Público
Público

Blanca Fernández Ochoa Encuentran el cadáver de Blanca Fernández Ochoa en la sierra de Guadarrama

La esquiadora fue vista por última vez por su familia el pasado 23 de agosto. Un vecino asegura que se encontró con la  exesquiadora el día 24 y que le dijo que iba a caminar por la zona.

Agentes de la Guardia Civil que trabajan en la búsqueda de la esquiadora Blanca Fernández Ochoa. EFE/David Fernández

AGENCIAS

La Guardia Civil ha encontrado este miércoles el cadáver de Blanca Fernández Ochoa en la sierra de Guadarrama, según han confirmado fuentes de la investigación a la agencia Efe. Previamente, los equipos de búsqueda habían informado del hallazgo del cuerpo de una mujer en la zona del pico de la Peñota, donde estaban buscando este miércoles a la exesquiadora desaparecida.

El hallazgo ha tenido lugar en el tercer día de búsqueda de Fernández Ochoa por el operativo desplegado en la sierra madrileña. Un sargento de la Guardia Civil fuera de servicio ha encontrado el cadáver mientras paseaba como voluntario con su perro sobre las 13.30 horas.

Blanca Fernández Ochoa. EUROPA PRESS

El cuerpo ha sido hallado en el Pico de la Peñota, al sur del valle de la Fuenfría, ubicado en el límite entre Segovia y Madrid, a unas dos horas del lugar en el que se encontró su coche el día 29

El cuerpo tenía un golpe en la cabeza y se encontraba en fase de descomposición, dado que la muerte se produjo hace más de una semana, según indicaron a Efe fuentes de la investigación.

A media tarde, una vez que el juez de Collado Villalba que se ha hecho cargo del caso completó el levantamiento del cadáver, los servicios de rescate recuperaron el cuerpo en helicóptero para su posterior traslado al Instituto Anatómico Forense de Madrid.

Será la autopsia la que determine la causa de la muerte de la exesquiadora, medalla de bronce en eslalon de esquí alpino en los Juegos Olímpicos de Arbertville 1992 y hermana de Paco Fernández Ochoa, fallecido hace unos años, oro olímpico también en eslalon en Sapporo 1972.

La delegada del Gobierno en Madrid, María Paz García Vera, y el consejero madrileño de Interior, Justicia y Víctimas, Enrique López, han acudido al puesto de mando desde el que se ha coordinado la búsqueda para conocer los detalles y reunirse con la familia de la esquiadora.

Varias líneas de investigación

La Policía Nacional ha mantenido hasta el momento abiertas varias vías de investigación. La hipótesis principal es que la medallista olímpica sufrió un accidente durante su marcha por el monte. 

La medallista olímpica se cruzó poco antes de su desaparición con un vecino de Cercedilla al que dijo que iba al Pico de La Peñota y, antes de alejarse, dio un beso a la estatua de su hermano Paquito y se santiguó. Así lo han explicado a Efe fuentes de la investigación, que han detallado que los agentes de Homicidios contaban desde esta mañana con la información de que un vecino de Cercedilla había visto a la esquiadora pocos días después de su desaparición, si bien no han concretado la fecha exacta en la que se encontraron.

Asimismo, una empleada del hogar vio a Fernández Ochoa salir de la casa provista de dos bastones para caminar por el monte. En el supermercado donde fue vista el día 24 en el centro comercial de Pozuelo de Alarcón llevaba ropa de 'trekking'. Asimismo había comunicado a familiares que iba a pasar cuatro días "en el norte", sin concretar la ruta.

Sobre las seis de la mañana del día siguiente un corredor vio el coche de la medallista olímpica estacionado en el aparcamiento de Las Dehesas de Cercedilla, por lo que todos los esfuerzos de búsqueda se centraron allí, una vez comunicó la familia su desaparición. A partir del domingo se montó un dispositivo de búsqueda en la zona, el mayor de la historia de la Comunidad de Madrid. Así, hasta este miércoles se han configurado doce rutas por día compuestas por más de 300 personas, entre profesionales y especialistas (guardias civiles, policías nacionales, policías locales, agentes forestales, bomberos y Protección civil) y de voluntarios.

Más noticias de Política y Sociedad