Público
Público

Cómo dormir en verano sin aire acondicionado y no morir en el intento

Tras el solsticio de verano, a muchos se antoja difícil conciliar el sueño. Algunos expertos en la materia intentan dar soluciones al respecto.

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 6

Dos personas durmiendo en el césped. REUTERS/Archivo.

El calor en verano es un obstáculo para todo: deporte al aire libre, exposición en exceso al sol, temperaturas difícilmente soportables... Incluso dormir bien acaba antojándose complicado.

Ese fuego que entra por la ventana desde principios de junio es uno de los principales problemas a la hora de poder conciliar el sueño. El calor provoca que nuestros cuerpos segreguen menos melatonina, que es la que produce somnolencia. 

En torno a 1,5 y 2 millones de españoles sufren apnea del sueño, según un estudio publicado por la Sociedad Española del Sueño. Estas temperaturas solo agravan las complicaciones nocturnas. 

Las redes sociales también ayudan a descubrir quienes tienen problemas para dormir. Una investigación del Grupo de Sistemas Inteligentes de la ETSI de Telecomunicación de la UPM asegura que uno de cada usuarios de Twitter tiene problemas de insomnio: "El 1,21% de los usuarios escriben al menos un tuit al mes relacionado con el insomnio. El 61% de esos tuits, solo dan información de que esa persona no puede dormir", asegura la investigación

El sol influye en nuestro sueño

Carlos Egea, doctor y miembro de la Sociedad Española del Sueño (SES), observa algunas claves sociales y naturales dentro de esta problemática: "El ser humano depende de marcadores de sueño como la cena, la ausencia de sol y la temperatura. Necesitamos bajar el termóstato para iniciar el sueño", asegura el médico.

Tampoco se descartan cuestiones naturales del cuerpo humano: "La melatonina se segrega en la glándula pineal del cerebro y nos ayuda a dormir, pero depende de la luz. Si el periodo de la luz es mucho más corto, el periodo de segregación es también más corto, por lo que hace más difícil dormir", arguye.

Egea considera que dormir bien es un cúmulo de muchos factores, aunque pone algunos por encima de otros: "Es necesario disfrutar del sol desde primera hora de la mañana y es necesario tener siempre el dormitorio a una buena temperatura. Siempre se han tenido en cuenta otros factores pero yo lo resumiría así. Por ejemplo, también es importante cuanta televisión has consumido", concluye. 

Métodos para dormir bien

Cuando no se dispone de aire acondicionado, se vive en un piso o en una ciudad muy calurosa, o se tienen problemas propios que siempre dificultan el buen dormir, es mejor atender a propuestas nutricionales antes de tirar la toalla. 

Raquel Frías, dietética, aporta consejos útiles para combatir el extenuante y agotador calor. "Hay cosas que pueden ayudar, como ventilar bien la habitación, tomar una infusión relajante con hielo, darse una ducha con agua tibia o caliente, ya que el contraste con el ambiente ayuda a sentir más frescura. También sirve meter los pies en un barreño con agua fría, utilizar pijamas de algodón, porque transpira mejor, o cenar ligero y fresco, como ensaladas, frutas y cremas frías", asegura la dietista.

Más noticias en Política y Sociedad