoja de reclamaciones, pero no se la proporcionaron.

Fue entonces cuando el portero, que se refirió a su interlocutor en todo momento con el género masculino pese a que éste le pidió en varias ocasiones que no lo hiciera, agarró del cuello a la víctima, le realizó una llave que la levantó del suelo y la apartó de la entrada del local.

Como consecuencia de ello, según Arcópoli, la víctima sufrió unos instantes de asfixia y los inicios de una crisis de ansiedad, por lo que los perjudicados llamaron a la Policía Municipal, cuyos agentes se personaron y realizaron un parte de intervención.

La víctima finalmente interpuso una denuncia ante la Unidad de Gestión de la Diversidad de la Policía Municipal de Madrid y, durante los días posteriores al ataque, ha tenido síntomas de ansiedad, estrés, insomnio y miedo a salir a la calle, según informan desde la asociación.

Arcópoli destaca en su comunicado que se trata de la agresión número 179 registrada en su Observatorio contra la LGTBfobia en lo que va de año.

El coordinador de esta asociación, Yago Blando, ha pedido que esta discriminación a "las personas que no se ajustan a estereotipos de género socialmente establecidos" y que sigue criterios sexistas y LGTBfobos no se permita por más tiempo.