Público
Público

Un documento del PSOE admite la autodeterminación de género y afirma que la ley 'trans' no afecta a los derechos de las mujeres

Un argumentario interno distribuido por el Partido Socialista entre sus cuadros y portavoces, afirma que el anteproyecto de ley no confunde los conceptos sexo y género" y que "da seguridad jurídica", cosa que negaba hace tan sólo unos meses atrás. 

La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, entrega la cartera de Igualdad a la nueva ministra, Irene Montero.
Acto de traspaso de la cartera de Igualdad entre Carmen Calvo e Irene Montero en Enero del año pasado (foto de archivo) - EFE.

Un argumentario interno del PSOE distribuido entre sus cuadros y portavoces, afirma que el anteproyecto de ley trans que propone el Gobierno para despatologizar del cambio registral de nombre y sexo, está en línea con los documentos programáticos orgánicos aprobados por el partido en el 39 congreso

El documento afirma, además, que el actual texto (filtrado a medios este finde semana y que el Gobierno quiere aprobar durante la celebración del Orgullo) no modifica las leyes de igualdad entre mujeres y hombres y que no pone en el mismo plano a los colectivos LGTBI y a las mujeres, como hacían las versiones anteriores. "En este anteproyecto no se contempla la equiparación de la discriminación de estos colectivos con la situación de desigualdad de la mitad de la población en nuestro país, que son las mujeres", afirman fuentes de la dirección del PSOE y añaden que la propuesta de ley "mantiene intacta la legislación vigente en materia de Igualdad", como son las leyes de Igualdad y del aborto. Fuentes del PSOE han confirmado a este diario la autenticidad de dicho documento y que este representa la posición del partido.

Se trata de una postura que va en dirección opuesta a la que mantuvo el Partido Socialista hace ahora justo un año, cuando emitió un documento muy crítico con dicho proyecto de ley y contra el "derecho a la libre autodeterminación de la identidad sexual", del que afirmaban que "carece de racionalidad jurídica". En aquel documento, firmado por Carmen Calvo y José Luis Ávalos, se afirmaba que "el género está siendo ahora utilizado por determinados movimientos para sustituir el propio concepto de sexo". Y si esto ocurre, añadían, "se desdibuja la situación de desigualdad estructural de las mujeres respecto a los hombres".
El denominado "derecho a la libre determinación de la identidad sexual" o "derecho a la autodeterminación sexual carece de racionalidad jurídica".

En el nuevo documento distribuido por el PSOE este fin de semana, por el contrario, el órgano del partido afirma que el actual anteproyecto "no confunde los conceptos sexo y género" y que "da seguridad jurídica". El partido explica que el texto ofrece un sistema de "doble garantía" mediante la puesta en macha de un proceso de cambio registal en dos fases "que acredita la estabilidad y persistencia para poder cambiar la mención registral del sexo" y que sólo podrá ser revocado por vía judicial.

El argumentario defiende también que las modificaciones del anteproyecto protege el bien superior de los menores dado que "los tratamientos hormonales quedan fuera del ámbito de aplicación de este Anteproyecto. Se establecen tramos de edad para el cambio registral de los menores. Se refuerzan los mecanismos de protección para los menores contra el acoso LGTBIfóbico, estableciendo protocolos específicos".

Este documento ha levantado duras críticas entre algunas socialistas que han manifestado que la postura contiene medias verdades e incluso mentiras. Según fuentes cercanas al Gobierno, en las últimas semanas se había dado desde Igualdad una batalla para aprobar el anteproyecto de la ley trans antes de que comenzara el orgullo el próximo 25 de junio. Tal como han afirmado fuentes gubernamentales en los últimos días, el texto se espera que vaya al Consejo de Ministros del próximo día 29, durante la semana del Orgullo. Muchos atribuyen este desenlace a un pulso dentro del propio Gobierno que ha perdido Carmen Calvo, quien en ocasiones anteriores ya había vetado el texto y retrasado su presentación en las reuniones que celebran los martes los miembros del Gobierno.

Más noticias