Público
Público

Emergencia por el coronavirus La covid-19 golpea Guayaquil: "No hay espacio en los hospitales ni en los cementerios"

Solo en dos semanas, en esta ciudad se han recogido 2300 cadáveres en casas (que llevaban hasta nueve días en descomposición) y morgues desbordadas de los hospitales. "¡Claro que Ecuador no estuvo preparado!", admitió este jueves el presidente Lenín Moreno y culpó a su antecesor, Rafael Correa, por dejar "las arcas fiscales saqueadas y ningún ahorro".

03/04/2020.- Un hombre frente a un cementerio de Guayaquil (Ecuador). / EFE - MARCOS PIN
Un hombre frente a un cementerio de Guayaquil (Ecuador). / EFE - MARCOS PIN

Allen Panchana / Daniela Sangurima

Guayaquil, la ciudad costera de 2,7 millones de habitantes, es la postal de muerte y dolor de la covid-19 no solo en Ecuador, sino en América Latina. Hasta este jueves, según el boletín del Gobierno, el número de fallecidos -confirmados y probables por la pandemia- era de 1.035, el 70% en esta urbe y los contagiados a escala nacional, 8.225.

La realidad, sin embargo, trastoca la versión oficial: en tan solo dos semanas, la Fuerza de Tarea Conjunta, conformada por policías, militares y agentes de tránsito y municipales, ha recogido 2.300 cadáveres en casas y morgues desbordadas de los hospitales públicos. Una cifra que es cinco veces mayor a la cantidad habitual de muertos de la ciudad.

Aunque el régimen había anunciado que diría la verdad "por más dura que sea", los números no han sido transparentados: solo aquellos que dan positivo en la prueba —vivos o muertos— son contabilizados como víctimas de coronavirus.

Había cuerpos que llevaban hasta nueve días en estado de descomposición y sin poder ser enterrados

En entrevista con Público, el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, justifica el tema: "No se hacen pruebas a los fallecidos porque es muy complicado; se necesitaría meter un tubo endotraqueal, ir al pulmón y tomar una muestra del pulmón. Y eso es una cuestión completamente costosa y riesgosa para la persona que la está haciendo. Tenemos una alternativa: la autopsia verbal. Nos entrevistamos con los deudos sobre los síntomas que el paciente tenía y de acuerdo a eso actuar. Siempre vamos a tener un subregistro. No solamente acá sino en cualquier parte del mundo y en cualquier tipo de pandemia o desastre de grandes magnitudes".

Había cuerpos que llevaban hasta nueve días en estado de descomposición y sin poder ser enterrados. El líder del escuadrón funerario, Jorge Wated, se encarga de esta actividad desde el 30 de marzo, cuando la emergencia en Guayaquil ya era extrema, con cadáveres incluso en las calles o abandonados en plazas o parques.

Simplifican los trámites para entierros

La Fuerza de Tarea, en su primera semana de trabajo, logró simplificar los trámites para el certificado de defunción (de ocho documentos a uno) y poder hacerlo online; descartar la cremación como requisito porque no hay capacidad en los cementerios; conseguir 2.000 espacios para entierros unipersonales y gratuitos y poner a operar cinco morgues móviles.

El sábado 4 de abril el régimen habilitó un número celular único para la recolección de víctimas mortales y así descongestionar el 911 y 171 (este último creado, sin éxito, para afrontar inicialmente la pandemia). En menos de ocho horas, por ejemplo, la ciudadanía reportó 124 personas fallecidas guardadas en sus viviendas.

Este jueves 16 de abril, el jefe del escuadrón funerario agradeció al presidente Lenín Moreno por encargarle esa misión, "por darme la oportunidad de servir a mi ciudad y al país. Estamos con cero fallecidos pendientes y siguen avanzando los sepultos en el Campo Eterno de la forma digna como usted lo instruyó".

Wated hacía alusión al pedido del Ejecutivo del 29 de marzo: el "levantamiento de cuerpos de las viviendas en Guayas (la provincia cuya capital es Guayaquil), con el propósito de brindarles una sepultura digna, gratuita y unipersonal; acorde al dolor de sus seres queridos".

Sí, se cumplió la meta de recoger cadáveres -llegaron a acumularse hasta 600 sin ser retirados, sobre todo de los sectores más pobres-, pero hay otros problemas urgentes que salpican Guayaquil. A la crisis sanitaria se suma una funeraria todavía en ciernes.

Viteri, alcaldesa: "Gobierno dejó sola a Guayaquil"

"No hay espacio en los hospitales y tampoco en los cementerios", ha reclamado la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, cuyo partido político, el Socialcristiano, de derecha, gobierna en el municipio hace tres décadas. "No solo se mueren con covid-19, sino con diabetes, hipertensión, afección cardiaca. ¡Están muriendo por falta de atención médica, porque los hospitales están saturados con los enfermos graves, porque no hay lugar donde las mujeres puedan dar a luz sin infectarse!".

Algunos habitantes ya no tienen qué comer debido la imposibilidad de trabajar

La emergencia ha enfrentado al Ayuntamiento con la Función Ejecutiva, por la incapacidad de coordinar acciones conjuntas. Desde este miércoles 15 de abril el Cabildo ha activado sus clínicas móviles, contratado personal médico extra y comenzó un proceso para tomar pruebas rápidas y aislar casos sospechosos y barrios enteros, fumigarlos; entregar raciones alimenticias, sobre todo en los cinturones de miseria, donde los habitantes ya no tienen qué comer debido la imposibilidad de trabajar.

Las calles de Guayaquil, un hervidero

El 60% de Guayaquil vive del comercio informal ante la escasez de un trabajo formal. De allí que, pese al Estado de Excepción y Toque de Queda (entre las 14.00 y 05.00 horas nadie puede circular), el panorama en muchos sectores es de una jornada habitual: personas vendiendo en las calles alimentos, bebidas, alcohol, mascarillas, geles desinfectantes y hasta improvisando rastros con los productos más disímiles.

Para expertos, este contexto ha motivado -en parte- la propagación de la covid-19. "Preferimos morir del virus que de hambre. ¡Tengo tres hijos que mantener! ¿Cómo voy entonces a comprar la comida si no tengo plata?". Yadira Barragán, de 26 años, muerde las palabras con rabia mientras ofrece mascarillas a un dólar en las afueras de un supermercado del sur que, como todos, tiene colas gigantes para que los ciudadanos se abastezcan de alimentos. Tampoco en estos negocios se sigue un estricto protocolo de seguridad.

"Preferimos morir del virus que de hambre. ¡Tengo tres hijos que mantener!"

Según la alcaldesa, la ciudad ha estado "sola" frente a la propagación de la pandemia y la crisis de los cadáveres y acusó al Gobierno de Moreno de no haber reaccionado a tiempo. Enseguida ha respondido el vicepresidente Otto Sonneholzner: aseguró haber estado en contacto permanente con ella hasta hace dos semanas, cuando "lamentablemente, por las razones que sea, ella tomó otra actitud o otra posición. ¡Ella ha de estar sola, los guayaquileños no! Ella recién se reincorpora a esta crisis, yo tengo 30 días en esta lucha, entrando a los hospitales, resolviendo problemas, y la ciudadanía sabe quien se ha comportado de una forma y quien de otra. Yo no voy a hablar, esa no es mi forma de hacer política, no voy a criticar. ¡Que la alcaldesa haga más y hable menos!".

Precios límites a servicios funerarios

La Ministra de Gobierno de Ecuador, María Paula Romo, anunció este jueves que la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (ARCSA) ha fijado los techos para precios de ataúdes, crematorios y servicios funerarios. Esto, luego de un análisis que permitirá que se ejerzan controles "para evitar abusos en el cobro de este tipo de servicios. Hay quienes pretenden aprovechar la situación de la emergencia para lucrar y no lo vamos a permitir". Los valores se han triplicado en las funerarias por escasez de féretros, tanto que la empresa privada y fundaciones ha donado 4.000 ataúdes de cartón, balsa y hasta material sintético para proceder de forma inmediata a las inhumaciones. La tabla de precios máximos de los servicios funerarios se dará a conocer hasta este fin de semana.

06/04/2020.- Un hombre espera a las puertas del cementerio Jardines de la Esperanza, junto a ataúdes de cartón. / EFE - MARCOS PIN
Un hombre espera a las puertas del cementerio Jardines de la Esperanza, junto a ataúdes de cartón. / EFE - MARCOS PIN

En tan solo mes y medio desde que se anunció el primer caso de coronavirus en el país sudamericano (1 de marzo), la imagen de la tragedia latinoamericana se asienta sobre Guayaquil, que registra más números de casos y fallecidos que otros países de la región que triplican en tamaño o habitantes, como Colombia o Perú.

Presidente: "¡Claro que Ecuador no estuvo preparado!"

El presidente Moreno, en un mensaje a la nación este jueves de seis minutos, ha admitido las limitaciones. "Mi situación me impide salir a territorio, soy una persona de la tercera edad, con discapacidad física y con los problemas médicos que ello representa. Los médicos me han dicho que fácilmente podría contraer el coronavirus y que difícilmente podría superarlo".

"He leído y he escuchado varios comentarios que señalan que no estuvimos preparados. ¡Claro que no estuvimos preparados, nadie lo estuvo! Yo pregunto: ¿Lo estuviste tú? ¿Estuvo tu familia preparada? ¿Tu empresa? ¿Tu ciudad? ¿Algún país estuvo preparado? Ningún país estuvo preparado, ni los más desarrollados". El mandatario culpó a su antecesor, Rafael Correa, de la situación ecuatoriana porque "dejaron saqueadas las arcas y ningún ahorro". Además, rememoró su discurso de campaña cuando señaló que prefiere sistemas donde la figura del presidente pasa casi inadvertida. "Hace años dejamos el estado de propaganda y la alharaca. ¿Acaso extrañan las sabatinas (programas de hasta cuatro horas todos los sábados del expresidente Correa), esas en las que se insultaba a opositores y se rompían periódicos?".

El mensaje de Lenín Moreno llega en medio del vendaval de críticas a la lenta reacción del gobierno. Eso, en tiempos de Coronavirus, tiene a Ecuador como el mal ejemplo en el continente.

Más noticias