Público
Público

Devoluciones en caliente "El fallo de Estrasburgo significa que si entras de manera irregular no te amparan los derechos"

Los impulsores del caso que ha llevado las devoluciones en caliente al Tribunal de Estrasburgo consideran que la decisión de la corte es "peligrosa" porque responsabiliza a los migrantes de poner en una situación de ilegalidad y les niega el amparo de los convenios europeos por infringir una norma

Subsaharianos encaramados a la valla de Melilla. / FRANCISCO GARCÍA GUERRERO (EFE)
Migrantes subsaharianos encaramados a la valla de Melilla. / FRANCISCO GARCÍA GUERRERO (EFE)

jairo vargas

Peligrosa, decepcionante, sin memoria histórica y sin empatía. Así han calificado este jueves los impulsores de la causa la decisión de la Gran Sala del Tribunal Europeo de derechos de Humanos (TEDH) que avala las devoluciones en caliente de migrantes en las vallas de Ceuta y Melilla y, por extensión, a todas las fronteras de la Unión Europea.

"Es difícil encontrar palabras ante un texto jurídico redactado sin conciencia, sin memoria histórica, sin imaginación y sin empatía", ha afirmado en rueda de prensa Wolfgang Kaleck, fundador del Centro Europeo de Derechos Constitucionales y Humanos (ECCHR), la organización alemana que llevó al tribunal de Estrasburgo el caso de los dos jóvenes subsaharianos expulsados automáticamente tras saltar la valla de Melilla en 2014. Ganaron en primera instancia, por unanimidad de todos los jueces, pero menos de tres años después, también por unanimidad, el mismo tribunal con diferentes magistrados ha anulado la condena a España y ha cambiado de opinión.

"No hay maneras legales para encontrar refugio en Europa. Por eso violan alguna regla"

"Estamos sorprendidos. Afirmar que los demandantes tenían otra posibilidad legal [de entrar en España] es ir contra la realidad", ha criticado Kaleck. "No hay maneras legales para encontrar refugio en Europa. Por eso violan alguna regla", ha especificado, en referencia al fallo de la corte, que responsabiliza a los dos demandantes de ponerse ellos mismos "en una situación de ilegalidad al intentar entrar deliberadamente por la valla de Melilla". Para Kaleck, asumir esto significa "negar el Convenio de Derechos Humanos de la Unión Europea y la Convención de Ginebra sobre los refugiados".

El problema fundamental, según ha destacado Hanna Hakiki, abogada de la asociación alemana, es que la sentencia considera probado que había jurisdicción europea dentro de la valla y que se produjo una expulsión sin garantías, pero que al mismo tiempo existían vías legales para acceder que no los demandantes no utilizaron. Por eso la corte no encuentra una violación del Convenio Europeo de Derechos Humanos, en concreto, al recurso efectivo de su expulsión. "Es una interpretación punitiva de la protección, significa que si entras de manera irregular no te amparan los derechos del Convenio Europeo de Derechos Humanos", ha lamentado. "Creo que esta es una perspectiva peligrosa que va contra el Derecho Internacional", ha advertido la abogada.

Hakiki ha recordado que el el TEDH ha asumido la postura del representante de España durante la vista del recurso que el Gobierno interpuso ante la condena de 2017. Según afirmó este representante, se puede pedir asilo en los puestos fronterizos y en las embajadas y consulados españoles en otros países. "Esto es falso y todos lo saben, desde el Defensor del Pueblo Español hasta el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR)", ha esgrimido la letrada.

"Confío en que este fallo no cree doctrina. Que no haga historia"

En la misma línea se ha pronunciado Gonzalo Boye, abogado defensor de los migrantes de la causa, que ha destacado "contradicciones" en la sentencia y ha pedido paciencia para analizarla en profundidad. "Confío en que este fallo no cree doctrina. Que no haga historia", ha deseado el letrado, que también defiende al expresidente de la Generatitat de Catalunya Cales Puigdemont. Según Boye, "es muy preocupante que cualquier personas que infrinja una norma —en este caso, una administrativa— pierda los derechos que le amparan. Esta decisión, en un caso penal, puede ser muy peligrosa", ha sentenciado el abogado.

"Ya no hay tribunal de derechos humanos"

"Creo sinceramente que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha dejado de ser una referencia en Derechos Humanos", ha lamentado José Palazón, activista y presidente de la fundación Pro Derechos de la Infancia (Prodein) de Melilla, que lleva años denunciando públicamente las vulneraciones de derechos y la violencia empleada contra los migrantes por parte de las fuerzas de seguridad españolas y marroquíes. "Enfadado y sorprendido con esas 17 personas que llaman jueces", ha afirmado estar Palazón, el más contundente en la crítica.

"¿Será que a los negros les gusta saltar la valla?"

"Ya no hay tribunal de derechos humanos, hay un tribunal del derecho de los Gobiernos y corporaciones fascistas que crecen en toda Europa, que se deja influenciar y tiene miedo de defender los derechos humanos", ha proseguido el activista. "¿Será que a los negros les gusta saltar la valla?", se ha preguntado irónicamente para recordar que para los subsaharianos es imposible acercarse a la frontera entre Marruecos y España de otra forma. "Nos han robado una institución. Han ganado esta partida, pero la lucha sigue", ha afirmado.

Por su parte, Kaleck ha recordado que su organización tiene pendientes otros procesos similares a este por devoluciones en otras fronteras de la Unión Europea y que esta decisión "no es una solución", por eso ha hecho un llamamiento al Gobierno español para que legisle "de acuerdo a la Constitución a la Convención de Derechos Humanos de la UE. "En 20 años, este tribunal se avergonzará de esta decisión".