Público
Público

Denuncian el maltrato a dos internos en un centro de menores de Almería

Una asociación difunde un vídeo que muestra malas prácticas en la contención de dos jóvenes en el Centro de Menores Tierras de Oria. El director de la institución afirma que las acusaciones son falsas y las atribuye a una venganza por un despido.

MADRID.- La asociación centrosdemenores.es ha difundido un vídeo en el que se observa a dos menores internados en el Centro de Menores Tierras de Oria, en Almería, siendo supuestamente maltratados. Los jóvenes aparecen atados a una cama, llorando y gritando. "¡Dadme agua, por favor, os lo pido!", exclama uno de los jóvenes, entre sollozos.

No es la primera vez que este centro es acusado de vejar a sus internos. En abril de 2012, la delegación del Gobierno de la Junta en Almería abrió un expediente informativo para investigar su funcionamiento después de que la familia de un interno denunciara "continuadas represiones físicas y verbales" contra su hijo.

El centro, de titularidad pública, está gestionado por la empresa Ginso, que saltó a la palestra en 2011 tras la extraña muerte de un interno en sus instalaciones de Brea de Tajo (Madrid). Ramón Barrios, de 18 años, murió de un paro cardíaco, pero su familia pidió que se abriera una investigación sobre su fallecimiento porque observaron arañazos y moratones en el cuerpo del joven funeral.

En este caso, el vídeo que ha difundido la asociación centrosdemenores.es "muestra que el centro aplica medidas de contención fuera de la ley", explica a Público uno de sus portavoces, Alfonso Galiana.

El Real Decreto por el que se aprueba el Reglamento de la Ley Orgánica reguladora de la responsabilidad penal de los menores establece que sólo pueden utilizarse medios de contención "para evitar actos de violencia o lesiones de los menores a sí mismos o a otras personas, para impedir actos de fuga, para impedir daños en las instalaciones del centro y ante la resistencia activa o pasiva a las instrucciones del personal del centro en el ejercicio legítimo de su cargo". 

Galiana insiste en que la sujeción que muestra el vídeo está "fuera del marco legal" porque los menores pasaron "cinco horas amarrados", cuenta, y porque "no están supervisados por personal educativo".

 

En este sentido, la ley refleja que la contención "nunca supondrá una sanción encubierta y sólo se aplicará cuando no exista otra manera menos gravosa para conseguir la finalidad perseguida y por el tiempo estrictamente necesario". Además, señala que 
"cuando se aplique el aislamiento provisional (...) el menor será visitado por el médico o el personal especializado que precise".

La Consejería de Justicia e Interior de la Junta de Andalucía, de la que depende el centro, ha informado a Público mediante un comunicado que "el centro Terras de Oria afirma que los hechos son falsos y que ha interpuesto una denuncia en el juzgado de guardia por la falsedad de estas acusaciones". 

El director del centro, Manuel Madrid, no ha querido especificar contra quiénes ha interpuesto la demanda aludiendo que se trata de "un tema reservado" relacionado con "el despido de un trabajador por motivos muy graves". Aun así, Madrid ha asegurado a Público que "el centro no tiene nada que temer" y que  siempre "actúa con una transparencia absoluta".