Público
Público

Suárez Jordana (Ausbanc) trata de burlar una sentencia que le obliga a tuitear que difamó a Rubén Sánchez

El director de publicaciones de la asociación convierte en privada su cuenta de Twitter para que nadie tenga acceso a sus publicaciones excepto sus seguidores. "Es una torpeza semejante a la de Urdaci con su CCOO", explica el abogado David Bravo.

Luis Suárez Jordana

YERAY CALVO

MADRID.- El director de publicaciones de Ausbanc, Luis Suárez Jordana, ha protegido su cuenta de Twitter para tratar de burlar la condena que le obliga a tuitear durante diez días la sentencia de su condena por difamar a Rubén Sánchez, portavoz de Facua.

La Justicia le obliga a publicar un total de diez tuits en diez días y a pagar 10.000 euros a Sánchez por tres tuits difamatorios.  "El clan de Rubén no sólo rompe piernas también amenaza" es una de las acusaciones que vertió el ejecutivo a través de Twitter.

Al proteger su cuenta, los tuits efectuados desde su perfil dejan de ser públicos y por tanto nadie que no sea seguidor suyo puede tener acceso a dichas publicaciones.  "Desde el punto de vista legal incumple la sentencia dado que la rectificación tiene que tener la misma difusión que la injuria. La protección de la cuenta hace que no tenga la misma difusión. Es una burla a la sentencia", explica David Bravo, abogado de Sánchez y experto en propiedad intelectual y derecho informático.

Suárez Jordana tiene hasta el 31 de enero para cumplir la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 11 de Sevilla, que fue declarada en firme por la Audiencia Provincial de Sevilla el pasado 30 de diciembre.

Por su parte, Luis Pineda también está obligado a publicar el fallo durante diez días e indemnizar al portavoz de Facua con 30.000 euros por insultos y calumnias. Además, Ausbanc debe pagar otros 50.000 euros más intereses de forma solidaria por haber publicado reportajes en los que acusaban a Sánchez de varios delitos.

Perfil protegido de Twitter de Luis Suárez Jordana

Perfil protegido de Twitter de Luis Suárez Jordana

Las artimañas legales y el "efecto Streisand"

"Que Rubén no los pueda ver -los tuits- no quiere decir que no esté cumpliendo la sentencia", asegura Suárez Jordana a Público. El director de publicaciones de Ausbanc entiende que el hecho de convertir su perfil público en privado no incumple la condena ya que los tuits van dirigidos a su "audiencia", es decir, a sus algo más de 1.500 seguidores. "El juez dice que tengo que tuitear pero no dice en qué condiciones", aclara. "Es una opción que posibilita Twitter", añade.  Además, Suárez acusa a Sánchez de instrumentalizar Facua para sus fines personales. 

"Que Rubén no los pueda ver -los tuits- no quiere decir que no esté cumpliendo la sentencia", asegura Suárez Jordana a 'Público'

Por su parte, Rubén Sánchez ha asegurado a Público que tanto él como su abogado ya contaban con "este tipo de artimañanas".  Sánchez asegura que estos trucos tienen un "efecto Streisand" ya que hacen más mediáticas las condenas. "Cuantas más trampas hagan para eludir la condena más difusión va a tener el hecho de que estén condenados. Sobre todo en el caso de Jordana, que no es un personaje tan conocido y además cuenta con antecedentes penales por estafa".

"Torpeza semejante al CCOO de Urdaci"

En la misma línea se manifiesta David Bravo: "Desde el punto de vista extrajurídico es una torpeza semejante a la de Urdaci con su CCOO. No nos acordaríamos de aquella sentencia si no fuera por aquella idiotez. Bravo avanza que de no efectuarse la rectificación en las mismas condiciones que la injuria, reclamarán al juez la ejecución que no han cumplido.

Bravo aclara que no existen precedentes judiciales en este sentido y que es la primera vez que una sentencia condena a alguien a tuitear una rectificación, un hecho novedoso con el que se va a encontrar el juzgado, aclara.

Sánchez advierte de que, además de estar a la espera de la resolución de la cuarta demanda por difamación, tiene previstas nuevas acciones contra "el entramado" que, según denuncia, se dedicó a acusarle de "todo tipo de delitos, desde acusaciones de pedofilia hasta de pertenecer a la trama de los ERE. Todo lo que se le pasaba por la imaginación a Pineda".